The Color out of space. Estreno en cines el 7 de agosto.

Lovecraft, al que hemos dedicado algún que otro artículo en este FANFAN es «el señor de las tinieblas», un maestro del terror. The Color Out of Space es uno de sus relatos más célebres. Como todo en Lovecraft, su literatura es una combinación de delirio y horror. Stephen King, que le debe mucho, le considera el «mayor artesano de la literatura de terror». Lovecraft habitaba un mundo propio. Su vida fue un cúmulo de desgracias. Su personalidad era la de un ermitaño. Su interior un enigma. Ha sido siempre una fuente de inspiración para escritores, y también para el cine. Pero llevar su mundo a la pantalla no es tarea fácil. Sobre todo porque el resultado puede ser muy inquietante para el espectador. Richard Stanley se propuso asumir ese reto con la intención de hacérnoslo pasar mal y lo ha conseguido.

El maestro de Providence

The Color Out Of Space es además la nueva película de Nicholas Cage, y eso ya es un punto añadido a esta obra. nuevo de Cage. Al espectador le resultará interesante ver cómo se mueve Cage en este ambiente delirante. Porque el mundo de Lovecraft es el mundo de una persona que no cree en el ser humano, y que fue educado en el santo terror al hombre como especie. Un mundo también conectado con la ciencia. Lovecraft conocía muy bien las teorías de Einstein y el desarrollo de la cosmología. El «maestro de Providence» poblaba además sus obras de criaturas producto de su imaginación.

Su obra no es fácil de adaptar, porque a menudo está localizada en lugares extraños, fuera del mundo, en otras dimensiones, o en la puerta que une mundos paralelos. Muchas veces sus relatos tienen pasajes abstractos, que son imposibles de traducir a imágenes. Su literatura busca sensaciones a través de la palabra, despierta inquietudes o temores. El reto para un director de cine es conseguir lo mismo sin tener a mano la descripción literaria de una imagen.

Un maldito en Hollywood

Todo eso quizá llevó a los productores a encargar The Color Out Of Space a Richard Stanley, un director maldito de Hollywood. El resultado es notable. Es más obra de Stanley que de Lovecraft. Es la demostración de que un guion puede llevar a imágenes un texto que se resiste a ser trasladado al cine. Un relato paranoico que se basa en la presencia alienígena de algo que describe como «nunca visto en la Tierra» es un texto que no da muchas oportunidades. Porque lo que explora el cuento son los mundos de locura que ese terror a lo desconocido puede provocar en los humanos.

The color out of Space
The color out of Space

El miedo. Ese es el gran tema de Lovecraft. En el autor el miedo es una pandemia. Se propaga con velocidad alrededor de la granja en la que viven los personajes de este cuento de terror. Lo que provoca ese temor se extiende como una amenaza repulsiva que corroe y disuelve la cordura mental de sus víctimas.

El horror como una forma de belleza

La película avanza hacia el caos, hacia un mundo donde nada tiene sentido. Es ahí donde Stanley va desgranando una reflexión en imágenes y escenas sobre el origen del terror, lo que lo desencadena, lo que le hace crecer. Quizá no está en lo que vemos, sino en lo que imaginamos, en lo que nuestra mente construye con lo que no es capaz de percibir con los sentidos.

Una estética de serie B contribuye a la eficacia de una historia que busca siempre el desconcierto del espectador a base de abrir líneas de narración que no llevan a ninguna parte. Aumentan la inquietud y contribuyen a crear un ambiente muy propio de Lovecraft, ese escritor que según The Penguin Encyclopedia of Horror and the Supernatural: «Algunos han criticado sus obras por su estilo ampuloso, repleto de adjetivos, pero la armonía y el equilibrio en sus mejores cuentos justifican plenamente ese estilo. Se formó a conciencia en este género, se apropió de sus recursos y los llevó al límite de sus posibilidades». .

Cartel de The color ouf of Space
Cartel de The color ouf of Space

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre