Inicio Etiquetas Julio moreno

Etiqueta: julio moreno

¿Estamos locos, o qué ?

locos
No sé si les ocurrirá a ustedes, pero yo, sinceramente, hay días que voy por ahí con el piloto automático. Son esos días que pasan anodinos, que te aportan poco. Días en los que si tuviera la capacidad de hacer un esquema de lo que me ha ocurrido cuando me voy a la cama, capacidad que por otro lado no poseo ni ganas de poseerla, no podría enumerar nada importante.  Esto también me pasaba algunos domingos de mi juventud, pero era por el excesivo consumo de bebidas espirituosas. No confundir.

Elogio de la vida ociosa

ocio
Bueno, pues una semana después, sigo de vacaciones. Las vacaciones son un periodo extraño. Por lo general, nos pasamos el año entero deseando que lleguen para luego, en según que caso, pasar las vacaciones deseando que terminen. No es mi caso, afortunadamente, pero se da. Yo, por el contrario, me vengo a la playa pensando en los sorteos de lotería que están por celebrarse en agosto. Normalmente tengo entre cuatro y cinco oportunidades de que el destino me permita prolongar mis vacaciones de forma indefinida. Desgraciadamente, aun no ha sucedido, aunque nunca se sabe

¿Qué es un vaquero sin su sombrero ?

vaquero
Bueno, pues una vez más ante el teclado y una vez más sin tener ni la más remota idea de sobre qué escribir. Entiéndanme. Estoy de vacaciones. Desde mi terraza, veo el mar, los veleros blancos surcando el plácido mediterráneo. Escucho las chicharras, disfruto de la brisa, en bañador o, mejor aún, en calzoncillos.  Ante este panorama, no me apetece poner el telediario. Total, ¿ para qué ?. En agosto nunca pasa nada. Los políticos están de vacaciones, no hay liga de futbol ni competiciones varias, el Papa está en Castelgandolfo, Sánchez en las Marismillas, con cuarenta y cinco amigos. ¿ Que puede pasar que sea reseñable ?.

El síndrome de Sjögren y el papel fundamental de las asociaciones

Sjögren
Hoy celebramos el día mundial del síndrome de Sjögren, encuadrado en las llamadas enfermedades  autoinmunes, con motivo del nacimiento de su descubridor, el doctor Henrik Sjögren. Este síndrome, cuyos principales síntomas son dolor articular, inflamación de las glándulas salivales, erupciones cutáneas, sequedad vaginal y de la piel, tos seca y fatiga prolongada, afecta a una persona de entre cada 1.000 a 10.000, lo que la convierte en la enfermedad autoinmune sistémica más frecuente.

Gracias Panchito, Panchito

panchito
Tras estos meses pandémicos que hemos venido sufriendo, parece que, aunque de manera sutil, empezamos a ver la luz al final del túnel. Es verdad que, si atendemos a la lógica, nada de esto ha terminado. Existen signos evidentes de que nuevas cepas, venidas de exóticos lugares, nos harán retroceder. Pero no es menos cierto que las circunstancias permiten el optimismo y, sobre todo, una vuelta a la normalidad que ya es, para todos y para todo, una necesidad.

Más de cien palabras, por Julio Moreno

Más de cien palabras
Me encontraba días atrás manteniendo una conversación filosófica con mis hijos, de esas que, no sabes cómo, derivan por todo tipo de temas, Cuando uno de ellos me hizo una pregunta a la que me fue imposible responder. La pregunta era cual es mi canción favorita. Simple, en apariencia. Complicada, imposible, en realidad.

Deprisa y mal

deprisa y mal
"En este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas “. (Gregorio Marañón) Vivimos, sin duda, una exaltación de lo urgente. Este siglo XXI, que no es el mismo al que se refería Don Gregorio Marañón en la cita anterior, se caracteriza por la necesidad de lo inmediato. El asombroso...

Sin timón ni timonel

timón
Decía Aristóteles Onasis que “ tal vez la voluntad de abandonar todo se torne mi compañera, pero, en vez de huir, correré detrás de lo que deseo “. Es cierto. Llega un momento, en la vida de todo ser humano, en el cual, sea cual sea su condición, siente la necesidad de huir. La mayoría de las veces, afortunadamente, la huida es hacia delante, ese tipo de huida que nos obliga a avanzar, a dejar atrás lo que hemos sido, para dirigirnos a lo que queremos ser.

Los cien golpes

cien golpes
Maldita sea mi estampa morena. Otra vez aquí, otra vez en viernes y otra vez sin saber de que coño escribir. Tengo que confesar que la mayoría de las veces me siento ante el teclado sin saber de que voy a escribir. Increíblemente, es así. Lo hago, porque, aunque ustedes no lo crean, casi todas las veces que me siento con una idea clara de lo que quiero plasmar, acabo escribiendo de otra cosa. El artículo, que tú crees bajo control, no se deja doblegar, de tal modo que, al final, no escribes lo que querías, sino lo que el teclado y tus manos, sin duda poseídas por Eduardo Manos Tijeras te obligan a escribir.

Hay mil historias que no debes contar, ni en los bares

bares
En estos días inciertos, en que vivir es un arte, me encuentro releyendo, por enésima vez, un libro de uno de mis autores favoritos del que ya me habrán oído hablar, Juan Tallón. Este autor gallego, con numerosas novelas en su haber, es realmente un articulista genial. Columnista de numerosas publicaciones, hace algunos años publicó una recopilación de sus artículos llamada “ Mientras haya bares “.

La escritura inesperada, por Julio Moreno

escritura
Pues nada, me he quedado en blanco. Aquí estoy, sentado delante del ordenador, esperando a que me visite la musa. Que no sé de qué escribir, vamos. Me pasa a veces, muchas veces. A medida que me voy adentrando en el mundo de la escritura, me voy convenciendo de que lo más difícil de escribir es tener un tema sobre el que hilar el artículo, el relato o lo que quiera que escribas.

La bola de cristal, por Julio Moreno

bola de cristal
No pasa un solo sábado, literalmente, en que no me acuerde de las mañanas de sábado de mi juventud, y es curioso, pero el recuerdo se encuentra completamente ligado a La bola de cristal. Si ustedes tienen aproximadamente mi edad, seguro que lo recuerdan, Este programa se emitió entre los años 1984 y 1988.

Telediario de agosto, por Julio Moreno

telediario
Una de mis costumbres más arraigadas, yo diría que casi un rito, es ver el telediario. Si, el telediario. Yo tengo cincuenta años, así que se pueden conformar con que no lo llame el NODO. Desafortunadamente, este último año, el telediario ha perdido su capacidad de sorpresa e, incluso me atrevería a decir, su utilidad de información general, copado como está por el coronavirus. Así que, cuando muy de vez en cuando, aparece una perla como la que ahora voy a recordar, noticia de este pasado verano, la sonrisa aflora al rostro del televidente avezado, deseoso de alguna nueva que rompa la monotonía.

‘La vida en un minuto’, por Julio Moreno

La vida en un minuto
Estaba hoy reflexionando sobre la relatividad del tiempo. Si, ya sé que, en otra ocasión, traté este tema, pero esta vez, si bien igualmente cierto, el prisma es completamente opuesto. Si, es virtud y derecho del ser humano cambiar de parecer o, al menos, de enfoque, sobre una misma materia. Disertaba, meses atrás, sobre algo que, con seguridad, les será familiar. Esas ocasiones en las que un minuto, una hora o cualquier lapso de tiempo discurre veloz, sin que nos demos cuenta de la velocidad de los acontecimientos. Sin embargo, otras veces, es al revés y una hora puede tornarse en eternidad de la que parece que nunca saldremos, densa y fría como el mercurio.

‘Yo hice la mili’, la columna de Julio Moreno

Mili
Estaba yo en el momento feliz de ver el telediario en pijama y zapatillas, cuando me he enterado de que hoy hace veinte años que se abolió el servicio militar. Si, yo veo el telediario, todos los días, si es posible. Antes lo hacía para estar informado, pero últimamente lo veo para ver por dónde nos la quieren colar. Pues eso, que me he enterado que hace veinte años que los españoles no hacen la mili. Yo hice la mili, allá por el pleistoceno medio, en la base aérea de Cuatro Vientos, en Madrid.

