Expresionismo alemán en la colección del barón Thyssen Bornemisza. Museo Thyssen. Del 27 de octubre de 2020 al 14 de marzo de 2021

El expresionismo en la familia Thyseen tiene un significado especial. La tradición de coleccionistas de la familia se centraba en la pintura antigua y de la edad moderna. Clásicos, por decirlo con una sola palabra. Hasta que llegó el barón, se enamoró de un cuadro de Emil Nolde y rompió la norma. Los colores de Nolde le cambiaron el paso. El arte moderno entró en la colección. La muestra sobre el expresionismo alemán utiliza buena parte de los fondos de la colección Thyssen. La comisaria, Paloma Alarcó, se ha centrado en tres cuestiones: el proceso creativo, su recepción entre el público y la crítica del momento.

Franzi ante una silla tallada
Franzi ante una silla tallada. Kirchner 1910

El barón y los marchantes

La comisaria se ha fijado también en la relación del barón Thyssen con los marchantes de los artistas y algunos proyectos de promoción de su colección. El barón rompió con la tradición. Y por tanto, las relaciones de la familia con el mundo del arte cambiaron. Dio un giro a la atención al arte de los Thyssen y abrió la colección al obras del expresionismo alemán y a sus artistas.

Esta exposición dedicada al Expresionismo alemán es la apertura de los actos de celebración del centenario del nacimiento de Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza (1921-2002). Se trata de uno de los más acreditados coleccionistas del siglo XX. Cuando en mayo de 1961 el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza adquirió una acuarela de Emil Nolde iniciaba un cambio de rumbo en el coleccionismo de la saga Thyssen.

Niño con muñeca. Alexej von Jawlensky 1910
Niño con muñeca. Alexej von Jawlensky 1910

Un arte inexistente en las colecciones españolas

Si durante el periodo de entreguerras su padre, Heinrich Thyssen, había reunido una extraordinaria colección de maestros antiguos, entre los años setenta y noventa del pasado siglo él desarrolló una intensa actividad coleccionista de los principales movimientos artísticos del siglo XX, entre los que el expresionismo ocuparía un lugar primordial.

En 1993, el Estado español adquirió la mayor parte de la colección Thyssen y una significativa selección de obras del expresionismo alemán pasó a pertenecer al Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Es un arte hasta entonces inexistente en las colecciones españolas.  La exposición reúne por primera vez las obras de la colección permanente del museo con el conjunto de pinturas expresionistas que quedó en manos de su mujer, Carmen Thyssen-Bornemisza, y sus hijos.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre