La mujer de rojo – Alex Beer – Editorial Maeva – 21.90€ – 352 páginas

Alex Beer vuelve al panorama literario con una nueva novela. Editada en nuestro país por Maeva, La mujer de rojo, vuelve a mostrarnos la realidad y la crudeza que se vivía en la Viena de los años 20. Y lo hace a través una novela negra magistralmente trabajada e hilada, y de la mano del inspector August Emmerich y su inseparable compañero Winter. Tal como ya demostraron en El segundo jinete, ambos tienen que trabajar a contracorriente para encontrar al culpable y, de paso, demostrar su valía como policías. Una lectura más que recomendable si eres amante del género noir y de la novela histórica.

¿Cuál es el argumento?

Reseña de La mujer de Rojo
La mujer de rojo, de Alex Beer – image via Maeva.es

Viena es una ciudad asolada por la oscuridad y negrura que llega como consecuencia de cualquier conflicto bélico. La situación de inestabilidad política, la pobreza y la hambruna; las numerosas personas que, por intentar defender a su país, acabaron enfermos y lisiados y que ahora son menospreciadas; gente sin hogar o una vida nocturna muy activa son las características principales de una metrópoli que ya nada tiene que ver con el esplendor que derrochaba años atrás. El pillaje, los robos y también los asesinatos están a la orden del día y no son pocos los que se aprovechan de la situación para hacer “su agosto”, si me permites la expresión.

Asesinato de Richard Fürst

La noticia del asesinato de Richard Fürst, un popular concejal al que muchos tienen aprecio y otros odian, llega al departamento de Homicidios en el que Emmerich y Winter trabajan. Sin embargo, y para su desgracia, el caso es asignado a otros compañeros, mientras a ellos se les encomienda otra misión un tanto peculiar: una famosa actriz ha llegado a la comisaría, bastante nerviosa, porque teme por su vida. Según relata Rita Haidrich, le echaron una “maldición a Pandora, la nueva película en la que interpreta el papel principal” y solicita se le dé protección. Y de ello se tendrán que encargar ambos, por muy alocada, disparatada y sin sentido que les parezca la tarea.

¿Seguro que han atrapado al asesino real?

Pocos días más tarde, sus colegas llegan a la conclusión de que han hallado al culpable del asesinato del concejal. Emmerich no puede creer que con tan poco tiempo hayan podido realizar una investigación tan exhaustiva que les haya llevado hasta el individuo que ha cometido el crimen. No tarda en enterarse de la identidad del detenido y está seguro de que se trata de un gravísimo error. Hay algo que no le cuadra y decide que no va a quedarse de manos cruzadas mientras un inocente está en un agujero nauseabundo, cuando el verdadero culpable se encuentra campando a sus anchas por las calles de Viena.

Tres días. Solo tres días tendrán Emmerich y su colega para intentar averiguar qué o quién se esconde detrás de ese asesinato. Demasiadas preguntas y dudas, numerosas cuestiones que investigar y un trabajo a contrarreloj que harán que se descubran cosas impactantes y que les harán vivir más de una dificultad.

Alex Beer, autora de La mujer de rojo
Alex Beer, autora de «El segundo jinete» y «La mujer de rojo» – image via Maeva.es

Sobre la autora: Alex Beer

Alex Beer nació en Bregenz, Austria. Estudió Arqueología y en la actualidad reside en Viena. Tras el éxito de El segundo jinete, que recibió el premio Leo Perutz de los libreros austríacos, regresa con La mujer de rojo. La segunda novela protagonizada por el carismático inspector August Emmerich confirma el talento de la autora, alabada por la prensa y los lectores tanto en Austria como en el resto de países donde se publica.

Opinión personal sobre La mujer de rojo

En la novela Nosotros en la luna, de Alice Kellen, uno de los protagonistas le decía al otro que “leer un buen libro es como estar en la luna. Durante esos instantes mientras te sumerges entre las páginas, dejas de tener los pies en la tierra, viajas lejos, a otros lugares, a otros mundos, a otras vidas…”. Y esta era una de las ideas que se paseaba por mi mente mientras estaba inmersa en la lectura de esta nueva novela de Alex Beer. Y es que, en mi humilde opinión, la auténtica y verdadera fuerza de La mujer de rojo reside en la fantástica ambientación. Con ella, viajas en el tiempo, te lleva hasta la ciudad imperial de Viena de los años 20 y te hace ver, de primera mano, las miserias que viven cada día los habitantes de un país arrasado por la guerra. Caído en desgracia. Logra que experimentes las mismas sensaciones que siente la población y te percates de que siempre existen personas sin escrúpulos que “ni sienten ni compadecen” y son capaces de intentar aprovecharse de la situación y lucrarse con el sufrimiento ajeno. Ay, ¡qué fácil es a veces jugar con las personas y sus vidas!

Sin embargo, no es esta la única idea que rondaba por mi mente mientras un capítulo me llevaba a otro, no. Sino que había otra que intentaba quitar el protagonismo a la anterior. Se trata de una frase que dijo el autor de libros como La actitud mental positiva o Las leyes del éxito, entre otros, Napoleon Hill: “La victoria siempre es posible para la persona que se niega a dejar de luchar”. Como ves, estimado lector, son dos ideas bastante diferentes, pero que, en mi opinión, captan a la perfección la esencia de esta novela noir de corte histórica tan bien escrita. La primera de ellas nos hace ver el gran poder que tienen las grandes historias correctamente relatadas. Y la segunda, por su parte, da una pequeña pista de cómo son nuestros protagonistas: No se dan por vencidos a pesar de sus limitaciones físicas, las constantes burlas y menosprecios que sufren, y siguen «en sus trece«, si me permites la expresión, en búsqueda de la verdad sin dejarse amilanar ni dejar de luchar.

Y así, con estas dos ideas, valga la redundancia, es como es como arranco la opinión personal de La mujer de rojo. Una ficción redonda a la que no falta de nada y que gracias al saber hacer de la autora, a una cuidada prosa, y una especial atención a los detalles la convierten en una lectura imprescindible para este 2022.

Algunas características de la pluma de Alex Beer

Una vez más y aunque suene algo repetitivo con respecto a la reseña que escribí de El segundo jinete, la autora ha sabido crear un universo compuesto por varias piezas, a modo de puzle, que se van desvelando capítulo a capítulo hasta llegar a un final bastante inesperado. Con un arranque algo hilarante, diferente y, me atrevería a decir, surrealista, al encomendar a Emmerich y a Winter la protección de la actriz de cine mudo Rita Haidrich, poco a poco, te envuelve en un ambiente gris oscuro casi negro, cargante y casi irrespirable del que es difícil salir hasta llegar al final.

Combinando correctamente la narración y el diálogo, haciendo gala de una trama muy trabajada y un exhaustivo trabajo de documentación, Alex Beer nos muestra que es una gran contadora de historias. Ya lo evidenció con su ópera prima y, sin lugar a dudas, lo confirma con La mujer de rojo.

El segundo jinete

¿Cómo son los personajes?

No sé si es la primera vez que lees mis reseñas o si eres un lector habitual. Si te encuentras en el primer caso, decirte que, en mi humilde opinión, los personajes están muy bien perfilados. Con personalidades marcadas (cada uno con su forma de hacer las cosas, sus manías, ideales y razones, como en la vida misma), tienen una voz propia y muy reconocible a lo largo de toda la historia. Si eres de los segundos, enseguida te darás cuenta de que mi opinión acerca de los personajes es muy similar a la de la reseña que escribí de El segundo jinete. Y es porque los protagonistas no han cambiado en exceso ni tampoco sus vidas. Siguen siendo ellos mismos. Y ese sería, el pequeño «pero» que le pondría a esta nueva novela. Para serte sincera, da la sensación de que ni Emmerich ni Winter han evolucionado en esta segunda entrega. Aparte de ese pequeño aspecto, todos los personajes están realmente bien construidos y resultan reales y creíbles. En especial, nuestros viejos conocidos protagonistas.

Eso sí, hay que dejar patente que no siempre los que consideramos «héroes» lo son, sino que, muchas veces, se convierten en culpables, muy culpables. Y hasta ahí puedo leer.

Mis conclusiones finales sobre

Imagino, estimado lector, que si has llegado hasta aquí te habrás dado cuenta de que he disfrutado de su lectura. Y así es. Es más, te diré que me ha gustado mucho más que la anterior. Y no es para menos, pues se trata una novela muy bien escrita, amena y de las que te deja con buen saber de boca, a pesar de los temas que se tratan y el oscuro ambiente que se respira a lo largo de toda la lectura. Algo que, por otra parte, es normal porque forma parte de la extraordinaria ambientación en la que se desarrolla.

Si te apetece viajar en el tiempo, experimentar por ti mismo cómo se respira en la Viena de entreguerras; estar cerca de Emmerich y Winter en el caso asignado en relación a la maldición que persigue a la cotizada actriz de cine mudo y sentirte parte de la obra; o hacer oídos sordos a esos compañeros malintencionados y seguir luchando para encontrar la verdad, no lo dudes más y sumérgete en La mujer de rojo, ¡te enganchará!

Fanfan te mantiene al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrece servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter,InstagramIvoox, Spotify YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre