El 27 de enero se celebra el Día Internacional en Memoria de la Víctimas del Holocausto. Este año, los madrileños podrán acudir a escuchar el testimonio de dos víctimas del holocausto nazi, el de Annete Cabelli y el de Patricia Weisz, hija de Violeta Friedman, fallecida también en el campo de concentración de Auschwitz.

Esta iniciativa se encuadra dentro del programa ‘Lecturas del Holocausto’, en el que las bibliotecas públicas municipales de Madrid participan activamente en este día de conmemoración desde el año 2013.

Annette Cabelli es una mujer judía, que nació en el seno de la comunidad sefardí de Salónica (Grecia) en abril de 1925 y que a partir de la ocupación alemana tuvo que padecer las atroces condiciones de vida para los judíos en esta ciudad: trabajos forzados, confinamiento en guetos y la obligación de llevar la estrella amarilla. Con apenas 17 años fue deportada a Auschwitz, donde permaneció en condiciones de vida inhumanas hasta dos días antes de que el ejército soviético liberase el campo, el 27 de enero de 1945.

Annette Cabelli. Foto: Avilared.

Todavía tuvo que pasar por otros dos campos de concentración, Ravensbrück y Malchow, antes de ser liberada el 2 de mayo de 1945. Ahora, con 94 años, Cabelli narrará su experiencia para evitar que estos crímenes caigan en el olvido. Será hoy jueves, 23 de enero, a las 17:30 h, en la Biblioteca Pública Municipal Iván de Vargas, situada en la calle San Justo, 5 de Madrid capital.

Contra la ideología del odio

Esta misma biblioteca será escenario de la charla-testimonio de Patricia Weisz que, como hija de Violeta Friedman y presidenta de la fundación que lleva su nombre, asume el compromiso de divulgar las circunstancias de la vida y legado de su madre en cumplimento de los deseos manifestados por ésta reiteradamente. 

Con 14 años, la joven judía Violeta Friedman (Marghita, Transilvania 1930—Madrid, octubre de 2000) fue enviada a Auschwitz, donde su familia fue asesinada en las cámaras de gas el mismo día de su llegada.

Fotograma de la película El pianista, de Roman Polański. Foto: DW.com.

Friedman no habló durante años de lo que allí sucedió aunque finalmente rompió su silencio para concienciar al mundo sobre los horrores cometidos. Este propósito llevó a Friedman a enfrentarse en un largo proceso judicial contra el exjefe de las Waffen SS y negacionista del Holocausto, León Degrelle, que era un declarado antisemita residente en España.

Weisz continúa ahora la labor de concienciación que su madre comenzó para sensibilizar a las nuevas generaciones contra la ideología del odio. Ofrecerá su testimonio el próximo lunes, 27 de enero, a las 19:00 h. 

También en el marco de los actos de conmemoración del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, la biblioteca Gerardo Diego, en la calle Monte Aya, 12, proyectará la película de Roman Polanski El Pianista.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre