Parásitos hace historia y se proclama gran vendedora de la noche con 4 estatuillas desbancando así títulos como 1917, Érase una vez… en Hollywood o Joker. La más vapuleada ha sido El Irlandés que con 10 candidaturas se fue de vacío. Le Mans 66 sorprendió con sus 2 premios

Las candidaturas a esta Gala de los Oscars 2020 presentaban 4 claras favoritas: Joker, 1917, Érase una vez… en Hollywood y El Irlandés. Todo hacía presagiar que entre estos títulos se repartirían los premios. Ciertamente las quinielas no han fallado en las cuatro categorías actorales. Ni tampoco en la de la recientemente renombrada categoría de mejor película internacional. Pero con lo que nadie contaba era que Parásitos iba a arrasar como arrasó y sobre todo en dos grandes categorías como Mejor Director y Mejor Película haciendo con ello historia al ser la primera película de habla no inglesa en proclamarse vendedora. Ante este hecho palidecen los 3 Oscar que se llevó 1917 (Mejores Efectos Especiales, Mejor Sonido y Mejor Fotografía), los 2 Oscar que se llevó Joker (Mejor Banda Sonora Y Mejor Actor Principal) que empata con Le Mans 66 (Mejor Edición de Sonido y Mejor Montaje) y Érase una vez… en Hollywood (Mejor Actor de Reparto y Mejor Diseño de Producción) siendo la gran derrotada El Irlandés que se fue de vacío… igual que la representación española. Pero vayamos por partes.

Parásitos hace historia

Que la película sur coreana iba a llevarse el premio a Mejor Película Internacional era un secreto a voces. También entraba en lo posible que se llevara la estatuilla a Mejor Guion Original por presentarnos esa historia que refleja las diferencias sociales en una Corea que bien podría ser cualquier otro país. Los propios artífices del film ya se daban por agradecidos y ya decía que se irían a celebrarlo por todo lo alto. Pero es que esto no era nada más que el principio. Bong Joon-ho sería requerido para subir una tercera vez al escenario para recoger su estatuilla a Mejor Director. No se lo creía y aun así pensaba que sería el último galardón que se llevaría y repitió su idea de irse ya a celebrarlo. Pero el teatro estalló en ovaciones cuando todo el equipo tuvo que subir por cuarta vez a recoger el máximo galardón: el de Mejor Película.

No es cualquier cosa. No es solo un reconocimiento a un cine, el oriental, que casi siempre pasa desapercibido. Esto vas más allá a la tan traída cuota de integración de minorías. Esto es hacer historia dentro de la cinematografía americana. Por primera vez se premia a una película de habla no inglesa como mejor película. Esto ya es un punto de inflexión que supone un aperturismo sin precedentes y abrir una puerta a algo más amplio y grande dentro de la industria del cine: su internacionalización y la caída de limitaciones por idioma, raza, país o género. Un gran paso que nos traerá un nuevo futuro prometedor para el cine.

Una mala noche para la representación española que se fue de vacío

Esta era la edición con mayor presencia española desde hace años. Desde que Mar Adentro fuera nominada (y ganadora) a mejor película de habla no inglesa en 2005, no se ha vuelto a ver ninguna representación española en tal categoría hasta esta edición, con Dolor y Gloria. Sin embargo, era evidente que Almodóvar tenía el Oscar perdido ante la abrumadora presencia de la candidata coreana. También era evidente que Antonio Banderas tampoco vería reconocido su trabajo a Mejor Actor frente a la arrolladora presencia de Joaquín Phoenix y su imponente trabajo en Joker. Aunque como él mismo dijo en una entrevista a la salida: ‘he estado muy cerca’.

Sin embargo, si cabía una esperanza en la categoría de Mejor Película de Animación con la película del madrileño Sergio Pablos, Klaus. Tenía una carta de presentación impresionante siendo galardonada como mejor película de animación en los premios Bafta y los Annie. Sin embargo, no pudo ser. Disney estaba ahí para impedirlo con Toy Story 4 que se lo arrebató quizá injustamente. Vuelve a demostrarse cierto clientelismo hacia Pixar, que con esta son 10 veces las que levanta la estatuilla en detrimento siempre de producciones menores (como la española) que, año tras año, se van de vacío y a las que ese reconocimiento les vendría mejor que a la ya consagrada compañía filiar de Disney. Una pena.

Joker se tiene que conformar con las dos estatuillas con las que ya contaba de antemano

Ha sido la película revelación del año. La primera película de calificación R en superar los 1.000 millones de recaudación. Un brutal reflejo de la decadencia de una sociedad que deja caer en el abismo de la locura a un cómico cuya inicial premisa en la vida era hacer reír a la gente. Quizá se hubiera merecido más reconocimiento, aunque el recibido es totalmente meritorio.

Joaquín Phoenix era el favorito a Mejor Actor al haber ganado todos los premios y certámenes a los que se presentaba. Por supuesto esta ocasión no iba a ser menos. Su meditado y reivindicativo discurso yendo más allá de los consabidos agradecimientos así lo demostraba. Tocó todos los temas: una concienciación ecológica de la sociedad a la que tildó de egocéntrica: ‘Nos hemos desconectado mucho del mundo natural y estamos en un mundo egocéntrico, explotando nuestro entorno para nuestro bien’. Pero también tuvo palabras de reconocimiento a quienes le dieron una segunda oportunidad a pesar de su fama de actor difícil: ‘He sido bastante granuja a lo largo de toda mi vida, pero me habéis dado una segunda oportunidad y yo creo que esta es nuestra mejor característica, cuando nos apoyamos en otros’. Por último, hizo un sentido homenaje de recuerdo a su hermano. Un dato curioso: es el segundo Óscar que se le da a un personaje tras habérselo dado a Heath Ledger en 2008.

Algo parecido se puede decir del otro Óscar que ha ganado la película, el de Mejor Banda Sonora. Hildur Gudnadóttir era también la favorita con su desgarradora banda sonora para representar ese mundo triste, agresivo, opresivo y decadente del film. Tras haberlo ganado todo, el Óscar también tenia que ser suyo. En su discurso aprovechó para sumarse a las muchas reivindicaciones de mayor presencia femenina en el mundo del cine alentando a más mujeres compositoras a componer y perseguir su sueño.

1917 la favorita derrotada

1917 se presentaba como la gran favorita. Ese falso plano secuencia que era toda la película de Sam Mendes lo daban todos como ganador. Pero no ha sido así y se vio arrollada por Parásitos. No obstante, es la segunda película con más Óscares, aunque conformarse con los técnicos quizá sepa a poco. En Mejores Efectos Especiales la academia se ha mantenido fiel a su política de premiar cine realista frente a cine fantástico de grandilocuencia y CGI por doquier. Desde luego era un Óscar predecible, así como los otros dos que se ha llevado: El de Mejor Fotografía y Mejor Sonido. Estaba claro que tanto la recreación de los escenarios de la I Guerra Mundial como su coordinación entre el plano secuencia y el sonido tenían que ser premiados. Pero ahí se quedó todo. Se le escaparon los Óscares a Mejor Director y Mejor Película y eso quizá haya pesado.

Le mans 66 arañando sendos premios técnicos

Otros aspectos técnicos como Mejor Edición de Sonido o Mejor Montaje que también podría reivindicar 1917 sin embargo fueron a parar a esta película que pasaba desapercibida en todas las quinielas eclipsada por las cuatro grandes nominadas. Sin embargo, ese buen hacer sobre todo en el sonido de motores y montaje de las carreras de forma fluida y clara para el espectador es lo que le ha valido esos premios también igual de merecidos que si se los hubiera llevado 1917

Érase una vez… en Hollywood también se conforma con los premios que tenía seguros

Esta gala lo que ha demostrado es que Hollywood está experimentando un cambio y una revolución y en ella los antiguos cánones tienen cabida, pero no tanta como pudiera esperarse. El Óscar a Mejor Actor de Reparto para Bratt Pitt era, como el de Joaquín Phoenix, un secreto a voces. Este, el primer premio que se dio en la gala, no hacia presagiar lo que iba a ser el desenlace final, apuntando a que sería una ceremonia convencional. Pitt, hizo un discurso breve correcto y sin salirse de lo normal: ‘Esto tiene que ver con Tarantino, porque la industria del cine sería un lugar horrible sin ti’. El actor a continuación le dedicó el premio a los dobles de actor y, a sus hijos. El otro premio también era predecible: Mejor Diseño de Producción por esa recreación de toda una época como fueron los años ’70. Pero ahí acabó todo. Ni Leonardo DiCaprio como Mejor Actor, ni Quentin Tarantino como Mejor Director o Mejor Guion Original subieron al estrado.

El Irlandés se va de vacío

¿Quién lo iba a decir? Las 10 candidaturas de la película de Scorsese no le han valido ni para arañar un simple premio. No se ha reconocido ni su trabajo de rejuvenecimiento de los actores protagonistas. Ni su doble candidatura al apartado de Mejor Actor de Reparto para Al Pacino y Joe Pesci… ni siquiera los técnicos de Diseño de Producción, Guion Adaptado… nada. Sin embargo, Scorsese estuvo aguantando estoicamente toda la gala riendo con todos sus chascarrillos… o incluso dormitando con la actuación de Eminen que a nadie le ha pasado desapercibido… ¿quizá con la esperanza de subir al escenario como Mejor Director? Pues tampoco. Su película, por muchos reivindicada como película de culto y de cine concebido como arte, ha recibido el mayor varapalo.

Netflix y Disney las más vapuleadas

La plataforma de Netflix esta ocasión había batido todos los récords de candidaturas presentando hasta 24 superando incluso a Disney que tenía 23. Sin embargo, ambas productoras han tenido que ver con resignación como sus propuestas no prosperaban. La mayor decepción ha sido la de Netflix al ver como su gran apuesta para la ceremonia que era El irlandés, se iba de vacío. Y no solo ella. Su otra propuesta Los Dos Papas tampoco se vio recompensada en cuanto se refiere a las soberbias interpretaciones de sus actores Anthony Hopkins y Jonathan Price en los que recaía todo el peso de la película. El apartado de Mejor Película De Animación tampoco fue afortunada cayendo sus dos propuestas derrotadas.

Sin embargo, no fue una noche funesta del todo. Su tercera propuesta Historia de un Matrimonio si bien se le escaparon los Óscar a Scarlett Johansson y Adam Driver como papeles protagonistas, si pudo ver como Laura Dern subía al escenario para recoger su Óscar a Mejor Actriz de Reparto y como la actriz dio expresamente gracias a la plataforma streaming. Otra producción audiovisual por parte de Netflix que también fue premiada, esta vez en la categoría a Mejor Documental, fue American Factory, aunque la impresión que da es que el premio se le dio por ser producida por el matrimonio Obama.

Disney no ha corrido mejor suerte. Ni Frozen II o Toy Story 4 se alzaron con la estatuilla a Mejor Canción, ni Maléfica 2 se alzó con la de Mejor Maquillaje, ni Avenger; Endgame, El Rey León y Star Wars IX: El Ascenso De Skywalker se proclamaron ganadoras en sus respectivas candidaturas. ¿Qué le ha quedado? Arañar la Mejor Película de Animación con Toy Story 4 para pesar de Netflix. Desde luego no ha sido la mejor noche para la compañía del ratón.

¿Y el resto de candidatas?

No todo son las grandes nominadas o ganadoras. Es justo también mencionar el premio a Mejor Vestuario que Mujercitas arrebató a Joker, o el que también perdió de Mejor Maquillaje Y Peluquería en favor de El Escándalo. Elton John y su canción I’m gonna love me again de Rocketman tiene el honor de romper la hegemonía de Disney en lo que se refiere a Mejor Canción y Taika Waititi se alzó con el Óscar a Mejor Guion Adaptado por Jo Jo Rabbit, superando a El Irlandés, Mujercitas o Los Dos Papas.

Pero, desde luego, hay que mencionar el merecido Óscar de Renée Zelwegger a Mejor Actriz por su papel en Judy en detrimento de Scarlett Johansson que, después de también perder la candidatura a mejor actriz secundaria en favor de Laura Dern, vio como de sus dos candidaturas ninguna le reportaba ningún premio. Otro Óscar que se sabia de antemano y cuyo extenso discurso también fue claramente preparado con multitud de referencias y reivindicaciones… hasta tal punto que llegó a ser plomizo e hizo que la dinámica ágil de la gala se viera ralentizada y se volviera pasada. Menos mal que era de los últimos premios y esa sensación de desagrado quedó eclipsada por la fiesta final que supuso la victoria de Parásitos.

Una gala dinámica llena de actuaciones y sorpresas

Poco más que añadir a esta gala que, como el año pasado, no contó con presentador nominal. Ha sido ágil hasta la recta final, con multitud de actuaciones musicales destacando la de Frozen II y la interpretación de la canción nominada Into the Unknown por otras tantas cantantes en sus distintos idiomas. Incluyendo el anecdótico error de rotular a la intérprete española Gisela como que cantaba en castilian y a la cantante mejicana cantando en spanish. Otro gran momento fue el de la aparición sorpresa de Eminem interpretando el tema de su película autobiográfica 8 Millas de la que se cumplen 17 años de su estreno (interpretación que les gustó a todos menos a Scorsese).

También hubo espacio para las reivindicaciones y noticias exclusivas de un nuevo Museo del cine

de un tiempo a esta parte, toda gala que se precie se convierte en un escaparate para reivindicar a los que menos se les oye. Los Óscar no podían ser menos y ya se pudo ver desde el primer instante en el que Steve Martin y Chris Rock en su mordaz diálogo inicial haciendo un repaso a todos los asistentes. Primeramente aludiendo a la falta de presencia femenina: `entre los nominados falta algo: faltan vaginas’ y luego ante la falta de candidaturas de afroamericanos: ‘la ceremonia se viene dando desde 1928, en aquella época no había candidaturas de gente de color. En este certamen hemos mejorado. Tenemos una’. una constante que se repetiría en muchas de las presentadoras y galardonadas y que de seguro para la próxima edición los académicos tomarán nota como la tomaron el año pasado con respecto a las reivindicaciones del black-power del anterior.  

pero también se dio una exclusiva: seria el propio presidente de la academia David Rubin quien cediera el paso a Tom Hanks para anunciar que para Diciembre de este año se inaugurará un museo del cine y las artes escénicas donde tendrá cabida todo lo que ha dado de si este séptimo arte en su más de un siglo de existencia.

Conclusión

Un año más la academia se ha pronunciado con aires de cambios e internacionalización del cine que ha venido claramente representado por la abrumadora victoria de Parásitos. Y para el resto de propuestas hollywoodienses… reparto de Óscar por igual… salvo para Netflix y Scorsese que a ellos le has tocado la peor parte. Habrá que esperar a la 93 edición para ver que nos depara la academia y si este nuevo rumbo se afianza o se queda solo en una anécdota como la del famoso fallo en la lectura del ganador del premio a mejor película de 2017 (en la que La La Land fue ganadora durante 4 minutos andes de dárselo después a su verdadera propietaria Moonlight) que también fue recordado, no sin cierto bochorno, en el diálogo inicial de Steve Martin y Chris Rock. El palmarés completo podéis verlo aquí

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

1 Comentario

  1. Estupendo tu análisis Pablo. Lo comparto hoy en mi facebook, ahora que he alucinado con Parásitos. Peliculón
    Lo que más me gusta es la rapidez y lucidez con que se desenvuelve la historia. Y la sorpresa final. Es como ver una película distinta en cada escena. Pasamos de la risa al drama en un instante. Genial
    Joker también es muy buena, hay que reconocerlo.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre