domingo, marzo 3, 2024

La divina comedia de Oscar Wilde, un cómic dantesco

Share

La divina comedia de Oscar Wilde. Javier de Isusi. Prólogo de Luis Antonio de Villena. Editorial Astiberri

La divina comedia de Oscar Wilde es una obra que nace del conocimiento y de la admiración por el escritor y por su peripecia vital. Oscar Wilde era dantesco, y parte de su vida, sobre todo su ocaso, lo fue de manera radical. Queremos decir en primer lugar que le gustaba mirarse en la obra de Dante, en la Comedia, o Divina Comedia, como se conoce la obra desde que Bocaccio le pusiera ese adjetivo delante. ¡Cuántos escritores, cuantas personas se han visto reflejadas en ese viaje infernal del florentino! Oscar Wilde era uno de ellos. Dice Luis Antonio de Villena en el prólogo que ese es un «comic original, bello y muy bien informado, un alarde de placer y de sabiduría, que transmite muy bien el drama y la fascinación» por el escritor inglés. El comic de Isusi recibió el Premio Nacional de Cómic de 2020.

La vida como obra de arte

La divina comedia de Oscar Wilde es el relato de sus últimos días, el final, el ocaso. Exiliado en París, Wilde murió en noviembre de 1900. Tenía tan solo 46 años. Había salido de prisión hacía poco tiempo, y su vida terminó en la ruina moral y económica, ahogado en alcohol, incapaz ya de escribir una sola línea. Wilde entendía la vida como una obra de arte y era en su vida, según contó en más de una ocasión, donde había puesto todo su genio, todo su encanto. A su obra literaria le había dedicado tan solo el talento.

A Wilde le gustaba mirarse en el espejo de la Comedia de Dante, comparar sus movimientos vitales con los de la obra del escritor florentino. Su vida es el drama perfecto de quien ha alcanzado todo lo que el mundo puede ofrecerle para luego ver cómo se lo arrebata de un golpe.

Un cómic de premio nacional

La divina comedia de Oscar Wilde se ajusta al relato de los hechos, pero va más allá. Muy buen conocedor de la obra de Wilde, Isusi entra en el alma de Wilde, el Wilde de esos tres últimos años de vida, para imaginar lo que habría pasado en el interior del escritor. Rinde además un extenso y detallado homenaje a toda la obra de Wilde, con citas continuas y referencias textuales, que se hilvanan en los encuentros con las personas que le acompañaron en sus últimos años de vida.

Isusi recrea el París de comienzos de siglo, los ambientes literarios, la atmósfera decadente de esa corte de los milagros que era la capital parisina en el cambio de siglo. Incluido el encuentro con los hermanos Machado. Antonio viajó a París en 1899. Allí estaba su hermano Manuel, que trabajaba como traductor para la editorial Garnier. Y allí entraron los dos en contacto con Wilde, también con Pío Baroja, que vivía en la capital francesa.

La obra de Isusi nace de la admiración por Wilde, eso queda claro en cada página, en cada escena de esta obra. Al no conformarse con lo que ya sabemos, hay en La divina comedia de Oscar Wilde una aportación que nos acerca a la persona, que nos conmueve, también que nos deslumbra por iluminar las zonas oscuras del alma del escritor.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Read more

Otras historias en FANFAN