corral cervantes

La vida jugada. Jimmy Giménez Arnau. Arzalia Editorial

La vida de Jimmy, para una parte del público de la arena nacional, se resume en la vida golfa, unas noches en la tele y un matrimonio que le metió de hoz y coz en la familia Franco. Aquello terminó como el rosario de la aurora. El joven Jimmy tenía demasiada energía para ser domesticado por la soberbia de la familia del autócrata. «Los que creen que mi vida ha sido solo eso se han perdido 74 años». A sus 76 publica La vida jugada.

Mi primera idea de Jimmy fueron noticias de las noches gamberras en Pamplona, junto a su amigo Alberto Otaño, a quien tuve de redactor jefe en el lejano Diario 16. Otaño hacía memoria y recordaba la madrugada en la que cambiaron todas las señales de tráfico de un barrio central de Pamplona. Por aquel tiempo Giménez Arnau había caído en la capital para estudiar en la Universidad. Su padre, diplomático y escritor, le sugirió hacer dos carreras, pero Jimmy se quedó en periodismo, que era lo que ya llevaba en la sangre antes de matricularse.

El juego de la vida

En la entrevista con Fanfan Jimmy Giménez Arnau, niño grande, travieso y gamberro, dice que su personaje literario es Guillermo Brown, más conocido como Guillermo el travieso. Añade que el leit motiv de su vida ha sido divertirse y pasarlo bien con sus amigos. Los prefiere inteligentes, «porque de los idiotas no se aprende nada». Uno añade que un idiota es la cosa más peligrosa que circula por el mundo.

Hablamos de la vida golfa, y de las juergas. Cuenta que participó en una curiosa bacanal con dos amigos y tres señoras. Ellas pasaban de habitación en habitación, hasta que al ir a tomar un refresco abrió la puerta y vio el culo de sus dos amigos. Lo que le llevó a desertar de orgias porque asegura tener la orientación muy clara y las preferencias muy bien definidas.

Aislado como un oso

Hoy sique siendo un superviviente de la televisión, con 76 años, a pesar de polémicas y de peleas, de grescas y altercados, y alguna detención a la salida del plató de Tele5, cuando la policía le encontró unos gramos de cocaína y se armó el gran escándalo. Reconoce que desde que conoció a Sandra, su mujer, vive una etapa serena, «porque ella es divertida y tiene mucho carácter y mucha energía: no me pasa una».

Se ha tomado muy en serio el aislamiento por el coronavirus. Aunque sea solo para llevar la contraria a los que dicen que con esa edad, si le ataca el virus se ira para el otro mundo. Ha llamado a su libro La vida jugada. En la entrevista explica porqué.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre