Hacía tiempo que no veía una película tan buena. Y no solo porque sabe bucear en la vida de J.R.R. Tolkien (se pronunciaba Tolkin) y la influencia que tuvo su vida amorosa y la guerra más cruel y sangrienta que se recuerda (trincheras infectas, gases mortales, caballos contra ametralladoras…), la Primera Guerra Mundial. 

La primera biografía del autor de ‘El señor de los anillos’ es una apuesta valiente y honesta, como J.R.R. Tolkien


He pensado en varias personas después de haber visto Tolkien. En mi hermano Antonio Luis (un Tolkin del siglo XX y del XXI que con sus historias hizo muy, muy felices a sus hijos y a mí cuando éramos tan solo unos críos) , en mi madre (sacrificada y siempre empeñada en que fuera a la biblioteca del pueblo, lamentablemente, sin grandes resultados), en un antiguo amor de esos que te marcan (poetisa apasionada de la ópera y de Richard Wagner y su anillo), en los amigos de la infancia que no volvieron y en el único que regresó (aunque esté a dos charcos, en Denver), en saber que naces viejo y tienes el don (y la maldición) de ver lo que pocos ven, hacerte íntimo de la soledad y ser capaz con ella de crear mundos e historias de la nada… Buenas historias. Y es que ya lo decía Tyrion Lannister, «No hay nada más poderoso que una buena historia».

He pensado en el pasado más feliz, mi verdadera patria.

¿Cuántas veces hemos buscado refugio en nuestra infancia para olvidarnos de los problemas que de adultos nos atormentan en el día a día?

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre