corral cervantes

Comenzamos una serie de comentarios sobre las películas que por fin podemos ver en los cines. Hemos escogido La candidata perfecta como primera opción.

Ver cine en el cine es una experiencia extraordinaria. Ver cine distribuido por Golem suele ser ocasión de descubrir cintas que van un paso más allá. Y ver cine de Golem en un cine de Golem parece como cerrar un círculo perfecto. La candidata perfecta es la primera que decidimos ver tras el establecimiento de esta nueva normalidad, es también la primera cinta de esta serie de cine desconfiado.

Comentario

En marzo llegaba a las salas La candidata perfecta, una cinta que apenas tuvo tiempo en pantalla. A causa del confinamiento hace dos meses Golem Distribución decidió estrenarla online. Ahora por fin hemos podido disfrutarla en una sala de cine, y además en una sala de Golem. Y descubrimos que estamos ante una película de carga de profundidad, como solemos decir.

Esta es una película hecha por saudíes para saudíes. Y todo se plantea con mucha delicadeza pues ni la sociedad está preparada ni el gobierno aceptaría otra cosa. La cinta nos habla las inquietudes subterráneas de una sociedad casi paralizada por innumerables normas no escritas.

Maryam y sus dos hermanas
Maryam y sus dos hermanas

Aunque la ha dirigido una mujer y la ha protagonizado por otra, su perspectiva no es exclusivamente la de los problemas de las mujeres en Arabia Saudí. Vemos esto cuando Maryam responde al periodista de una televisión local que trata de llevarla a su terreno. Su respuesta es que por supuesto le preocupan los problemas de las mujeres, pero que viene a plantear cuestiones que son del interés de todos.

La historia se desarrolla en dos hebras paralelas. Por un lado está el padre de Maryam, músico tradicional que vive de tocar en bodas. Tiene la ocasión de salir de gira. Esto es algo que recientemente ha autorizado el gobierno. Es uno de los recientes signos de apertura en Arabia Saudí. Además tiene la oportunidad de que su grupo forme parte de la orquesta nacional que se está seleccionando.

El padre de Maryam tocando y cantando
El padre de Maryam tocando y cantando

Por otro lado está la Dra. Alsafan, su hija, que se ve arrastrada a la campaña por alcaldía de una pequeña localidad a causa de una situación de burocracia absurda. Ha de hablar con un primo suyo, pero sólo atiende a los candidatos a alcalde.

La sociedad

La película nos muestra que existe una cierta doble vida, de puertas afuera y de puerta adentro, como ya se mostraba en Esperando al rey. Aquí descubrimos un padre que anima a sus hijas y es abierto de mente dentro de su entorno.

Además nos expone una compleja, y a veces absurda, burocracia. Pero hay normas que no están impuestas legalmente, sino por una especie de guardianes religiosos. Las mujeres llevan el hiyab pero el niqab, que tapa todo el rostro, no es obligatorio. A pesar de esto Maryam lo viste para conducir, para atender a sus pacientes masculinos e incluso para hacer su vídeo electoral.

Maryam, atendiendo a un paciente varón
Maryam atendiendo a un paciente varón

Y todo este conjuntos de leyes, normas no escritas y tradiciones, conlleva situaciones incoherentes. Maryam es médico, pero un paciente masculino puede preferir que lo atienda un enfermero. Una mujer puede presentarse a la alcaldía pero no salir del país sin el visto bueno de su guardián (padre, esposo, hermano…). Un técnico de sonido no puede arreglar un problema de audio porque el salón de festejos está lleno de mujeres…

Finalmente la protagonista se rebela contra la esclerosis de la sociedad. Y decide quitarse el niqab para la entrevista en televisión o para el mitin que da a un grupo de hombres por medio de videoconferencia. Porque ella lo que pretende es que se arregle el camino de acceso a la pequeña clínica en la que trabaja, y también que se escuchen sus ideas con independencia de ser mujer.

Camino embarrado hasta la clínica, y Maryam con niqab tratando de ayudar a los pacientes
Camino embarrado hasta la clínica, y Maryam con niqab tratando de ayudar a los pacientes

Las mujeres

En la cinta parece apreciarse que las mujeres no parecen ver con disgusto su separación de los hombres. También vemos que las referencias a la religión y a Dios son constantes en esa sociedad, incluso con una animadora musical vestida de modo completamente occidental. Igualmente se mostrará que a la mujer saudí le gusta vestirse, maquillarse, peinarse… Al parecer es algo muy típico allí.

También vamos a observar que en la sociedad saudí, como en otras tradicionales, las primeras en frenar a las mujeres son las propias mujeres. Cuándo hace su vídeo de promoción, con niqab, recibe críticas femeninas por exhibirse ante los hombres.

Maryam y sus hermanas estudiando la campaña
Maryam y sus hermanas estudiando la campaña

Pero también sus hermanas, presionadas por la ley no escrita del qué dirán, le piden que abandone la carrera electoral. Temen que se les señale, y que sus negocios vayan mal. Al fin y al cabo, ella es médico e imaginan que se irá a Riad. Como en toda gran ciudad, las normas son más relajadas, y especialmente el anonimato reduce mucho la presión social. Pero hay un detalle terrible que se revela, el rechazo hacia la madre. Era cantante, y provocaba las habladurías de los vecinos.

Finalmente observaremos que las propias mujeres renuncian a su influencia en la esfera pública. Y así, tras su reunión con mujeres para conseguir fondos para la campaña, las participantes parecen poco decididas a votarla. Y algunas prefieren dejar el signo de su voto en manos de su esposo.

En resumen

La cinta apunta a la burocracia, al apoltronamiento en el poder, a las dificultades de las mujeres para ser consideradas, incluso cuándo legalmente lo sean, a la inercia de la sociedad y especialmente de las mujeres.

Pero las imágenes de Maryam conduciendo, un signo de apertura reciente, las de su padre de gira, el anciano tradicional que apuesta por la protagonista en las elecciones… son rayos de esperanza para una sociedad en estado de cambio. La película no es una reivindicación al estilo occidental. Como hemos dicho, todo es mucho más delicado. Tampoco la protagonista triunfa arrolladoramente al estilo del cine de Hollywood. Pero merece la pena ver este trabajo, tanto por la realidad que nos expone, como por resultar muy entretenida.

Maryam y su anciano y tradicional paciente, que al final la considerará La candidata perfecta
Maryam y su anciano y tradicional paciente, que al final la considerará La candidata perfecta

Sinopsis de La candidata perfecta

Maryam es una joven y ambiciosa médica que trabaja en el Centro de Salud de una pequeña ciudad de Arabia Saudí. A pesar de su alta cualificación, debe ganarse a diario el respeto de sus compañeros hombres y la aceptación de los pacientes. Indignada por la dejadez del Ayuntamiento, que demora una y otra vez asfaltar el camino de acceso al hospital, decide presentar su candidatura a las elecciones municipales.

Su padre es músico y está de gira tocando en los primeros conciertos públicos permitidos en el Reino de Arabia Saudí en décadas. Maryam recluta entonces a sus dos hermanas pequeñas para recaudar fondos y planificar la campaña. Su inesperada candidatura a la alcaldía sorprende a la familia y sacude a una comunidad nada acostumbrada a la idea de que una mujer dirija el Consistorio.

Ficha técnica

  • Director: Haifaa Al-Mansour
  • Guión: Haifaa Al-Mansour, Brad Niemann
  • Reparto: Mila Al Zahrani, Nora Al Awadh, Dae Al Hilali, Khalid Abdulraheem, Shafi Alharthy, Tareq Al Khaldi, Khadeeja Mua’th
  • País: Arabia Saudí
  • Duración: 101 minutos
  • Música: Volker Bertelmann
  • Fotografía: Patrick Orth

Tráiler

Tráiler de La candidata perfecta

Cartel de La candidata perfecta

Cartel de La candidata perfecta
Cartel de La candidata perfecta

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre