En donde resistimos. Francisco Caro. Poesía Hiperión.

En donde resistimos lleva en su portada, flamante, el anuncio de que ha recibido el Premio Valéncia de la Institució Alfons el Magnánim. En el poema que sirve de prólogo a la obra, el poeta aparta los papeles, deja la escritura y se dedica a la contemplación del «agua anónima, serena, sobre los agotados campos, y escucha su bondad» Y dice un gracias porque «sabe que en ese soplo de vida, en esta sencillez que nada pide, habita la humildad de la belleza». En ese marco se desarrolla En donde resistimos, que tiene dos partes, una titulada Conversaciones; la otra Días. Más un largo poema sobre dos cómicos.

En donde resistimos

En donde resistimos

La primera conversación tiene como escenario Moguer, o al menos un regreso después de una visita a la casa del poeta, Juan Ramón. El poeta viaja acompañado por alguien que se para, que intenta captar la luz en el atardecer de El Rompido. Un vano afán por encerrar en una imagen «la luz que habla a los ángeles». «No esperes que la imagen logre recoger el momento-te señalo-, su nuda plenitud, algo de esta verdad conoces, tu mirada también me advierte de lo escrito que ninguna palabra se contiene entera y pura en su grafía». La esencia como algo que siempre se escapa; la poesía como un ejercicio de persecución permanente e insatisfecha.

A pesar de ese estoico fracaso, el poeta confía en que un poema «nos salve de la inacción y del envilecimiento», sin necesidad de que lleguen los bárbaros a los que aludía Kavafis, a despertarnos de la ceguera. Refugio y resistencia, van encontrando sus paisajes. El siguiente será una salina abandonada en el Algarve, «así perdure su dejadez hermosa y su olvidado sueño tendido, tan de cuerpos en calma, tan igual a los nuestros después de amar».

Y evoca a Biedma a cuento de una conversación de noche, en un campo abierto, en torno a una hoguera con Antonio Cabrera, «ahora que ya vive solo en lo escrito». Recuerda el aroma de aquel recuerdo, nos invita a ese perfume, y atesora ese instante que siente que debería ser guardado, «por si algún azar inesperado – como una daga oculta- pudiera acontecer y nos atara la vida sin pedirnos permiso ni perdón, y para siempre». El poeta combate el olvido, se aferra a los hechos mínimos que encierran la belleza, o anota la perplejidad de la duración del misterio: «entre nosotros -añadiste- solo lo inexplicado permanece».

Salvarse del secreto de vivir

«Palabras, hastiales de mi vida», termina No creo en el augur, el poeta que escribe: «escribo como la única razón del hombre que por mí respira». Así en La poesía o nada: «Vemos el sol caer, convengo contigo en que la vida es caminar cegados laberintos o soledades agrias. escríbela, me dices, sálvate del secreto de vivir, escupe todo». Y de nuevo esa búsqueda de lo que no se conoce, la poesía como el «internarse en aquello que no puede decirse».

Sueña el poeta con ser Soria o Teruel, con volver a ser haya o roble «de sombras limpias, de vientos encarnados, solos, juntos, ayer y hoy, y no este claustro, esta ciudad de espejos y habitación sellada en donde resistimos». Los poemas de Caro hablan del tiempo y de la poesía, de que «vivir es un desierto y escribirlo es vagar nómada entre los tártaros», pero también se atisba el tiempo del final, y el poeta propone desmontar las palabras con las que nos construimos, arrumbar los telones, y «desnudados del hábito, vueltos al cielo virgen de la noche primera, será preciso hacer de la nada palacio, la claridad en donde guarecernos». Cierra el libro un bello poema sobre los cómicos de Hopper, que se despiden saludando a la nada, «son dos payasos, cómicos sin papel, podrían ser poetas, vienen de vivir y se aman».

Francisco Caro es manchego de Piedrabuena. Nacido en 1947, se licenció en Historia Moderna y Contemporánea. Ha ejercido la docencia. Reside en Madrid, en donde vive a tiempo repartido con su pueblo natal. Su primer libro de poesía escrito y editado fue Salvo de ti, que apareció en 2006. Desde entonces ha venido publicando con cierta periodicidad. El último ha sido Aquí, en este mismo año 2021. En el trascurso ha recibido algunos reconocimientos, entiéndanse por tales los premios Juan Alcaide, Jovellanos, Ciudad de Alcalá, José Hierro, Leonor y González de Lama, entre otros. En el año 2019 apareció una antología de su obra bajo el título Este nueve de enero. Mantiene desde no sabe el blog Mientras la luz.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre