*foto de portada de Tim Walker

Aves del paraíso editada por Nocturna Ediciones es la nueva novela de Luisa Etxenike. A través de su lectura puedes entender cómo lo que da más miedo es querer saber la verdad porque ese sentimiento junto a la vergüenza son difíciles de explicar pero fáciles de entender

¿Quién eres?

En Aves del paraíso la premisa fundamental es saber quién es él, y es que eso es lo que se preguntaban a diario los vecinos  al ver a un hombre entrar y salir de una casa a deshoras, ese hombre tenía pinta de mendigo pero no era su apariencia externa lo que más impresiona sino todo lo que quiere ocultar en su interior.

Portada de Aves del paraíso de Luisa Etxenike
Portada de Aves del paraíso de Luisa Etxenike

Solo sabemos que se llama Miguel, no tiene apellidos, no tiene trabajo, solo tiene algunos recuerdos de su pasado que guarda escondidos en lo más recóndito de su corazón. La única palabra que se atrevía a pronunciar era vergüenza, pero  no sabía cómo sanar ese dolor.

Guía de aves

Y es que a veces un libro puede hacerte ver la vida desde otra perspectiva, y aunque parezca increíble en este caso fue una guía de aves. Gracias a este bello libro que Miguel leía a diario pudo poner rumbo y decir todo aquello que no se atrevía. Ese libro le traería muchas enseñanzas que le permitieron expresar aquello con lo que no comulgaba y decírselo a una persona muy especial, la cual es la causante de todos los cambios acaecidos.

¿Qué más decir?

La edición de Aves del paraíso es muy llamativa y es que su interior se encuentra repleto de ilustraciones con aves. Es un libro muy corto apenas supera las 100 páginas pero destaca el lenguaje de la autora, no es un libro banal para leer por encima, porque en cada frase o párrafo queda reflejada la delicadeza y sutileza del relato.

Ilustración de James Ellsworth para la novela Aves del paraíso
Ilustración de James Ellsworth para la novela Aves del paraíso

Aves del paraíso es una guía de reflexión donde destaca el crecimiento interno del personaje a través del enfrentamiento con la realidad, por lo tanto es una perfecta herramienta para  superar nuestras propias dudas sobre lo que de verdad acontece en nuestro interior.

Entrevista con Luisa Etxenike, autora de  Aves del paraíso

El proceso de creación

Aves del paraíso está protagonizada por Miguel, un ser extraviado, náufrago de sí  mismo.  De  él  sabemos  muy  poco:  que  está  divorciado,  que  fue  profesor  de Economía, etc. ¿De dónde surge este misterioso personaje?

Es  un  personaje  que  está  bajo  el  impacto  de  una  emoción  devastadora  en  la  que nunca había pensado: la vergüenza. Vergüenza por lo que ha hecho y, sobre todo, por lo que no ha hecho en su vida; por un cúmulo de desatenciones e indiferencias que han provocado efectos desastrosos. Es un hombre a la intemperie de sí mismo; por eso su retrato inicial tenía que ser muy seco y oscuro. A medida que avance la novela irá creciendo y llenándose de matices. 

Luisa Etxeenike, autora de Aves del paraíso
Luisa Etxeenike, autora de Aves del paraíso

Es  una  historia  poética,  lírica  sin  caer  en  lirismos,  muy  sutil,  envuelta  en  una rara  e  intensa  atmósfera  donde  lo  que  se  calla  tiene  más  peso  que  lo  que  se dice.

Efectivamente, porque Miguel ha vivido en un mundo de silencios, de incomunicación afectiva;  de  posicionamientos  políticos  implícitos;  de  complicidades  que  se  dan  por hechas y, por lo tanto, de las que no se habla. 

También, en la medida en que su mundo anterior se ha desmoronado, necesita un  nuevo  lenguaje  para  reconstruirse;  un  lenguaje  al  que  va  acercándose, «atreviéndose» poco a poco.   

Aves del paraíso cierra el círculo

El  terrorismo  vasco  es  la  médula  espinal  de  esta  bella  novela,  aunque  su acercamiento es muy original, casi queda en un segundo plano. Usted ya había tratado  el  tema  en  El  ángulo  ciego  y  en  Absoluta  presencia,  de  las  que podríamos decir que Aves del paraíso es casi una vuelta de tuerca.

Aves del paraíso cierra la trilogía que voy a dedicar, desde la ficción, al impacto del terrorismo en la intimidad social y personal. En cada una de esas novelas he abordado aspectos  distintos:  emociones  en  tiempo  real,  pero  también  la  memoria,  y  la transmisión intergeneracional de lo sucedido.

Aves del paraíso cierra el círculo sobre el terrorismo vasco

Las dos primeras novelas se centran en las  víctimas;  Aves  del  paraíso,  no.  Pero  las  tres  tienen  un  denominador  común:  la cuestión  moral  que  provoca  la  violencia  se  expresa  en  el  seno  de  las  relaciones familiares. Se trata además de familias profundamente heridas. El terrorismo es, en un sentido  literal  pero  también  metafórico,  una  amputación  (de  presencias,  afectos, sustentos…), una orfandad. Miguel, que ha vivido como un padre sin hijo, tratará de recuperar el sentido de esa paternidad.

Los pequeños detalles

Es muy hermosa y lúcida la presencia de los pájaros como una metáfora de la vida  del  ser  humano;  la  idea  de  que  para  poder  «volar»  hace  falta  cambiar  el «plumaje», aligerar el peso para poder continuar el camino.

Las palabras claves en torno a las que se estructura la novela son tres: la vergüenza, que es el punto de partida, lo que expulsa a Miguel de su vida anterior. Y la muda y la migración como puntos de llegada, ambas tomadas de las aves. Miguel se acoge a esa  sabiduría  de  los  pájaros,  que  son  capaces  de  cambiar  de  plumaje  y  de  buscar nuevos destinos, para recomponer su propia vida.

Aves similares a las que aparecen en el libro Aves del paraíso
Aves similares a las que aparecen en el libro ‘Aves del paraíso

Por  su  acción  tan  acotada  en  el  espacio  y  en  el  tiempo,  y  por  los  pocos personajes que aparecen, la novela tiene un cierto aire teatral. Esto no sería raro, teniendo en cuenta que también ha escrito varias obras de teatro.

Miguel es un hombre poco acostumbrado al diálogo íntimo consigo mismo. Su interior ha  permanecido  para  él  mudo  y  cerrado  «como  un  cuarto  vacío».  Para  tomar conciencia  necesita  primero  pasar  por  la  experiencia  de  las  cosas,  «despertar»  a  la realidad a través de los sentidos y los encuentros personales. Su diálogo interno se construye a través de escenas de y con la vida. En ese sentido, todo empieza a estar «a  la  vista»,  como  sucede,  efectivamente  en  el  teatro.  El  teatro  enseña  además  a «coreografiar»  el  movimiento,  y  eso  es  muy  importante  en  una  novela  en  la  que  el personaje no para de andar, de desplazarse (la idea de la migración de nuevo).

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram y YouTube.

 

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre