María Zabay llega por la tarde al estudio de Fanfan. Acepta las fotos sin pedir un espejo, sin tiempo para el retoque. Ni siquiera insiste cuando le digo que tiene que esperar a ver el resultado. Exhibe una seguridad recia. Se sienta ante el micrófono. Sabe modular la voz y estirar la respuesta para pisar suelo firme sin patinar. Viene de Teruel, precisa, y antes de que le pidamos explicaciones por ese capricho nos asegura de que la provincia existe.

Aislada

Su primer escape fue a Zaragoza, estudió Derecho y dio unos pasos en la legislación concursal, pero la vida es ancha y rica, y anotar quiebras y pagar a los acreedores es una tarea aburrida que no permite una realización compleja. Si uno administra empresas concursos judiciales, ya no puede hacer nada más O quizá si, quién sabe. El caso es que a la chica, entonces muchacha, le atraían las letras, el oficio de modelo, y contar, contar y contar. Tiene el verbo suelto, como el pelo, y gesticula como un flamenco. Le hemos puesto música de Barry White, que es lo que lleva en el móvil y escucha a diario, la música del negro que se apellida blanco. Zabay imita su tono elegante, una mezcla de oro y marfil.

María Zabay dice que la vida te lleva, que no consiste en hacer planes sino en elegir lo que te pone en el plato cada día: «La vida te lleva por donde menos te lo espera. A mi me puso en el mundo de la cultura, que es algo que me ha apasionado. En mi pueblo de Teruel no había nada, pero crecí viendo a mis padres leer , así que eso me enganchó. Cuando me hicieron una oferta para incorporarme al mundo de la cultura dije que sí. Me dieron una mesa vacía que me daba un cierto vértigo. Pusimos en marcha muchas cosas. Tenía contacto con escritores, y para mi era un sueño hecho realidad. Organizaba la feria del libro, y la vida me acabó llevando al mundo de la literatura». Un día José Luis Corral le animó a escribir. Así nació la primera novela

Diosas de papel

Su primera novela trataba del mundo de las modelos. «Cuando estudiaba Derecho me dediqué a ser modelo y vivía entre Madrid, Milán y París, y narré la pérdida de la inocencia. En la vida nada está bien o mal, pero tienes que ser coherente con lo que tu quieres. Me hicieron muchas entrevistas, y me llamaron de Intereconomía, y luego vinieron muchas cosas». ¿Qué precio se paga? «La soledad, la inseguridad. NO tienes a tus padres cerca. Sientes la soledad, y muchas veces la duda, sobre lo que debes hacer y dónde debes ir. Yo tenía los pilares muy claros. En mi casa los valores estaban muy bien definidos. Cuando eres modelo se te valora por eso, da igual lo que sabes. Pero cuando sales de ese mundo se te juzga por la belleza y muchas veces eres sesgada injustamente. Eso va en detrimento de lo demás, por muchos valores que tengas». «La belleza tiene más contras que pros»

¿Y qué leía María Zabay? «Yo quería una literatura que me gustase a mí, y fui descubriendo autores que para mi son los grandes como Saramago, García Márquez, Cortázar. Si te digo una obra te digo Ensayo sobre la ceguera, que es la gran obra, para mí». Asegura que a pesar de que se conocen muchas facetas suyas, hay algunas que todavía no son públicas, como su capacidad de gestión. Aislada es su novela más reciente. El COVID convertido en un elemento de intriga. Una mujer aislada en Venecia, como si la ciudad de la laguna fuera de nuevo un lugar romántico, algo así como Venecia en tiempos de la peste. La novela incluye un mensaje. Más allá de la tragedia, termina con un manifiesto. María Zabay nos lee en el podcast un fragmento del final de esa novela.

María Zabay
María Zabay

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre