‘Final Fantasy VII’, una versión emocionante que respeta la clásica del ’97

Al principio de Final Fantasy VII Remake, tras una misión, Cloud Strife y su equipo regresan a casa usando un transporte peculiar: saltan de un andamio y se lanzan en paracaídas a los barrios bajos. Es peligroso, pero ofrece una vista increíble. Al volar a través de los cielos llenos de humo, mirar la vasta extensión de la humanidad debajo, nos damos cuenta de cuanto ha cambiado en 23 años. Es el Midgar familiar, pero también es mucho más.

Final Fantasy VII era un juego difícil de rehacer. El más deseado y controvertido de la serie de larga duración. Cuando se lanzó en la PlayStation original, cambió para siempre con lujosas escenas de CG y un enfoque en historias más grandes y expansivas. Era extraño, emotivo y absorbente de una manera que pocos juegos habían sido antes. Intentar reproducir esa energía, tan íntimamente ligada a finales de los 90 y a los inicios de los juegos en 3D, parecía una misión imposible. Sin embargo, esto es lo que hace que el remake sea aún más impresionante.

Una versión moderna sin perder encanto

Traduce la experiencia en algo moderno, sin perder nada de su encanto clásico. No es la experiencia completa (FFVIIR solo abarca la sección inicial de Midgar de la historia, que equivale a la apertura del juego, sin indicación de cómo se lanzará el resto) y tampoco es perfecta. Hay algunos aspectos nuevos que resultan innecesarios, momentos de relleno y áreas en las que el juego resulta frustrantemente anticuado. Es desordenado y bonito, emocionante y confuso, es decir es Final Fantasy VII al cien por cien.

Al igual que con el original, FFVIIR se centra en un super-soldado mercenario y genéticamente mejorado llamado Cloud Strife. Al comienzo del juego, Avalanche, un grupo ambientalista que intenta explotar un reactor que cree que está dañando el planeta, contrata a Cloud. El conflicto inicial es claro: hay una megacorporación que cumple los estereotipos del mal, llamada Shinra que está absorbiendo energía llamada Mako de la tierra para impulsar la enorme ciudad de Midgar.

final fantasy
Final fantasy VII

Avalanche es un grupo irregular que tiene como objetivo impedirlo. (Shinra es el tipo de compañía en la que el presidente dice cosas como «el progreso requiere sacrificio»). Pero como en los clásicos juegos de rol japonés, se vuelve mucho más complejo. Hay antiguas razas mágicas, una fuerza de vida que mantiene unido al planeta y un superpoder llamado Sephiroth que quiere provocar la destrucción del mundo.

El futuro del planeta, en juego

La historia es muy complicada y confusa, pero la adaptación hace un gran esfuerzo por aclararla. Y lo consigue a través de un enfoque más estricto. Dado que la experiencia se centra específicamente en Midgar, una metrópoli arenosa que existe solo debido a la explotación del planeta por Shinra, es fácil comprender lo que está en juego. Solo hacia el final comienza a tejer elementos más complejos. Pero FFVIIR también desarrolla aspectos de la versión original para ayudar a profundizar en el mundo. Por ejemplo, personajes sin apenas entidad en la primera versión, tienen en ésta roles completamente desarrollados.

Uno de los aspectos que mejoran en la nueva versión es la modernización del entorno. Midgar siempre fue un paisaje urbano en expansión, pero estaba claro que la visión del desarrollador era demasiado grande para el hardware original de PlayStation. Aquí, sin embargo, se convierte en un lugar dinámico y creíble..

El remake es más que una simple revisión visual y narrativa. Los desarrolladores de Square Enix también han modernizado gran parte del juego. El ejemplo más obvio es el combate. La versión de 1997 era un juego de rol clásico basado en turnos, donde el jugador y sus enemigos se turnaban para atacar, curar y lanzar hechizos.

Cambios que mejoran

El remake de Final Fantasy está mucho más orientado a la acción. Las batallas ocurren en tiempo real, y en su nivel más básico, Final Fantasy VIIR es un poco como un luchador. Permite usar ataques básicos a demanda, pero cualquier otra acción (usar objetos, lanzar hechizos, realizar ataques especiales) se realiza con un temporizador. En la mayoría de las batallas, permite incluso atravesar a los enemigos. Pero en las peleas más duras, descubrir cuándo curar o evitar un golpe mortal en el momento justo se convierten en estrategias cruciales.

En su mayor parte, los cambios en el juego son para mejor: la acción es satisfactoria y la historia más comprensible. Pero hay algunos elementos que resultan anticuados a pesar de ser nuevos. Por ejemplo, ahora hay misiones secundarias que no aportan mucho porque FFVIIR es un juego extremadamente lineal…

Quizás lo más notable de FFVIIR es que convierte un juego que tiene ya 23 años en algo nuevo e interesante. Si bien los momentos centrales permanecen intactos, hay nuevas adiciones y ajustes que hacen que valga la pena volver a explorarlo incluso para los aficionados de toda la vida… No está claro cuándo tendremos el próximo episodio: el juego termina con la línea ominosa «el viaje desconocido continuará«, pero el remake termina de una manera bastante satisfactoria, considerando que no cuenta una historia completa.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Alfredo Urdaci
Alfredo Urdaci
Nacido en Pamplona en 1959. Estudié Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra. Premio fin de Carrera 1983. Estudié Filosofía en la Complutense. He trabajado en Diario 16, Radio Nacional de España y TVE. He publicado algunos libros y me gusta escribir sobre los libros que he leído, la música que he escuchado, las cosas que veo, y los restaurantes que he descubierto. Sin más pretensión que compartir la vida buena.

Read more

Otras historias en FANFAN