‘Yo tengo tres mil amigos’, la columna de Julio Moreno

amigos
Esta mañana se ha producido uno de los acontecimientos que, sin lugar a dudas, te pueden joder el viernes. Estaba yo en mi mejor momento del día, a esa hora de la mañana en la que no hay nadie en casa o, si hay alguien, está dormido, terminando de planchar. Si, yo por las mañanas plancho. Es una terapia tan válida como el yoga o la meditación, con la diferencia de que se puede hacer viendo los programas matinales que suelen ser muy instructivos. Hoy, por ejemplo, he visto a una señora de unos noventa años que el año pasado durmió tres días a la puerta del Cristo de Medinaceli para ser la primera en besarle el pie

‘Odio los lunes’, la columna de Julio Moreno

político
Lunes. Yo en la cama. Fuera llueve como si se hubieran dejado el grifo abierto. Miro el reloj digital que tengo en la cómoda, pero entre que estoy medio dormido y que ya hace tiempo que la presbicia se empeña en recordarme la edad que tengo, tardo unos 10 segundos, quizá sean 15 minutos, en enfocar para comprobar, como quien va a un baño público y descubre, una vez que ha triunfado, que no hay papel, que ya son las 7:18 y el despertador sonará a las 7:20.

Barco a la deriva, la columna de Julio Moreno

julio moreno
Pues un lunes más, nos desayunamos con la actualidad más candente, y en este caso, la actualidad son las elecciones al parlamento catalán 2021. Es habitual, incluso lógico, que cada partido tenga una opinión sobre lo que ha ocurrido en las urnas. Incluso daría por bueno que cada uno valore los resultados según el color del cristal con que los miran, pero visto desde fuera, sin los condicionantes que acarrea la militancia e incluso la responsabilidad de dirigir los partidos, solo hay un resultado cierto, tan lógico como las matemáticas que se derivan de la participación ciudadana, esto es, los votos.

‘La polilla’, la columna de Julio Moreno

polilla
Sitúense. Martes, doce de la noche aproximadamente. Masterchef celebrity en la uno, yo en el sillón del salón. Se daban todos los elementos para caer en un suave y dulce sopor que invitaba a irse a dormir. “ Está bien. Ahora te levantas del sillón, un pis y a la cama . Con un poco de suerte, el sueño te cogerá enseguida “. En estas circunstancias, me dirijo al baño, sin encender la luz del pasillo para realizar mi última misión del día, misión, por otro lado, plácida y placentera a la vez. Los niños están en sus cuartos, mi mujer ya dormida. Nada se puede torcer. O al menos, eso pensaba.

«Y el que traidor la abandone….», la columna de Julio Moreno

españa
“ Por España y el que quiera defenderla honrado muera, y el que traidor la abandone, no encuentre quien le perdone, ni en Tierra Santa cobijo, ni una cruz en sus despojos, ni la mano de un buen hijo para cerrarle los ojos “. ( Eduardo Marquina. “ En Flandes se ha puesto el sol “ )”.

CONECTA CON NOSOTROS

6,069FansMe gusta
1,543SeguidoresSeguir
1,780SeguidoresSeguir
- Ad - An image

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Joergensen

Nostalgia del vendedor en las fotografías de Ole Joergensen

Ole Marius Joergensen es un fotógrafo noruego que comenzó en el cine. Su formación académica viene de ese mundo. Se nota. Sus imágenes deben mucho a la forma de iluminar para las películas, que buscan crear un ambiente, sugerir sentimientos a través del tono y del color de la luz. Su capacidad de crear atmósferas con propósitos narrativos se muestra en esta serie sobre el vendedor, esa figura que murió con la tecnología, el hombre (generalmente eran hombres) que vendían puerta a puerta. Lo digital los dejó en el olvido. Eran una de las figuras más poéticas del capitalismo predigital. Muerte de un viajante, de Arthur Miller, exploró su mundo y a la vez lo convirtió en una figura literaria de referencia. Ole Marius Joergensen lo recrea en una serie de fotografías de una gran capacidad narrativa.
Florencia

Florencia, las acuarelas de viaje de Pablo Rubén López

Florencia. Acuarelas de viaje. Ilustraciones de Pablo Rubén López Sanz. Textos de Ignacio Merino. Anaya Touring.
Multiculturalidad

El arma letal de la multiculturalidad

El gran politólogo italiano Giovanni Sartori, reconocido con diferentes distinciones entre ellas el premio  Príncipe de Asturias de Ciencias sociales, ya en el año 2001 hacia una sería advertencia donde sostenía la tesis de que los inmigrantes de otras culturas que no están dispuestos a integrarse a la sociedad que los recibe no deberían acceder a los derechos para obtener la nacionalidad. Defendía una sociedad plural,  tolerante, basada en el consenso dentro de la diversidad,  pero se oponía totalmente al multiculturalismo ya que consideraba que este defendía una sociedad en la que las culturas minoritarias coexisten sin interrelacionarse y esto supone un peligro para las sociedades abiertas.
Flipboard