Son Yvonne Farrell y Shelley McNamara. Y han ganado el Nobel de la arquitectura, el mayor premio global, el Premio Pritzker. Y es la primera vez que el jurado premia a un equipo femenino. Decimos a un equipo, porque en el cuadro de honor del Pritzker está Zaha Hadid, la arquitecta de origen iraní, que lo ganó en 2004. En el año 2010 el premio fue para una firma japonesa, Sanaa, que tiene en su equipo a una mujer, y en 2017 se lo llevaron los arquitectos de Olot RCR, equipo en el que se integra Carme Pigem, que acompaña a Ramon Vilalta y Rafael Aranda. Pero este año hablamos de un equipo en el que solo hay mujeres, al menos en la dirección de la firma.

Farrell y McNamara fundaron su despacho en 1978 en Dublín, y allí siguen trabajando. Su estilo las distingue por tener una arquitectura de gran fuerza, muy marcada por el paisaje irlandés: suaves colinas, cortadas en su cercanía al mar por acantilados abruptos, trágicos. Así que el interior de sus espacios es colosal, de grandes volúmenes, resonantes. Una de sus referencias más acusadas es la del brasileño Paulo Mendes da Rocha, uno de los grandes exponentes del brutalismo, caracterizado por la monumentalidad de los edificios, resueltos con formas simples, que hacen énfasis en la tecnología de la construcción, que usan materiales rotundos, sobre todo el hormigón.

Una arquitectura reflexiva

La de Farrell y McNamara es además una arquitectura que respeta el medio ambiente, que se adapta al lugar donde se construye, que no renuncia a la expresividad en sus formas, rotunda pero imaginativa. El Premio Pritzker ha valorado todos esos adjetivos. Su método pasa primero por un estudio minucioso del lugar donde van a instalar su arquitectura. Trabajan las secciones y buscan reforzar las relaciones entre las distintas actividades que se ejercen en el seno de los edificios. Dicen que los lugares hablan, y ellas escuchan para que la relación entre el interior y el exterior sea fluida, natural, sin interrupciones.

Bocconi University
Bocconi University Milán 2008

Uno de los ejemplos es la facultad de Económicas de la Universidad Bocconi en Milán. Es un edificio de 2008. La monumentalidad no se revela hasta que no entras en su seno. La fachada es un elemento que conjuga con el orden externo del área urbana donde está inserta.

El jurado del Premio Pritzker ha estado presidido por Martha Thorne. Es un jurado paritario, formado por cuatro miembros masculinos y otros tantos femeninos. El jurado ha otorgado el premio a Grafton Arquitects “por la integridad con que proyectan sus edificios y dirigen su estudio, por su generosidad hacia los colegas, puesta de relieve por ejemplo en la Bienal de Venecia [de la que bajo el lema “Freespace” fueron comisarias en 2018], por su incesante compromiso con la excelencia arquitectónica, por su actitud responsable hacia el medio ambiente y por su habilidad para ser cosmopolitas abrazando la singularidad de cada lugar en el trabajo”. Farrell y McNamara son autoras de una docena de edificios, todos universitarios y el jurado dice que las construcciones de Grafton Architects, son “buenos vecinos”.

En uno de los videos que se pueden ver en YouTube, las dos cuentan cómo uno de los lugares en los que han encontrado más inspiración fuera de Irlanda es Santiago de Compostela.

Una obra muy universitaria

Esas cualidades las podemos ver en todas sus construcciones. La mayor parte se levantan en Irlanda. Como primer ejemplo el Urban Institute of Ireland (2002) o las oficinas del Ministerio de Finanzas (2009), ambas en Dublín. Sus últimos encargos vienen de países como el Reino Unido, Italia, Francia o Perú. Entre ellos, el Campus Universitario UTEC en Lima (2015), el Institut Mines Télécom en París (2019) o la facultad de economía en la Université Toulouse 1 Capitole (2019).

Su cartera de pedidos es ahora mismo considerable, con diversos proyectos que están en marcha en la capital británica y en Dublín. Siguen trabajando en su despacho con un equipo reducido, alrededor de treinta personas.

Parnell Square Cultural Quarter
Parnell Square Cultural Quarter

El Premio Pritzker lo concede desde hace 41 años la Hyatt Foundation, que tiene su sede en Chicago, con el objetivo de distinguir a un arquitecto “cuyos edificios exhiben una combinación de talento, visión y compromiso que produzca significativas contribuciones a la humanidad y al entorno construido gracias al arte de la arquitectura”. Su palmarés se ha convertido en un canon oficioso de la arquitectura mundial.

Farrell McNamara se licenciaron en arquitectura en la Universidad de Dublín. Han combinado siempre la práctica profesional con la docencia. Ambas tienen tres décadas de experiencia en las aulas de la Universidad en la que se graduaron. Han ocupado también la cátedra Kenzo Tange en Harvard y la cátedra Louis Kahn en Yale.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre