Tras ‘Dumbo’, ‘Aladdin se estrena el próximo 24 de mayo y en julio se estrena El rey león. Disney apuesta fuerte por sus adaptaciones a imagen real de sus clásicos de siempre

Hoy en día, Disney tiene tres filones que le dan ganancias a espuertas: Marvel, Star Wars y las Live action de sus clásicos. Estas últimas están en pleno apogeo con un montón de estrenos y proyectos por llegar. Parece un fenómeno nuevo pero a decir verdad Disney ya tanteó esta nueva reinterpretación de sus clásicos con películas como El Libro de la Selva: la Aventura Continua (Stephen Sommers, 1994) o 101 Dálmatas: ¡Más Vivos que Nunca! (Stephen Herek, 1996) que tuvieron relativo éxito como para hacer olvidables secuelas como Mowgli Y Baloo (Duncan Mclachlan. 1997) o 102 Dálmatas (Kevin Lima, 2000).

El éxito de Alicia en el país de las Maravillas de Tim Burton hizo que Disney recuperara el interés por este subgénero

Live Action

Parecía que, tras estas incursiones no muy afortunadas a las adaptaciones, todo quedaría en una moda pasajera. Pero he aquí que llega 2010 con el abrumador estreno de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton y con ello se abrió la caja de Pandora. Realmente la película no es muy fiel al clásico de Disney de 1951 ya que Burton, como es habitual, ha reinventado la historia bajo sus parámetros haciendo que parezca más una secuela que un remake. Alicia es una mujercita de 19 años y se nos narran cómo es una segunda visita a ese fabuloso lugar. Sea como fuere, este éxito le sirvió a Disney no solo a idear una secuela (Alicia a través del Espejo – James Bobin, 2016 con un éxito mucho menor) sino también a abrir la veda a esta vorágine de remakes en live action de sus clásicos.

Es menos conocido pero ese mismo año se estrenó otro live action: El aprendiz de brujo (Jon Turtelbaud) como una libre y ampliada versión de la famosa escena protagonizada por Mickey Mouse en la cinta Fantasía. De hecho la escena también se recrea bajo la música readaptada de Paul Dukas a cargo del compositor Trevor Rabin.

Curiosamente fue gracias a versiones de ‘Blancanieves’ totalmente ajenas a Disney lo que arengó a la compañia a seguir con los Live Action

live action

En 2012 se estrenaron hasta 3 versiones del cuento de los hermanos Grimm a cual más dispar:Blancanieves y la leyenda del cazador (Rupert Sanders. con Kristen Stewards y Charlize Theron) fue la más exitosa. Hasta contó con secuela (el cazador y la reina de hielo – Cedric Nicolas-Troyan, 2016 – centrándose esta vez en el personaje del cazador Chris Hemsworth). Sin embargo hubo otra versión mucho más ligera y menos exitosa: Blancanieves: Mirror Mirror (Tarsem Singh) con Julia Roberts como la madrastra. E incluso el cine español hizo una libérrima adaptación de Pablo Berger con la tauromaquia como telón de fondo. Inclasificable.

Diseño Web

Este hecho abrió la veda también a otro de los subgéneros que también han dado sus frutos en años siguientes: adaptaciones de cuentos infantiles. Así, Hansel y Gretel, Caperucita Roja o Jack y las habichuelas mágicas tuvieron sus adaptaciones cinematográficas respectivas con unos éxitos relativos. Aprovechando el tirón de los mundos mágicos encabezados por el de Alicia,  En 2013 Disney sacó otro remake de la poco conocida Oz: un mundo fantástico de 1985. Esta historia viene a ser una precuela no oficial de la película el Mago de Oz de 1939 y su nueva versión a manos de Sam Raimi es un alarde de creatividad colorido y magia disneyana.

¿Quién tiene la voz cantante en tema de cuentos clásicos? Efectivamente, Disney

live action

Así que se pudo manos a la obra y en 2014 estrenó Maléfica (Robert Stromberg) donde se le da totalmente la vuelta al clásico de la Bella durmiente poniendo de protagonista a la villana y hasta redimiéndola de la cruel imagen que daba de ella la película animada de 1959.

No sabemos si por achante de las demás productoras o por hegemonía de la compañía del ratón Mickey, lo cierto es que a partir de Maléfica Disney acaparó todo el mercado de este tipo de películas. La siguiente en venir fue en 2015: Cenicienta a manos de Kenneth Branagh dándole su toque nobiliario y shakesperiano al clásico que, en líneas generales, es más fiel al relato original de lo que lo fue Maléfica.

El libro de la selva vino un año después de manos de Jon Favreau donde se recrean unos sobredimensionados animales de la selva india acompañando en sus andanzas a Mowgli. La película, en líneas generales, es fiel al clásico de 1967 incluyendo incluso sus canciones más míticas. No obstante también se marca alguna licencia con respecto al original así como dejar el final abierto a una posible segunda parte. Esta sí estaba prevista pero por ahora no tiene fecha de estreno. También en 2016 se estrenó otro remake: Peter y el dragón (David Lowery) adaptando libremente la versión de 1977 suprimiendo las canciones y centrándose en el aspecto familiar del film.

En 2017 llegaría La bella y la Bestia (Bill Condon) siendo la película más fiel con respecto a su clásico animado de 1991. Ha supuesto, además, un éxito con más de 1000 millones de recaudación cifras muy cercanas a las de Frozen. La fórmula de tirar de nostalgia y de los recuerdos infantiles de los niños de antaño que ahora son los padres que llevan a ver a sus hijos sus películas favoritas se consolida. 2018 tan solo trajo Christopher Robin (Mark Forster) donde el famoso niño amigo de Winnie The Pooh ha crecido y tiene las facciones de Edward McGregor. La magia del divertido oso amante de la miel y sus amigos ahora traspasa la barrera de lo real con unos resultados moderados.

Agárrense que ahora viene lo mejor. Este año 2019 Tenemos previstas tres live action

La primera fue la versión Burtoniana de Dumbo. Esta de nuevo se aleja del original donde desaparecen los animales parlantes y las canciones son meros atisbos y se centra en las personas del circo. La historia tiene más de Burton que de Disney con alusión a la propia figura de Walt Disney incluida. Es por eso que la taquilla tampoco ha funcionado tan bien como se esperaba.

Pero he aquí que el próximo 24 se estrena otra de las grandes apuestas del estudio: Aladdin (Guy Ritchie) que pretende de nuevo pulverizar la taquilla como hizo la Bella y la bestia. Y eso que tiene en contra la elección de Will Smith como el Genio que a muchos de los incondicionales del clásico de 1992 no ha gustado. El tráiler promete diversión, acción, espectacularidad y las clásicas canciones, más algunas nuevas, como también pasara con la película de Condon.

Y por si esto no es suficiente, el 19 de Julio se presenta El rey león donde Jon Favreau vuelve a adentrarse en el mundo de la fauna parlante con unas imágenes sobrecogedoras por el realismo casi documental que emana. Promete ser otro taquillazo más para los nostálgicos.

Pero esto no ha hecho más que empezar. Para 2020 se espera el estreno de Mulan (Niki Caro) que combinará las canciones de su predecesora de 1998 con una epopeya de artes marciales. Maléfica 2: Maestra del mal  (Joaquim Ronning) donde Angelina Jolie vuelve a ser la protagonista esta vez lidiando contra Michelle Pfeiffer.

Y están en desarrollo proyectos como el de Cruella (Si. Otra vez. Esta vez contando los orígenes de esta villana con los rasgos de Emma Stone y a las órdenes de Craig Gillespie) o Peter Pan (de la mano de David Lowery). Con menos nivel de concreción estarían Pinocho, la Sirenita o El Jorobado de Notre Damme. En relación a Blancanieves (que, dadas las películas de 2012, el proyecto live action de su más clásica historia se encuentra en stand by) se pretende contar la historia de Red Rose hermana de la princesa. Y ya para su plataforma Streaming Disney + se espera adaptación de la Dama y el Vagabundo, Campanilla o el Rey Arturo.

Como se ve, Disney tiene un nuevo filón a explotar y lo va a exprimir a tope mientras los resultados en taquilla acompañen.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre