Cierra todas las puertas – Riley Sager – Destino editorial – 20,50€ – 381 páginas

Riley Sager es el seudónimo de escritor, editor y diseñador gráfico cuya última novela Cierra todas las puertas será adaptada a una serie de televisión para Paramount Pictures. Esta novela se esconde bajo el género de thriller psicológico y nos invita a conocer a Jules a su llegada al edificio Bartholomew, un lugar situado en una de las zonas más exclusivas de Manhattan pero que siempre ha mantenido alerta a la sociedad por sus inquietantes y misteriosos sucesos, y es que en ese edificio las desapariciones y muertes parecen estar a la orden del día. De forma sigilosa y no excesivamente trepidante descubriremos los verdaderos secretos de ese lugar tan extraño pero particular

Sinopsis inicial

¿Dónde estoy? Eso es lo primero que preguntó Jules tras abrir los ojos, una voz amable de un médico le indicaba que estaba en el hospital y ahí parecía estar más tranquila, no sabía realmente cómo había llegado allí pero al fin era libre había huido del edificio Bartholomew. Tan solo habían pasado seis días desde su llegada a ese lugar que se había cometido en el mismo infierno y nada parecía pensar eso en un principio y es que ese edificio era casi una institución para la sociedad norteamericana pero es cierto, que siempre había estado cubierto de sospechas y elucubraciones por sus extraños sucesos.

Portada de Cierra odas las puertas de Riley Sager
Portada de Cierra odas las puertas de Riley Sager

Una semana antes de la hospitalización de Jules, esta va a una entrevista a ese fabuloso lugar. Grandes ventanales, un ascensor algo antiguo pero bien equipado y mucha sobriedad es lo que se respiraba en el ambiente. Ella estaba lejos de poder rentar un alquiler allí pero su misión no era esa, sino cuidar de una de sus habitaciones la cual había quedado vacía recientemente. El alojamiento era gratuito y por cada semana de permanencia cobraba 1.000 dólares por lo que en un periodo corto de tiempo podría recomponer su economía, ya que esta era bastante escasa. Además no tenía más opciones, no tenía trabajo y ese mismo día la dejó su novio, por lo que escapar de ese ambiente le haría bien. En el edificio había varias normas pero la más importante de todas era que nadie debía acudir allí de visita, algo bastante fácil de cumplir, al menos al principio.

La suerte no formaba parte de la vida de Jules, sus padres fallecieron y su hermana desapareció hace varios años, por lo que sabe lo que es el dolor de la pérdida, por ello cuando la chica del mismo edificio que ella Ingrid, desapareció del edificio no tuvo reparos en ponerse a buscarla sin descanso. Todos decían que se había ido de motu proprio pero ella no pensaba lo mismo, si así fuera le habría comentado algo y es que aunque su amistad era muy reciente habían entablado muy buena sintonía, por lo que de forma precipitada se puso en marcha para buscarla, algo extraño había sucedido y cada vez tenía más presente que el edificio tenía algo que ver.

Tras la pista

A medida que iba recabando pistas, pensaba en las conversaciones que había tenido con Ingrid. Ellas ahora eran las que estaban como empleadas del edificio pero no fueron las únicas, algo lógico si nos remontamos a que ese lugar tenía varias décadas de historia, pero lo fascinante o más bien angustioso era que Ingrid no fue la única que había desaparecido, tiempo antes lo hizo Erica, pero también falleció una mujer y su sirvienta, el doctor Bartholomew, dueño del edificio, saltó por el tejado por lo que había algo inconexo en todo eso. No podía ser fruto del azar, había algo peligroso en ese edificio y ella lo averiguaría, o al menos ese era su propósito.

El problema de todo ello, es que no podía contárselo a nadie. Todos parecían ocultarle algo, pero era complicado saber quién era inocente, además las normas eran claras no podía dormir fuera, no podía traer a nadie por lo que estaba en una pequeña jaula de oro. Solo pensar en Ingrid le angustiaba, sabía que lo más lógico es que estuviera muerta, eso mismo pensaron de su hermana, por lo que era la idea más propicia pero ojalá ella corriera con más suerte.

Ella residía en la planta 12, en la puerta A, apenas conocía a algunos residentes del edificio, solo mantuvo conversaciones con algunos casos particulares, entre los que se escondía su autora favorita, todo un honor para ella. Pero su conversación fue escasa y es que esos ilustres convivientes debían mantener las distancias para así no molestar al selecto elenco de convivientes pero la búsqueda de  Ingrid supuso la caída de una gran mentira orquestada durante años.

Mi valoración personal

Cierra todas las puertas se encuentra dentro del domestic noir o thriller psicológico que ahora parece invadir todas las librerías, y como entretenimiento no está nada mal. Es una novela con una dosis de suspense justa pero correcta, donde me hubiera gustado que indagara más en el pasado común de ciertos personajes y no darle solo prioridad al hecho en sí, pero es una novela bastante fácil de leer y que hace que te inmiscuyas en su interior.

Foto de Riley Sager, autor de Cierra todas las puertas
Foto de Riley Sager, autor de Cierra todas las puertas

Está muy bien alternada la parte de presente y de pasado y te recuerda a estas series o películas de por la tarde en las que la voz en off nos dice 6 días antes, y es ahí cuando entras de pleno en la historia. La trama discurre por varios aspectos para hacernos así partícipes de varias posibles resoluciones para ahondar más en las últimas 20 páginas donde ya puedes anticipar a que ocurre pero que nos plantea al final un dilema moral, más que social o de intriga.

Me ha dejado con buen sabor de boca pero me hubiera gustado más y es que fluye muy bien durante el desarrollo, pero a veces es demasiado repetitiva y en otros aspectos apenas se adentra, por lo que es una novela con luces y sombras pero que devoras y es que quieres leer más para saber cuál es ese misterio que se plantea desde el primer momento, por lo que yo animo a su lectura y es que quizás a vosotros os cautive. Lo que sí que me encantaría es ver la serie basada en este libro porque me gustaría ponerle cara a estos personajes tan ilustres y decididos.

Otros domestic noir que te pueden gustar son: Penitencia o La vida secreta de los escritores.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre