Inicio Etiquetas Raúl castro

Etiqueta: raúl castro

Zoe Valdés: «Cuba no será libre hasta que se reconcilie con la verdad»

Zoe Valdés
Fanfan conversa con Zoe Valdés, que acaba de publicar en España Pájaro lindo de la madrugá, (Editorial Algaida), una investigación sobre la figura de Fulgencio Batista, de la que emerge un retrato del político cubano radicalmente diferente al que ha impuesto la propaganda castrista. La novela es un acto de rebeldía contra la usurpación de la historia por la propaganda del régimen, pero también un relato que revela los mecanismos sobre los que se asientan y perviven las dictaduras.

‘Días de sumisión’: Venezuela en manos de los Castro

días de sumisión
En enero de este 2020 Nicolás Maduro anunció la incorporación del embajador de Cuba al gabinete de ministros de Venezuela. La noticia confirmaba un secreto a voces: la injerencia de Cuba en los asuntos de Venezuela. Los cubanos no solo controlan el ejército venezolano, la policía, el servicio secreto y los organismos que se encargan de la represión de los disidentes. Ahora se sientan en el órgano de gobierno de Caracas.

‘Las 7 claves de la democracia’, contra el régimen de los compinches

daniel ortega
Haroldo Montealegre es doctor en Economía por la Universidad de Chicago. Fue uno de los fundadores del Movimiento Democrático Nicaragüense (MDN) en 1978, que ahora forma parte del Partido Conservador. Formó parte de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional que se puso al frente del país a la caída del dictador Somoza, pero para 1981, como escribe en el libro, todos los integrantes de aquella Junta estaban fuera del gobierno y algunos, como es el caso de Montealegre, en el exilio.

CONECTA CON NOSOTROS

4,999FansMe gusta
1,543SeguidoresSeguir
1,516SeguidoresSeguir

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Vasili Grossman

‘Vasili Grossman y el siglo soviético’: Vida y destino de Rusia

Alexandra Popoff ha escrito una biografía literaria de Grossman, entretejida con la Historia de Rusia. La autora pasa someramente por la vida personal del autor para centrarse en su obra, completamente condicionada por la realidad que vivió: el antisemitismo institucional en Rusia; la hambruna en Ucrania; las purgas, y su desastrosas consecuencias, no solo humanas, sino culturales y militares, o el genocidio en Armenia. Pero también la guerra, con la Batalla de Stalingrado y el Holocausto. Grossman, ‘que se entusiasmó como muchos otros con la construcción del socialismo, pronto se dio cuenta de la divergencia entre las promesas del poder y la realidad de la vida cotidiana de los trabajadores’. Acabó sus días empobrecido y solo por escribir lo que hoy parece innegable, que el nazismo y el stalinismo con dos caras de la misma moneda.
Roger Scruton

Roger Scruton y el placer de la filosofía

En tiempos de "pensamiento chatarra", todo libro de Scruton es un placer, un viento fresco, una tarde clara de otoño. Como dice Gregorio Luir en el prólogo a Breve historia de la filosofía moderna, Scruton era un polímata. Uno que sabía de todo. Se entregó con pasión al conocimiento y al disfrute de la vida, con sabiduría, sin complejos. Bebo, luego existo, es uno de esos libros cordiales, de profundo amor a las creaciones humanas, en este caso al vino. Fue músico, se interesó por el medio ambiente o por la arquitectura. Interesarse, en el caso de Scruton, es entregarse a fondo, con pasión, a la tarea de conocer, para preservar. En él la palabra conservador adquiere el valor de "los que mantienen y transmiten el fuego". Escribió óperas, fue un competente organista en su parroquia, y asesoró al gobierno británico en materia de arquitectura. Fundó una granja y fue un notable jinete en la caza del zorro.
chernobil

‘Guardianes de la memoria’, los que llevan el peso del pasado de Europa

Hay ciudades/signo, regiones que tienen un significado unívoco. Su campo semántico cubre apenas dos o tres sentidos. Negros, oscuros como pozos, o intensos por su carga de dolor. Son ciudades o regiones que cargan el peso de la historia, la grave tarea de estar ahí para significar una tragedia, una posibilidad siniestra de lo humano. Es decir, una posibilidad común a todos. Algo que debemos evitar con cuidado extremo, conscientes de que volver al horror es quizá un camino inevitable. Tienen esas regiones una fuerza de atracción irresistible. Como la lengua, que vuelve una y otra vez a repasar el perfil de la caries. Son ciudades y regiones que cargan, además de ese peso histórico, con la banalización del mal. El turista las frecuenta por el placer de "haber estado allí". Se autorretrata con sus móviles, comparte una sonrisa en el umbral de Auschwitz. Una risa fuera de lugar, como si al signo de la ciudad le hubiéramos privado de sentido.