corral cervantes

Ha muerto Agnès Varda, a los 90 años de edad. Cineasta de la «nouvelle vague», feminista, el deseo y la inspiración fueron los motores de su vida.

Lo último que vimos en España firmado por Varda fue el documental Caras y lugares una especie de road movie en el que acompaña al artista visual JR, fotógrafo que convierte una camioneta en un estudio de fotografía ambulante. Recorren Francia para retratar a los habitantes de un barrio minero en decadencia, a los vecinos de un pueblo, destino de turismo rural, o a los trabajadores de una planta química. Convierten sus fotos en retratos gigantes que pegan en las fachadas, en las grandes cisternas de la planta química, o en los camiones que transportan el ácido. La realidad se transforma, y el paisaje industrial de un puerto lleno de contenedores se convierte en un portarretratos gigante de las personas que están detrás de esa actividad anónima.

Varda firmó unas 40 películas. Algunas de las más conocidas son Le Pointe Courte (1955), Cleo de 5 a 7 (1962), La Felicidad (1965) y Las playas de Agnès (2008). La abuelita de la nouvelle vague hubiera cumplido 91 años el próximo 30 de mayo. En 2017 recibió el Premio Donostia. En aquella ocasión confesaba que había pasado la vida buscando dinero pero había conseguido hacer un cine libre. Se declaraba una feminista armoniosa. Varda animó a las mujeres a asumir la dirección de películas, a contar su vida a través del cine: «Salid de las cocinas, de vuestras casas, haceos con las herramientas para hacer películas«.1

Godard no recibe

En Caras y Lugares hay solo un momento amargo. Cuando Agnès y JR se acercan a la casa de Jean Luc Godard, al que han avisado de su visita, el director no abre, o quizá no está, como insinúa el relato. Y así se contrapone la alegría y la vitalidad de esta mujer de pelo bicolor con la amargura del viejo dinosaurio del cine francés. Las últimas escenas de Caras y lugares se ruedan en un acantilado, con el mar borrando los retratos pegados en los bloques de hormigón, como una metáfora de la muerte y el recuerdo.

1 Comentario

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre