Inicio Autores Publicaciones por Julio Moreno

Julio Moreno

157 MENSAJES 0 Comentarios

Mejor morir que perder la vida

morir
Bueno, pues nuevamente, después de un año de niebla, se está desarrollando estos días la Feria del Libro de Madrid, en el parque de El Retiro. Por si alguno de ustedes se sorprende, es cierto que la feria se desarrolla habitualmente durante el mes de junio; Pero como el COVID se ha empeñado en trastocar absolutamente todo, este año es en septiembre. Aún así, hay cosas que no cambian, como que, habitualmente, el día que visito la Feria del Libro tiene que llover a cántaros. Me ha ocurrido en junio en numerosas ocasiones y el martes, día que aproveché para dar un paseo por el Retiro, también llovió.

De profesión, político, la columna de Julio Moreno

político
Asistimos a una época gris de nuestra política. Gris oscura, diría yo. Nunca, desde que retomamos la democracia, sistema que, dicho sea de paso, nunca nos había dado buenos resultados, nunca, como digo, habíamos tenido que soportar unos políticos de tal bajeza moral y pobreza intelectual, tan cortos de miras, tan ambiciosos y tan profesionalizados.

¿Estamos locos, o qué ?

locos
No sé si les ocurrirá a ustedes, pero yo, sinceramente, hay días que voy por ahí con el piloto automático. Son esos días que pasan anodinos, que te aportan poco. Días en los que si tuviera la capacidad de hacer un esquema de lo que me ha ocurrido cuando me voy a la cama, capacidad que por otro lado no poseo ni ganas de poseerla, no podría enumerar nada importante.  Esto también me pasaba algunos domingos de mi juventud, pero era por el excesivo consumo de bebidas espirituosas. No confundir.

Mis añorados tebeos

tebeos
Estaba esta mañana repasando twitter, ese pozo sin fondo de sabiduría popular. Es cierto, twitter es una vorágine en la que podemos encontrar cualquier cosa, desde los sentimientos más exacerbados a la desinformación más intencionada.  Por eso, entre otras cosas, soy Fan incondicional. No en vano, pasado por los distintos tamices y filtrado adecuadamente, muchas veces el contenido de determinados tuits te puede alegrar el día, trayéndote a la memoria cosas que tenías relegadas a un rincón pero que, a fin de cuentas, permanecían allí.

Elogio de la vida ociosa

ocio
Bueno, pues una semana después, sigo de vacaciones. Las vacaciones son un periodo extraño. Por lo general, nos pasamos el año entero deseando que lleguen para luego, en según que caso, pasar las vacaciones deseando que terminen. No es mi caso, afortunadamente, pero se da. Yo, por el contrario, me vengo a la playa pensando en los sorteos de lotería que están por celebrarse en agosto. Normalmente tengo entre cuatro y cinco oportunidades de que el destino me permita prolongar mis vacaciones de forma indefinida. Desgraciadamente, aun no ha sucedido, aunque nunca se sabe

¿Qué es un vaquero sin su sombrero ?

vaquero
Bueno, pues una vez más ante el teclado y una vez más sin tener ni la más remota idea de sobre qué escribir. Entiéndanme. Estoy de vacaciones. Desde mi terraza, veo el mar, los veleros blancos surcando el plácido mediterráneo. Escucho las chicharras, disfruto de la brisa, en bañador o, mejor aún, en calzoncillos.  Ante este panorama, no me apetece poner el telediario. Total, ¿ para qué ?. En agosto nunca pasa nada. Los políticos están de vacaciones, no hay liga de futbol ni competiciones varias, el Papa está en Castelgandolfo, Sánchez en las Marismillas, con cuarenta y cinco amigos. ¿ Que puede pasar que sea reseñable ?.

