Hoy no es un viernes cualquiera. Si, es cierto que el viernes es un día maravilloso, promesa del fin de semana que está por venir. A mí el viernes me gusta más que el domingo.  Me provoca una sensación de ultimo día de trabajo antes de las vacaciones, llamándome a terminar en una terracita de mi barrio de Chamberí, que otra cosa no sé, pero terrazas  le sobran, con una cerveza fría y buena compañía.

Pero hoy, además, se produce un acontecimiento planetario, como diría Leire Pajín, en el caso de no habérsela tragado la tierra. Hoy los Hombres G han lanzado su nuevo disco, “ La esquina de Rowland”. Sé que parece exagerado, pero para mí, que un grupo como los Hombres G, a los que ya escuchaba a los quince años, saquen un nuevo disco, es algo que me retrotrae a la época más feliz de mi vida. Es como comerse un Sugus o comprarte el coche de bomberos de los Clicks de Famobil. Es sentir que, a pesar de todo, aún pintamos algo en este mundo extraño que se nos está quedando.

Que los Hombres G saquen un nuevo disco, viene a ser como cuando te quedas a comer en casa de tus padres, a tus cincuenta y algo tacos y tu madre te dice que “ donde vas descalzo, que vas a coger frío, que te pongas unas zapatillas “.

Es verdad que, según se deduce del video, Dani Mezquita ya no conduce el Renault Super 5 que tenía en los ochenta, aunque David saca el maravilloso Sunbeam Alpine del 64 que perteneció a su padre; También es cierto que los cuatro peinan canas, muy bien disimuladas con la maravillosa fotografía en blanco y negro del videoclip, responsabilidad directa de Maite Astiz, pero yo también luzco mis canas y con mucho orgullo. Las canas, las arrugas, las cicatrices, son los galones que nos impone la vida. Si tenemos que renunciar a nuestra madurez, que es lo mejor que nos aportan los años, mejor lo dejamos todo y saltamos del planeta.

Aún así, y pese a la posibilidad de que me tilden de nostálgico, cosa que por otro lado soy, un acontecimiento como el de hoy, que para otros puede resultar nimio, a mí me revitaliza. Como dice el título de otro de los singles del disco, “ se me sale el corazón “. Además, el título del disco alude a uno de esos lugares mágicos que todos conservamos en nuestro ideario. El bar donde estos cuatro amigos quedaban para empezar la tarde, probablemente del viernes, antes de lanzarse a la vorágine del fin de semana.

 ¿ Quien no tiene su propia esquina de Rowland ?. Recuerdo nítidamente, en la época en la que fui asiduo de Jácara Plató Madrid, una de las salas míticas de los ochenta y noventa, en Príncipe de Vergara, Madrid, que el punto de encuentro era el 25 de Juan Bravo. Quien, que haya vivido en Madrid y se haya considerado pijo en los ochenta no ha visitado este bar. El templo de los minis de cerveza y los bocatas, que nos preparaban para lo que vendría después. O, simplemente, el metro Vinateros, de Moratalaz, donde quedaba con mis amigos para partir hacia el guarro, que así llamábamos al 25.

Pues allí, en Jácara, escuchábamos a los Hombres G, Los Secretos, Gabinete Caligari y por supuesto a lo más granado, que provenía de Gran Bretaña como los Communards, U2, Housemartins y tantos y tantos grupos que marcaron nuestra juventud. Así que, que los Hombres G saquen un nuevo disco, viene a ser como cuando te quedas a comer en casa de tus padres, a tus cincuenta y algo tacos y tu madre te dice que “ donde vas descalzo, que vas a coger frío, que te pongas unas zapatillas “. Es volver a la juventud, casi a la niñez, en según que casos. Y nunca hay que desperdiciar ni la mínima dosis de aquello que te reconforta el alma, que te reconcilia con la vida.

Así que hoy habrá que agradecer a David, a Dani, a Rafa y a Javi su aportación a nuestra felicidad, y como es de bien nacidos ser agradecidos, yo ya me he comprado el disco, no vaya a ser que mañana esté a dos metros bajo tierra y me quede sin oírlo. En cierta ocasión, en uno de estos momentos luminosos que te regala la vida, le dije a David Summers que para mí los Hombres G no eran un grupo que hace música que me gusta. Para mí, los Hombres G son esos primos mayores que te han enseñado a fumar a los quince y con los que te has cogido tu primer pedo.  Te dan ganas de abrazarlos, que coño. Así que, desde la infancia de la vejez, un abrazo fuerte, chicos.

No se me mueran nunca.

Twitter : @julioml1970

ocio
Julio Moreno

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, InstagramIvoox, Spotify YouTube

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre