Inicio Etiquetas Cine árabe

Etiqueta: Cine árabe

‘Un diván en Túnez’, nosotros tenemos a Allah

Golshifteh Farahani
Un diván en Túnez, nosotros tenemos a Allah, no necesitamos toda esa mierda moderna. Una sociedad que busca un cambio que no acaba de llegar

Un Hijo, un dilema moral en la primavera árabe de Túnez

Un hijo
Un hijo (A Son) comienza en un instante feliz: familias que celebran una tarde de picnic, vino y cervezas en un país musulmán, risas, niños que juegan. La madre ha sido promovida en su empresa. Es la nueva responsable de recursos humanos. El padre tiene algunas dificultades en la suya: hay huelgas. Túnez atraviesa los días confusos después de la caída de Ben Alí. Estamos en 2011. La Primavera árabe ha estallado en un pueblo de Túnez. Un vendedor ambulante se quemó a lo bonzo para protestar contra la represión y la corrupción de la policía. Pero esto no se ve. En los primeros pasos de la película solo hay felicidad, risas, y un tiempo que parece que ha llegado a la plenitud. Fares y Meriem tienen solo un hijo, Aziz.

Cine desconfinado 1: ‘La candidata perfecta’, la sociedad Saudí se mueve

La candidata perfecta
La candidata perfecta de Haifaa al-Mansour, la primera directora de cine saudita. El cine saudí se mueve y presenta los problemas que percibe en su sociedad

CONECTA CON NOSOTROS

6,069FansMe gusta
1,543SeguidoresSeguir
1,780SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Recordando a Hannah Arendt

Ernesto Caballero estrena Hannah Arendt en tiempos de oscuridad, en Teatro Galileo dentro del ciclo Teatro Urgente
amigos

‘Yo tengo tres mil amigos’, la columna de Julio Moreno

Esta mañana se ha producido uno de los acontecimientos que, sin lugar a dudas, te pueden joder el viernes. Estaba yo en mi mejor momento del día, a esa hora de la mañana en la que no hay nadie en casa o, si hay alguien, está dormido, terminando de planchar. Si, yo por las mañanas plancho. Es una terapia tan válida como el yoga o la meditación, con la diferencia de que se puede hacer viendo los programas matinales que suelen ser muy instructivos. Hoy, por ejemplo, he visto a una señora de unos noventa años que el año pasado durmió tres días a la puerta del Cristo de Medinaceli para ser la primera en besarle el pie
infantas

La cola de las ‘infantas’

En un país empobrecido, sumiso y obediente, no hay mayor satisfacción que la de ver en la cola de las vacunas a una condesa. Esas aristócratas de diamantes ocultos en los pliegues de la papada que el día de la banderita se ponen a recaudar monedas para la Cruz Roja, tienen que pasar ahora por el dispensario para dejarse pinchar. Van perdidas, alérgicas a la disciplina dela fila ¡A la cola!, grita la nueva nobleza populista, ¡que se pongan en la cola!