Los veranos peligrosos

veranos
Estos días que estoy pasando en la playa me están llevando a reflexionar sobre tiempos pretéritos, pasados en este mismo lugar. Con la misma gente incluso, y es muy curioso, con la perspectiva de los años y con el espejo de mis hijos, el mayor de los cuales ya tiene veinte años, analizar cómo era nuestra vida en aquella etapa, brillante y frenética, en la que fuimos adolescentes. Ahora que el padre soy yo, comprendo muchas cosas que entonces se me escapaban, como la inquietud de mis padres, los cuales, más de una noche, estaban en el balcón cuando yo llegaba a casa. Eso sí, disimulaban y se iban a la cama y se hacían los dormidos cuando subía. Mi madre siempre me decía “ ¿ pero no te vas a quedar en casa ni una noche ? “; y yo no entendía nada.

Los días suaves, de vacaciones

vacaciones
Bueno, pues ya llevo una semana de vacaciones. Decía Gabriel García Márquez en “ El coronel no tiene quien le escriba “ que “ hasta Dios se va de vacaciones en agosto “. Puede ser, aunque últimamente creo que Dios está en un ERTE perenne o se jubiló hace tiempo. Lo cierto es que aquí no cabe ya un alfiler. Esta sociedad tan bonita que se nos está quedando aspira a vivir de vacaciones más que a ninguna otra cosa.

El síndrome de Sjögren y el papel fundamental de las asociaciones

Sjögren
Hoy celebramos el día mundial del síndrome de Sjögren, encuadrado en las llamadas enfermedades  autoinmunes, con motivo del nacimiento de su descubridor, el doctor Henrik Sjögren. Este síndrome, cuyos principales síntomas son dolor articular, inflamación de las glándulas salivales, erupciones cutáneas, sequedad vaginal y de la piel, tos seca y fatiga prolongada, afecta a una persona de entre cada 1.000 a 10.000, lo que la convierte en la enfermedad autoinmune sistémica más frecuente.

Las malas intenciones

Las malas intenciones
Hoy he querido empezar estas letras citando a Umberto Eco, autor, entre otras muchas obras de “ el péndulo de Foucault “ y “ el nombre de la rosa “. Novelista y, sobre todo, ensayista preclaro, Eco siempre decía que había escrito “ el péndulo de Foucault “ con la intención de que quien lo leyese, se arrojase por la ventana. La intención puede considerarse ética o no, pero desde luego es una intención.

Aquellos maravillosos años

maravillosos años
“ Calle arriba caminé tranquilo, al encuentro de un invierno frio que dejé pasar. Al doblar la esquina de la acera, di de bruces con la primavera, no la vi llegar. Un verano sin escusa y en otoño me olvidó la musa, me dejó marchar. Me perdí en las estaciones y hoy el tren paró por vacaciones, no quiere arrancar “. ( “ Estaciones “ . Antonio Vega ).

El orgullo del heterosexual

orgullo
Bueno, pues esta semana pasada se ha llevado a cabo la celebración, para quien entienda que hay algo que celebrar, del orgullo Gay. Recuerdo muy bien una entrevista que le oí una vez al genial Camilo José Cela. Era Don Camilo un hombre preclaro y sin pelos en la lengua, como buen gallego, mordaz y rápido. Le preguntaba entonces el periodista por un homenaje que se había rendido en esas fechas a Federico García Lorca, por parte de alguna asociación de homosexuales. Si, a nadie puede ofender la palabra homosexual

Vuelvo al bar

bar
Me gusta el bar. Sin más. A veces, cuando ya no puedo más, que es a menudo, solo me quedan dos opciones razonables; el Orfidal y el bar. Así que, remodelando el dicho de que “ la masturbación está bien, pero follando conoces gente “, se podría decir que los antidepresivos hacen su función, pero en el bar le puedes contar tus cuitas a otro, aunque sea el camarero.

Gracias Panchito, Panchito

panchito
Tras estos meses pandémicos que hemos venido sufriendo, parece que, aunque de manera sutil, empezamos a ver la luz al final del túnel. Es verdad que, si atendemos a la lógica, nada de esto ha terminado. Existen signos evidentes de que nuevas cepas, venidas de exóticos lugares, nos harán retroceder. Pero no es menos cierto que las circunstancias permiten el optimismo y, sobre todo, una vuelta a la normalidad que ya es, para todos y para todo, una necesidad.

Más de cien palabras, por Julio Moreno

Más de cien palabras
Me encontraba días atrás manteniendo una conversación filosófica con mis hijos, de esas que, no sabes cómo, derivan por todo tipo de temas, Cuando uno de ellos me hizo una pregunta a la que me fue imposible responder. La pregunta era cual es mi canción favorita. Simple, en apariencia. Complicada, imposible, en realidad.

Deprisa y mal

deprisa y mal
"En este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas “. (Gregorio Marañón) Vivimos, sin duda, una exaltación de lo urgente. Este siglo XXI, que no es el mismo al que se refería Don Gregorio Marañón en la cita anterior, se caracteriza por la necesidad de lo inmediato. El asombroso...

Canta por mí

canta por mi
Sitúense. La gente, inquieta y excitada, comenta lo que está por venir. Unos cantan, otros saltan. Otros miran al escenario, impacientes. De repente, como en una catarsis, se paga la luz, provocando una exclamación unánime. El humo en el escenario nos impide la visión, pero podemos intuir que el grupo ha salido a escena. El griterío precede, ahora, al silencio. Contenemos la respiración. Las baquetas de Javi Molina, como un redoble de tambores antes de las salvas, nos erizan la piel. Cinco segundos y la guitarra de Rafa nos da la melodía. Entonces, junto al bajo de Dani Mezquita, David empieza a cantar.

Esta boca es mía

esta boca es mía
Me han ocurrido muchas cosas desde que empecé a escribir. La mayoría, la inmensa mayoría, buenas. Es muy gratificante que gente a la que no conoces, o a la que no conocías, alabe tu trabajo. Es cierto que, por lo general, hay que huir del alago como de la peste, pero siempre sienta mejor un beso que una patada

Después de habernos servido bien

tio juan
Siempre que el verano despunta por el horizonte, como en estas fechas, me vienen a la cabeza los recuerdos de veranos pretéritos, con sus días luminosos, su olor a hierba cortada y al cloro de las piscinas, las chanclas, la crema solar que mi madre nos aplicaba y, sobre todo, los domingos en familia. Si tengo que elegir qué recuerdos viajarán conmigo al más allá, sin duda estos domingos de los veranos de infancia compondrán varios capítulos.

Sin timón ni timonel

timón
Decía Aristóteles Onasis que “ tal vez la voluntad de abandonar todo se torne mi compañera, pero, en vez de huir, correré detrás de lo que deseo “. Es cierto. Llega un momento, en la vida de todo ser humano, en el cual, sea cual sea su condición, siente la necesidad de huir. La mayoría de las veces, afortunadamente, la huida es hacia delante, ese tipo de huida que nos obliga a avanzar, a dejar atrás lo que hemos sido, para dirigirnos a lo que queremos ser.

CONECTA CON NOSOTROS

6,069FansMe gusta
1,543SeguidoresSeguir
1,780SeguidoresSeguir
- Ad - Banco Santander

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

celine

‘Guerra’, de Céline, el borrador de una obra maestra

"On attrape la guerre comme on attrape la grippe, la gastrite, la gale, la goutte ou la gonorrhée" La guerra como...
gaetano volpi

El fervor por los libros, de Gaetano Volpi

El fervor de tener libros. Gaetano Volpi. Traducción y prólogo de Natalia Zarco. Trama editorial. Gaetano Volpi era un...
tomás baleztena

Tomás Baleztena, o la pintura como un estado del alma

Tomás Baleztena se asoma a la puerta de su estudio, en un bajo del Carabanchel de Vista Alegre. Tiene un aire de marino, elegante, enjuto, elemental. En el estudio están clavados en la pared tres grandes lienzos. Son tres obras en marcha que le dan al rincón un ambiente abisal de grises, azules y negros oceánicos. El suelo está impregnado de óleo, y en un lado hay una montaña de tubos de color, como si los hubiera arrastrado una marea. Tomás va cogiendo cuadros terminados y los coloca en la luz para que tengan la misma vida que los animó. Hay paisajes de fronda y luz, árboles que han convertido su larga vida en un garabato, algún retrato de aire holandés en el que la luz pinta un rostro que pudiera ser de cualquier tiempo.
Flipboard