Toyota es líder en vehículos con tecnología hibrida y los SUV son los líderes de ventas tanto en España como en Europa. Fruto de esta combinación nace el Toyota C-HR Advance, un vehículo que desde su lanzamiento ha cosechado un gran éxito de ventas. Veamos qué es lo que ofrece para justificar estos buenos resultados en el mercado

Un interior cómodo con buen maletero

Desde en punto de vista estético, el Toyota C-HR  ofrece una línea singular, angulosa pero a la vez moderna y rompedora.  Más aún si lo comparamos con el resto de la gama Toyota, con grupos ópticos delanteros que se alargan por el lateral hasta las puertas delanteras y la línea del techo con el portón que recuerda a un cupé de dos puertas porque los tiradores de las traseras están integrados en la zona del marco de las ventanillas. El portón trasero comparte espacio con unos pilotos que sobresalen de la carrocería y refuerza esa imagen innovadora.

Cuadro de mandos del Toyota C-HR
Cuadro de mandos del Toyota C-HR

Accedemos al interior a través de unas puertas delanteras amplias y nos encontramos con una pantalla de 8” que nos permite acceder a la configuración del vehículo, sistema de audio, navegación etc., con dos esferas. La primera  con el velocímetro y segunda con indicaciones de uso de energía; adicionalmente en el centro hay un display con mucha información configurable, aunque resulta pequeña para la cantidad de información que pretende mostrar.

Versatilidad y silencio

Los materiales son agradables, en especial la piel del volante de un tacto extremadamente suave. Las superficies resultan fáciles de limpiar, con ajustes y acabados bien rematados. Los asientos delanteros tienen una dureza y sujeción lateral adecuadas; los de la parte trasera son más para dos personas que para que viajen tres adultos con comodidad, ya que la anchura es limitada. Llaman la atención las ventanillas traseras, muy altas y pequeñas, que dificultan enormemente la vista de los pasajeros al exterior. El maletero, con 380 litros, es suficiente para el equipaje de vacaciones de 5 adultos,  si prescindimos de nevera, sillas de playa, o similares.

En la parte dinámica destaca el silencio de marcha, sobre todo a baja velocidad, donde el funcionamiento en modo eléctrico manda y permite economizar combustible. Cuando   la velocidad aumenta y entra en funcionamiento el motor de gasolina, el nivel sonoro  se mantiene realmente bajo incluso al máximo de la velocidad legal en autopista. Con 122 CV de potencia no podemos esperar aceleraciones espectaculares, pero sí suficientes para moverse con soltura en carreteras nacionales y autopistas con unos consumos realmente bajos de entre 4.5 a 6 l/100km.

Desconfianza para adelantar

La particularidad de la transmisión e-CVT, hace que no haya correspondencia entre el régimen del motor y la aceleración del coche: el  resultado es que el motor  trabaja a vueltas constantes y gana velocidad poco a poco, lo que a la hora de hacer adelantamientos genera desconfianza hasta que unos sabe dónde están las posibilidades reales del coche. El equipo de frenos está en consonancia con las prestaciones del coche, con discos en las cuatro ruedas, los delanteros ventilados y las suspensiones muy bien puestas a punto, ni blandas ni duras, lo que se agradece en zonas viradas y al superar los cada vez más numerosos pasos peatonales sobreelevados.

En cualquier caso, dónde más vas a disfrutar de este coche es durante los desplazamientos diarios en ciudad, distancias más o menos cortas y sin necesidad de altas velocidades, trayectos que harás con total comodidad y sin ruidos, en un vehículo bien hecho, moderno y silencioso.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre