corral cervantes

¿Por qué no te mueres? es una auténtica sorpresa, positivamente hablando, de cine ruso, con un ritmo trepidante y un argumento consistente y compacto. Pero prepárate si tu estómago está un poco delicado. Es un estreno de Movistar Plus en mayo de 2020

Sorprendente inicio a tono con el resto de la historia

¿Por qué no te mueres?’ me sorprende gratamente por varios motivos. El principal es que no engaña. Prácticamente desde el minuto 1 sabes de qué va esto. Verás piernas rotas, literalmente taladradas, golpes contra la bañera, golpes contra la televisión, incrustaciones de cuerpos en la pared, disparos, cuchillos, y una cantidad superlativa de sangre. Pero es que además hay una historia detrás; de hecho, hay muchas historias detrás, muchas motivaciones, muchas vidas y pensamientos, muchas coartadas y muchos objetivos de futuro. Lo único que pasa es que Matvei está tardando demasiado en morirse. ¿Por qué no te mueres?

¿Por qué no te mueres? es una película retante, de chulos. Chulo es Matvei y tanto o más es Andrei, el «futuro» suegro. Y hace falta un par para presentarte en la casa del padre de tu novia con un cuchillo a la espalda con la intención inamovible de matarle. Encima si él es policía y se conoce todas las artimañas, la cosa es mucho más complicada

El reto comienza ya con el perro de la vecina al ver a Matvei con el cuchillo. Le ladra amenazante. Los perros son muy listos: «ahí va a pasar algo raro» Es sintomático de esta sociedad que cada uno se mete en su piso y pasa del resto de pisos, de lo que les pasa a sus vecinos. Hasta bien entrada la película, resulta que nadie ha oído todos los ruidos que han ocurrido en casa de Andrei. Y han sido unos cuantos y bastante contundentes.

Tráiler en Youtube

Desgranando ‘¿Por qué no te mueres?’

Kirill Sokolov en su ópera prima bebe de fuentes de clásicos, como Sam Raimi, Peckinpah, Sion Sono y sobre todo Sergio Leone. Esto es un «spaguetti western» a la rusa en pleno siglo XXI

Los planos en los que se reduce la velocidad, la cámara lenta, me recuerdan a Sam Peckinpah. Pero éste se caracteriza también por los planos rápidos. Recordemos La balada de Cable Hogue, recientemente analizada en FanFan. Ahí la cámara se hace rápida en situaciones cómicas, como cuando persiguen al predicador. Pero Peckinpah es maestro también en ralentizar la cámara cuando la violencia se hace extrema en algunas otras de sus películas. Pues Sokolov hace algo parecido y hasta las gotas de sangre de la bañera se hacen lentas, la incrustación de la televisión de Andrei en la cabeza de Matvei también se detiene. Es ponernos tan de cerca de los objetos utilizados para la violencia que el director nos mete de lleno en la situación.

Otro ejemplo es la lengua de Matvei en el desagüe de la bañera para coger la horquilla que pueda salvarle de las esposas con las que el «suegro» le ha inmovilizado

¿Nos hemos vuelto todos locos o qué?

Eso parece estar preguntándose los intervinientes en la película ¿Por qué no te mueres?, pero también el espectador: ¿Os habéis vuelto locos?

Y la respuesta es no. No se han vuelto locos. Cada uno tiene su interés, su motivación, sus razones, unas limpias, otras más sucias, otras más monetarias.

¿Por qué no te mueres? Los «novios» en el sofá. Imagen imdB

Para no decir mucho más, acabo con una idea. Sólo hay un personaje que no se muere. Seguramente porque es el que actúa con la motivación más ética de todas.

Me quedo con esta magnífica síntesis de Por que no te mueres de la mano de J. Hurtado: Screen Anarchy: «Una película caótica, bien elaborada y con un ritmo endiablado que resultará impresionante incluso para aquellos que sean susceptibles a marearse con la sangre»

Vamos, que si a la Academia de cine americana le hubiera dado ese año por el cine ruso…

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre