Lecturas agradecidas

Mis mejores libros de los últimos meses

0
396

Este año he leído muchos libros, algunos me han gustado más, otros menos. Pero soy de la firme convicción que de todos los libros algo se aprende. Una frase, un diálogo, la estructura de una historia aunque su contenido no nos haya fascinado, la razón por la que ese libro cobró vida, etc. Hay miles de posibilidades por las que un libro nos puede influenciar y cambiar. Yo soy partidaria del lema Eres lo que lees. Porque, inevitablemente, algo de esa lectura va a pasar a formar parte de nosotros y de nuestros pensamientos, de nuestra forma de ver las cosas, por más pequeñas e insignificantes que sean. Son mis lecturas agradecidas.

Para mí casi siempre son frases puntuales en los libros o la vida del autor. Por ello, soy incapaz de leer sin un lapicero y tiendo a buscar en Internet alguna entrevista, aunque sea corta, sobre el escritor.

Este año ha habido libros, lecturas, historias por las que estoy agradecida. Agradecida de que llegasen a mis manos, agradecida de que fuese justo en los momentos idóneos para que a mí me gustasen tanto, para que me dijesen lo que en ese momento tanta falta me hacía, y, sobre todo, para que me hiciesen compañía. 

Por eso, estos son los libros que no me hubiese gustado perderme, por los que doy gracias de haber podido leer.

Un caballero en Moscú, de Amor Towles

Elegancia, buen gusto, entretenimiento, una historia construida magistralmente. Una obra con clase, delicada. Muestra de cómo las peores circunstancias vitales, con ingenio y sensibilidad, se pueden convertir en una gran aventura, aunque sea entre las mismas cuatro paredes de un hotel. En definitiva, una lectura verdaderamente exquisita.

Fin de semana en Nueva York, de Josep Pla

Un recorrido por el NY de los años cincuenta. Qué igual sigue todo. Qué distinto. Un paseo de la mano de uno de los mayores representantes del nuevo periodismo español.

Blue Nights, de Joan Didion

La muerte de una hija es incomprensible. Nada tiene sentido. Pero intentar escribirlo puede arrojar un poco de luz al luto vivido. No hay persona que escriba con mayor claridad sobre la pérdida de un ser querido que Didion.

JRR Tolkien – A Biography, de Humphrey Carpenter

Aún sin haber visto o leído su famosa trilogía, me he convertido en gran fan de su persona. Amigo de C.S. Lewis, fundador de los Inklings. Fascinante ver como se puede ir fraguando y formando todo un mundo fantástico en la mente de un joven británico, que, finalmente, marcó a toda una generación. 

El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl

Relato de sus vivencias como prisionero en distintos campos de concentración nazis, donde desarrolló y puso por obra su método de psicoanálisis, la logoterapia. Una lectura desgarradora y fascinante a partes iguales. Porque nuestras circunstancias son como nosotros queremos que sean, según el sentido que le demos a cada instante. En definitiva, tenemos el poder y la capacidad de crear nuestra propia realidad.

Open, de Andre Agassi

Un deportista que está más preocupado de que se le caiga el tupé en medio de un partido que de perder ese mismo partido, es un deportista que tiene una historia que contar. Empezando por el tupé y acabando por cómo se puede llevar una vida entera dedicada a algo que no te gusta, en este caso que aborreces con locura, pero que necesitas. Sentimientos contradictorios pero tan reales.

Cartas de Italia, de Josep Pla

Porque no hay nadie que describa los colores y la luz de Roma como Pla. 

Cosas que los nietos deberían saber, de Mark Oliver Everett

La vida del cantante de los Eels, de grabar maquetas en el armario de su sótano porque creaba la acústica deseada, a dar conciertos en el Royal Albert Hall. Ser persistente en tus sueños es la única forma de hacerlos realidad aunque, al principio, nadie crea en ti. Una vida plagada de infortunios, pérdidas, de discusiones, adicciones pero, ante todo, una vida plagada de música.

Tiny Beautiful Things, de Cheryl Strayed

Recopilación de las columnas de Dear Sugar, tan sinceras y tan reales. Hallé auténtica belleza en algunas de las cartas de los lectores, desgarradoras en sus súplicas porque alguien les explicase este mundo, y comprensión y empatía sin límites por parte de Sugar. Sus respuestas eran auténtico bálsamo de belleza y sensibilidad para sus lectores.

Otra vida por vivir, de Theodor Kallifatides

Cuando un escritor cree que ya ha dicho todo lo que tenía que decir, cuando se ha acabado el flujo de palabras, parece que ya todo se ha acabado para él. La vida ya no tiene sentido, su sitio en el mundo le ha sido arrebatado. Pero entonces llega la memoria, la patria, la propia lengua. Y ahí, se vuelve a renacer. Una lectura corta, pero bella.

A favor de la distracción, de Marina van Zuylen

Un tratado en favor de la distracción, de esa maldición moderna, que nuestros antepasados consideraban una bendición, un bailar de la mente. 

Hombres elegantes y otros artículos, de Milena Busquets

Recopilación de sus columnas en distintos medios periodísticos. Una fuente de humor con destellos de ingenio, algunas frases de una claridad pasmosa, con una descripción de la realidad sin miramientos, con sinceridad y ojo crítico. Algunas poco convencionales, pero la mayoría muy divertidas. 

Por un año más lleno de grandes lecturas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí