Inicio Etiquetas Cuéntame algo bueno

Etiqueta: cuéntame algo bueno

Hannan Serroukh, el coraje como principio vital

Hannan Serroukh
Barcelona. En la explanada de la estación de Sants una señora de pelo crespo de peluque- ría le grita a un teléfono móvil de aquellos de bisagra. Aspira las eses y golpea el acento de las palabras agudas. A su lado, un marido inmóvil y silente custodia dos maletas colosales. La hija del matrimonio no les encuentra. Al final los localiza, no por el teléfono sino por las voces estridentes de la mujer. España como plaza de un pueblo. Escenas repetidas en un mundo de nómadas. En el Paseo de Gracia los hay de los cinco continentes. Visten mini shorts y camisetas. Solo los dependientes de las tiendas de lujo llevan traje negro y unas corbatas estrechas como sables. El portero del hotel donde hemos quedado con Hannan nos saluda en inglés. Y tan feliz.

‘Cuéntame algo bueno’ Alfredo Urdaci conversa con 43 mujeres excelentes

Lita Cabellut
Cuéntame algo bueno. . En el libro han participado, por ejemplo, la pintora Lita Cabellut, las filósofas Victoria Camps y Marina Garcés, la Directora de la Academia de la Historia, Carmen Iglesias, la capitán del Ejército del Aire, Rosa García Malea, la periodista Rosa María Calaf, la presidenta del Grupo Eulen, María José Álvarez, Cayetana Álvarez de Toledo, Miriam Tey, la fotógrafa Isabel Muñoz, las científicas Damiana Álvarez, Elena García Armada, María Victoria Fonseca, la doctora Inmaculada Sierra, la editora Beatriz de Moura, Maite Pagaza, Brenda Escobedo, la directora para España y Portugal del banco Julius Bär, Carolina Martínez Caro y las abogadas Pilar Menor y Romana Sadurska, entre otras.

Elena García Armada, la mujer que creó el primer exoesqueleto para niños

elena garcía armada
Esta entrevista se publicó en el libro Cuéntame algo bueno, de Alfredo Urdaci. Por su interés, en estos momentos en que tanto necesitamos la ciencia, la compartimos para que veamos que en España tenemos una ciencia de primer nivel, a la que no tratamos como merece. La casa de la ciencia. El Centro de Automática y Robótica está en Arganda. Por fuera tiene el aspecto de una granja colectiva israelí. En la zona hay campos, y fincas de cultivos experimentales. En la entrada del centro, un robot cuadrúpedo, antecesor del primer exoesqueleto. Elena enseña su criatura con devoción de madre: sus articulaciones, el motor y el arnés que sujeta a los niños. Los niños entran en el exo con temor. Algunos, al ponerse de pie, se ven por primera vez los pies.

Leila Guerriero: «la solución a la crisis de los medios es la calidad»

Leila Guerriero
En el saludo entrega una mano firme, grande, que aprieta con fuerza mientras mira a los ojos sin pestañear. Guerriero viene de algún taller de periodismo sobre la Crónica, ese género en el que el periodismo se enreda en los hechos para construir un relato armado con el rigor de lo objetivo y los hallazgos de una mirada subjetiva. En Una historia sencilla, publicada por Anagrama, el tema es la épica de los hombres comunes (“Ésta es la historia de un hombre que participó en una competencia de baile”) En un momento del relato la autora abre un paréntesis para dirigirse al lector: “Un hombre común con unos padres comunes luchando por tener una vida mejor, o en todo caso no más extraordinaria que la de muchas familias pobres. ¿Nos interesa leer historias de la gente como Rodolfo? ¿Gente que cree que la familia es algo bueno, que la bondad y Dios existen?"

Cayetana Álvarez de Toledo:» no soy víctima como mujer; no pertenezco a ningún colectivo»

Cayetana Álvarez de Toledo
Tiene un aire quijotesco, una mirada soñadora, y una voz grave que contrasta con su cuerpo, delgado como una nota musical. Las manos. Las manos vuelan durante la conver- sación, hacen gavillas con su pelo, lo recogen, lo sueltan, se abren, y solo reposan cuando escucha las preguntas. Sus manos quietas son dos pájaros en las ramas de un árbol. Caye- tana irrumpió en el periodismo, luego combatió en un PP que abandonaba la batalla de las ideas, y ahora milita en la libertad y la igualdad de los españoles. Cayetana irrumpió en el periodismo con algunos artículos valientes de defensa constitucional frente a las im- posiciones violentas del secesionismo. Regresó al PP con Casado, pero esa es una aventura posterior a esta entrevista.

CONECTA CON NOSOTROS

6,069FansMe gusta
1,543SeguidoresSeguir
1,780SeguidoresSeguir
- Ad - An image

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Can Xue

Can Xue:»el universo entero está en el interior de cada uno de nosotros»

Can Xue responde desde China. Son escasas las entrevistas que concede. Un extracto de este diálogo lo publicó el 18 de septiembre el diario ABC. Las limitaciones del espacio de una página obligaron a dejar fuera algunas cuestiones. Por eso, en FANFAN, ofrecemos ahora a los lectores la entrevista íntegra. De Can Xue teníamos hasta ahora noticias lejanas: traducciones al inglés, visitas a algunas universidades americanas, y ese juicio de Sontag que afirma que si alguien en China merece el Nobel esa es Can Xue. La lectura de La frontera nos produjo una conmoción. El hallazgo de una literatura nueva, y a la vez antigua, con ecos de la tradición china y de la occidental. En ella respiran Dante, la Biblia, Borges o Kafka. La escritura de Can Xue es como una danza que va dibujando escenas que se suceden sin tener que cumplir las reglas de la narrativa tradicional.

Una comedia picantona

En esta obra, Oh! Mami , tres amigas deciden abrir una pastelería, pero la cosa no acaba de funcionar y una de ellas propone ampliar el negocio ofreciendo a las clientas masajes con final feliz en la trastienda del local…
Kristof

‘Ayer’, de Agota Kristof: la asfixiante soledad del hijo de la puta

Quienes no conozcan el universo de Agota Kristof encontrarán en Ayer un compendio de todos los elementos que forman su narrativa. Un punto central breve. La novela son algo más de cien páginas de una prosa elemental, fría, despersonalizada, por momentos poética. Ayer cuenta la historia de un hombre, Sándor Lester. Se trata de un emigrante húngaro que se ha marchado a Suiza de joven. Trabaja en una fábrica de relojes. Aquí conviene recordar que Agota Kristof huyó a pie a Suiza con su marido y su hijo de varios meses. Huyeron de la ocupación soviética. Kristof trabajó durante años en una fábrica de relojes, antes de dedicarse a la escritura, en francés, su nueva lengua.
Flipboard