Hace apenas unas semanas que La virreina criolla de Almudena de Arteaga ha visto la luz. A través de ella nos descubre a Felicitas de Saint-Maxent, una mujer interesante a la vez que desconocida, y también nos relata la ayuda proporcionada por España a la independencia de Estados Unidos.

A raíz de la publicación de esta novela, cuya reseña podrás encontrar en este link, hemos tenido la gran suerte de poder entrevistar a Almudena de Arteaga y charlar de esta ficción, de su proceso de escritura y documentación así como conocerla un poco más de cerca. Desde Fanfan le agradecemos infinitamente que nos haya dedicado unos minutos a responder a nuestras preguntas. Lo dicho, ¡mil gracias!

Conociendo a los protagonistas

La virreina criolla
La virreina criolla, novela más reciente de Almudena de Arteaga

Como lectores, podríamos describir  «La virreina criolla» como una novela histórica muy bien hilada y con un gran trabajo de documentación detrás que nos descubre y cuenta la historia vital de Felicitas de Saint-Maxent, una mujer con una vida fascinante. Criolla americana, culta, que vivió la Independencia de Estados Unidos, que siguiendo a su marido viajó por varios sitios (La Habana, México…), vivió magníficos momentos pero también algunos malos; conoció de cerca el tráfico de mercancías, los piratas… Pero tú, como su autora, ¿Cómo la describirías?

Felicitas es el claro ejemplo de una mujer independiente, valiente y avezada. Conoce de primera mano dos momentos importantes de la Historia del Mundo; el primero la independencia de los Estados Unidos y el segundo la Revolución Francesa y en los dos se implica directa o indirectamente. Además de que una vez viuda no teme seguir progresando y en un mundo donde muchas mujeres viajan del antiguo al nuevo continente buscando una vida mejor, ella decide hacer el tornaviaje para educar a sus hijos según la promesa que le hizo a su marido en el lecho de muerte.

Está claro que la Condesa de Gálvez fue una mujer bastante atípica: ilustrada y culta que adoraba el arte en cualquiera de sus versiones, buena anfitriona y, sin embargo, acabó su vida en el destierro. Sin duda, un trago difícil de digerir y sorprendente.

Eboli, Catalina de Aragón, la Beltraneja; muchas de mis protagonistas terminan presas o en el exilio; quizá porque era el castigo que recibían las mujeres cultas e independientes que se enfrentaban a los estereotipos marcados para ellas en el momento en que vivieron. 

Sin embargo, aunque Felicitas es la gran protagonista, también conocemos un poco a su segundo marido, al malagueño Bernardo de Gálvez. Un hombre muy analítico, cabal,  ciertamente justo y táctico que no se amilana ante las dificultades.

Por supuesto. A finales del siglo XVIII no se puede entender la vida de una mujer sin que camine junto a su marido. Bernardo es el único español reconocido como héroe de la Revolución Americana y su cuadro pende de las paredes del Capitolio. Liberó del acoso Inglés una rivera entera del Mississippi, tomó la Florida y Pensacola, ayudó a George Washington cuando estaba a punto de perder la guerra, fue gobernador de la Luisiana y Virrey de la Nueva España y no sigo porque haría un spoiler que no deseo con mi novela.

Felicitas de Saint-Maxent y Bernardo de Gálvez, protagonistas de La virreina criolla
Protagonistas de «La virreina criolla», de Almudena de Arteaga. Imágenes vía Wikipedia y https://www.researchgate.net/

Otros personajes interesantes de La virreina criolla

Aunque la condesa de Gálvez es la gran protagonista, hay otras mujeres interesantes que la ayudan o marcan, de una u otra forma: su madre, Rosa de las Casas, que es la esposa de Alejandro O’Railly, su inseparable amiga Ágata, la madre de ésta…. ¿podrías hablarnos un poco de ellas?

Todas ellas son fascinantes a su modo. Su madre era inmigrante Francesa en Estados unidos, Rosa de las casas termina sus días junto a O’Reilly en Cádiz después de acompañar a su marido por las provincias de ultramar a reforzar fortalezas para protegernos de los ataques de los corsarios. Ágata es su hermana de leche, medio negra, medio indígena simboliza todo lo hermoso del mestizaje en aquella época.

Almudena de Arteaga y la novela histórica

Con «La virreina criolla«, vuelves al panorama literario con una novela histórica. ¿Qué tiene este género para que llame tanto la atención a Almudena de Arteaga y quiera escribir de ello?

Desde que publiqué La Princesa de Eboli, hace ya casi un cuarto de siglo, no he parado de publicar Novela histórica y de rescatar del olvido a mujeres que merecían ser recordadas. Son ya más de 22 mis protagonistas y la última en el 10, y antes de que casi nadie la conociera a Isabel de Zendal que hoy tiene hasta un hospital en Madrid con su nombre. Seguiré escribiendo novela histórica mientras mis lectores lo demanden.

Relacionada un poco con la pregunta anterior. ¿Cuándo surge esta novela? ¿Cómo conoces a Felicitas y decides que quieres contar su historia?

De la mano de Molly Long. Ella fue presidenta de las Hijas de la Revolución Americana en España. Es un movimiento en el que están asociadas miles de americanas y llevan su historia con honor a medio mundo. Ella, casada con un español, como lo estuvo Felicitas, nació en Pensacola y conocía bien la historia y no comprendía cómo en España apenas nadie sabía nada de Felicitas.

En mi humilde opinión, en la novela se plasma a la perfección las situaciones y los momentos históricos, la sociedad, los convencionalismos y costumbres. Y hay frases que reflejan muy bien su papel y su destino en aquella época. «Dejad por un momento vuestra obsesión, Gilberto, que estamos en otros menesteres más halagüeños. Salvo raras extravagancias, es conocido que, como esposas, hermanas o madres las mujeres criollas de Nueva Orleans somos frugales en los gastos y rara vez llevamos la desgracia a nuestras familias por darnos a los placeres o al orgullo«. O «Isabel, convencida de que no tendría nada que hacer, de repente aceptó su destino sin más«, son claros ejemplos de ello. ¿Qué es lo que más cuesta a la hora de escribir una novela histórica como esta, en opinión de Almudena de Arteaga?

Nada, disfruté escribiéndola, documentándola, empatizándome con los personajes e imaginando sus cuitas. Si no fuera así, supongo que no lograría entretener al lector que es uno de mis principales cometidos.

Relacionando un poco con la cuestión anterior y tal como decía al inicio de la entrevista, se nota que hay un gran trabajo de documentación detrás de «La virreina criolla«. ¿Algún hallazgo interesante o curiosidad que te haya llamado la atención en el proceso de documentación y que no aparezca en la novela?

No todos están en ella y los hallazgos documentales que contienen los ensayos y harían tediosa la novela rompiendo el ritmo de esta; están mencionados al final en bibliografía y documentación por si alguien después de leerla, quiere seguir indagando.

Conociendo más de cerca a la autora

Y ahora, si te parece bien, vamos a conocer a Almudena de Arteaga un poco más de cerca. ¿Hay alguna característica que comparten la virreina de la Nueva España y Almudena de Arteaga además de la literatura?

De todos los que menciono al final, el más completo y novedoso quizá fuese el trabajo de Eric Beerman. Después de publicarla supe por su mujer que vino a la feria del libro de Madrid que falleció hacía dos años y a ella y su familia les di las gracias por la ayuda que me brindó. Me encantó conocerla a ella y a sus hijos y lo mejor es que fue a través de las andaduras de una novela publicada, Son las cosas que pasan cuando los escritores ya no somos los dueños exclusivos de ellas.

Y ¿en qué otras artes se pierde Almudena de Arteaga?

Sobre todo en el arte de la ensoñación, sin este aunque no esté estipulado como tal no hay creatividad.

Si no te importa, voy a hacerte trabajar un poco la imaginación. Imagínate por un momento que tuvieras la oportunidad de charlar un rato con la protagonista de esta novela. ¿Qué le preguntarías? ¿Qué tres consejos le pedirías?

A Felicitas la preguntaría si no se arrepintió nunca de haber venido a pasar el final de su vida a España, cuando en América lo tenía prácticamente todo. Sus tertulias literarias en Madrid fueron memorables, pero le costaron la libertad y finalmente la salud al ser desterrada al gélido Valladolid. 

 ¿Con qué otros personajes de novelas escritas por ti irías a cenar?

¿Cenar? Con todas y cada una de ellas. A pesar de haberme vestido con su piel en algún momento de mi vida, sospecho que aun me guardan secretos. ¿Qué mujer que valga la pena de verdad no los tiene?

Si tuvieras que ponerle una banda sonora a «La virreina criolla«, ¿Cuál sería?

Muchas de las que Ennio Morricone compuso como por ejemplo “La Misión”.

Y ahora, para finalizar, te dejo este espacio en blanco para que puedas añadir lo que quieras a nuestros lectores.

Que pongan la música que les he recomendado y sueñen con el siglo XVIII en las provincias de ultramar españolas, con la grandiosidad de nuestro imperio en esa época, con tráfico de mercancías Misisipi arriba, con lucha, fortaleza y ganas de prosperar de la humanidad, con el acoso de los corsarios a nuestros grandes barcos cargados de tesoros. Todas y muchas más historias están incluidas en la de Felicitas de Saint-Maxent o Gálvez.

Fanfan  te mantiene al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrece servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre