Un fuera de serie en el ballet, una persona difícil en el trato

‘El Bailarín’, la película sobre Rudolf Nureyev, en inglés «The White Crow», el cuervo blanco, cuenta la deserción del bailarín tártaro de la URSS y los años previos a esa decisión.

Un cuervo blanco es alguien diferente a los demás seres, alguien genial. Y eso fue Nureyev

Oleg Ivenko es el joven que el director Ralph Fiennes eligió para interpretar a Nureyev en «The White Crow»

El bailarín. Olenko y Fiennes
El director Ralph Fiennes y el actor Oleg Ivenko. Imagen IMDb

El guión de la película es de David Hare, un dramaturgo con experiencia que trabajó como guionista en la serie «Collateral»

El Nureyev impertinente

La figura de Rudólf Nureyev se examina en la película El bailarín de Ralph Fiennes. El considerado por muchos mejor bailarín del siglo XX había llegado a estar mal visto entre comillas , quizá debido a haber desertado de la Unión Soviética, haber contraído el Sida en un momento en el que todavía la enfermedad estaba muy estigmatizada y a su carácter personal, ya que Rudólf no tenía miramientos a la hora de decir lo que pensaba a la cara, resultando grosero muchas veces.

Diseño Web
El bailarín. Fiennes como Pushkin
Fiennes como Pushkin

En la película esto se observa claramente en la escena del tren. Él pide, mejor dicho, exige un tren transiberiano de juguete (el bailarín nació en ese tren en los alrededores de Irkustk en 1938, cuando su madre iba a encontrarse en Vladivostok con su padre, comisario del Ejército rojo de origen tártaro) en una tienda y casi humilla y maltrata verbalmente a la dependienta de la tienda, diciéndole que está seguro que tiene un tren mejor que el que le muestra. Nureyev era así, impetuoso, pasional y muchas veces un impertinente e incluso engreído. Queda mal decir que los genios son así, pero en este caso es cierto y esto llevó a Rudólf a tener muchos problemas en sus relaciones con las personas.

También hay otro momento similar. Es cuando Nureyev expulsa de la sala al propio director del ballet Kirov en presencia de su profesor de danza Aleksandr Pushkin. El peso y la dimensión del bailarín obliga al director a salir del salón de baile.

El Nureyev creativo y genial

Pero ‘El bailarín’, como es lógico, no se centra solo en esta característica del joven ruso. Es muy fresca y rejuvenecedora la mirada de Nureyev desde un punto de vista creativo. Se muestra al bailarín inspirándose en el Museo del Louvre en el cuadro La balsa de la medusa de Géricault.

Nureyev en el Museo contemplando ‘la Balsa de la Medusa’ para inspirarse en el baile

Es ahí donde la personalidad genial del ruso se observa más claramente, en sus ansías de innovación. Él quiere conocer cualquier faceta del arte, la música, la pintura. Quiere saberlo todo sobre Picasso, por ejemplo. Y quiere expansionarse, quiere hacer amigos en París, relacionarse con los bailarines galos y tener vida social en la capital francesa, al contrario que el resto de bailarines de su compañía, que tienen miedo de hacerlo por las represalias del gobierno ruso.

Nureyev con sus amigos franceses El bailarín
Nureyev con sus amigos franceses

Pero esta característica de Rudólf es peligrosa para los agentes de la KGB que le vigilan. Saben que él es el mejor bailarín ruso del momento y no quieren dejarle marchar. Es como un patrimonio de la URSS que no puede dejar de pertenecer a su país.

El Nureyev sexual

Mucho se ha hablado sobre el Nureyev sexual. Y es cierto que él tuvo una vida sexual muy intensa. Pero antes de optar por los hombres, tuvo relaciones con mujeres, con la cubana Menia Martínez y con la mujer de su profesor, Xenia, que le acogió en su casa durante un tiempo.

Después, es verdad que él no tuvo reparos a la hora de tener relaciones con hombres, tuvo una relación de cierta duración con el bailarín danés Erik Bruhn, su gran amor, que murió de SIDA en 1986. Y tuvo relaciones con hombres y con mujeres.

Nureyev con un amigo y con el tren de juguete

Mucho se ha dicho también sobre su promiscuidad. Nureyev terminó también muriendo de Sida en 1993, pero antes recibió del ministro francés de cultura, Jack Lang, el mayor trofeo cultural de Francia, el de Caballero de la Orden de las Artes y Letras.

En 1983 había empezado a dirigir el Ballet de la Ópera de París, donde continuó bailando. A pesar de su enfermedad hacia el final de su cargo, siguió trabajando y haciendo obras totalmente novedosas e innovadoras para la época.

El Nureyev desertor

Este es quizá el momento más importante de Rudolf y también casi el definitivo en la película de Ralph Fiennes

En 1961, en junio, en el aeropuerto de París-Le Bourget, Nureyev, con la ayuda de su amiga Clara Saint decide desertar de la Unión Soviética y acogerse al derecho de asilo en Francia. Este momento se plasma muy bien en la película. Un Rudolf nervioso toma la decisión final, recordando su vida en su Rusia natal, con su madre y su padre, sus estrecheces económicas y sus problemas de falta de libertad. Una Francia moderna y abierta le ofrece los brazos y Nureyev tiene bastante claro que va a aceptarla con agrado

Nureyev justo antes de desertar

Atrás queda una etapa de crecimiento, pero a la vez de sacrificios y restricciones, y un genio como él no puede ser en absoluto reprimido.

Flashbacks

El bailarín’ es una película en modo flashback. La técnica, muy usada en la gran pantalla, pero también en otros artes, como la literatura, modifica la secuencia cronológica de la historia, y conecta momentos diferentes trasladando la acción al pasado. Así vemos el nacimiento de Nureyev en el tren o algunos instantes de su infancia, el encuentro con su padre, su entrada en el ballet Kirov, sus problemas con su primer profesor y su elección por el maestro Pushkin al que admira.

El Nureyev bailarín

Como bailarín Nureyev es uno de los mejores. Nijinski, Barýshnikov y…Nureyev. Empezó tarde profesionalmente hacia 1955, (aunque de niño ya había sido animado a bailar danza rusa), pero su progresión fue rápida. Cuando llega a París, ya se sabe que es el mejor del ballet

Nureyev bailando
Rudolf Nureyev. Imagen: Variety

El define su técnica diciendo que “ha captado el modo femenino de la danza y lo ha hecho suyo” En el cuerpo de un hombre, captura la esencia del baile de las mujeres, ya que según él, hasta ese momento los bailarines hombres eran demasiado estáticos

Fue pareja de baile de las mejores bailarinas del momento.

La compañía del Marqués de Cuevas, el Royal Ballet de Londres (donde le introdujo su gran amiga e incondicional pareja de baile Margot Fonteyn) y el Ballet de la Ópera de París (que dirigiría en 1983), marcan la trayectoria profesional de este bailarín desarrollada en Europa Occidental.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre