Un destino propio – María Montesinos – Ediciones B – 20.90 €

María Montesinos vuelve al panorama literario con su nueva novela. Se titula «Un destino propio» y está publicada por Ediciones B. Una ficción exquisitamente relatada que consigue trasladarte en el tiempo y hacerte reflexionar acerca de la lucha de la mujer por sus derechos, la justicia y las formas con las que puede sorprender la vida.

¿Cuál es el argumento?

Verano de 1883. Micaela es invitada por sus tíos a dejar atrás el calor de Madrid y disfrutar del verano en Comillas, un bonito pueblo de la costa cántabra. Un lugar que cada año, en esa estación, acoge a lo más granado de la alta sociedad y política españolas. Y, aunque al principio duda de si hace bien o no en dejar a su madre sola en la capital, acaba aceptando porque ese viaje podría acercarle a uno de sus sueños.

Un destino propio, de María Montesinos -image @Megustaleer.com

Una vez allí comenzará a darse cuenta de muchas cosas. Y también conocerá a mucha gente que le hará reafirmarse en esas ideas que siempre debatía con su padre, antes de que este falleciera. Entre todas esas personalidades se encuentra Héctor Balboa. Un indiano que nació en esa misma zona y que, tras amasar una gran fortuna en Cuba, ha vuelto a sus raíces. Ya se sabe que la tierra tira y a Héctor, como no podía ser otra forma, también le llamó. Y ha venido para quedarse, además de buscar aquello que tanto ha ansiado durante los años que ha estado fuera. Pero su vuelta también traerá no solo su presencia sino también varias cosas, entre las que se encuentra la construcción de una escuela para los hijos (excluyendo las hijas) de los aldeanos.

A Micaela no le convence en absoluto esa idea. Está convencida de que las cosas tienen que cambiar, y que las niñas también tienen derecho a recibir la educación que merecen y necesitan, pues es la llave hacia un futuro mejor. Y ahí es cuando Micaela comienza su especial batalla. Eso hará que los dos, Micaela y Héctor, tengan que verse más de lo que imaginan y que surja entre ellos cierto sentimiento. Ya se sabe que con Cupido de por medio cualquier cosa es posible.

Las complicaciones no hacen más que sucederse

Sin embargo, las cosas no resultarán nada fáciles. Encontrará barreras en todas partes: en los propios aldeanos, en su familia que es de alta alcurnia y se codea con la crème de la crème de la sociedad, en el maestro que hasta ese momento da clases en el colegio a los niños…

María Montesinos, autora de Un destino propio
Image vía @Megustaleer.com

Sobre la autora: María Montesinos

María Montesinos es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha trabajado tanto en medios como en comunicación social. Su novela Un destino propio se ha visto precedida de una gran expectación.

Opinión personal sobre «Un destino propio«

Indira Gandhi decía que «para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libre en sus capacidades y personalidad«. El escritor Jonathan Hennessey, por su parte, ha citado en más de una ocasión que «la ignorancia es el peor enemigo de un pueblo que quiere ser libre«. Y, para finalizar, el escritor Og Mandino piensa que «la vida es como una rueda del parque: un rato baja a la tristeza y otro baja a la alegría» y yo no podría estar más de acuerdo.

Y con esas tres pequeñas ideas, a modo de pinceladas, empiezo esta reseña. Probablemente te estés preguntando, estimado lector, qué tienen que ver esas tres conocidas citas con Un destino propio, y saciaré tu curiosidad confesándote que tienen que ver. Y tienen mucho que ver. Porque son, en mi humilde opinión, el eje central de esta excelente ficción histórica con tintes románticos. Y es que todas ellas marcan la forma de ver y de sentir la vida de Micaela y Héctor, los dos grandes protagonistas. Podría decirse que, a grandes rasgos, describen a la perfección el trasfondo de este universo que María Montesinos ha creado de forma magistral.

Ambientación y escenarios

Escrita con delicadeza y sumo cuidado, nos transporta sin apenas darnos cuenta a finales del siglo XIX. Y logra, con facilidad, que nos sintamos parte de la ficción. Enseguida percibes el ambiente, las diferencias de la sociedad de aquella época, sus costumbres y usos, su forma de ver la vida, tanto de la gente trabajadora como de la burguesa e incluso de la política y, sobre todo, te muestra la realidad de forma sincera y ágil.

Foto antigua de Comillas, donde está ambientada gran parte de la ficción. -Image vía Entrecomillas.es

La forma de ambientar la novela y los escenarios que retrata es bella y clara. Te hace viajar desde Madrid hasta Comillas, pasando por la bonita ciudad de Santander, utilizando unas descripciones tan sencillas y perfectas que logra que te visualices en sus calles, plazas y casas, recorras las rutas en carruaje y disfrutes del paisaje, sientas el olor a salitre o te invada la tristeza al ver las condiciones en las que viven sus aldeanos y sus familias. Como te decía anteriormente, la autora ha sabido retratar de tal forma las imágenes y escenarios que te hace sentirte parte de ellos.

¿Cómo son los personajes?

En este sentido tengo que confesar que son auténticos. Únicos. De verdad. Y la manera en que la autora ha logrado presentarlos denota el gran trabajo de creación y documentación que ha habido. Ha querido que cada uno de ellos mostrara, a través de su personalidad, los diferentes eslabones que existían en la época.

Y los hay para todos los gustos: desde una protagonista con fuertes convicciones, una mirada crítica, alto grado del sentido de la justicia y la igualdad, adelantada a su tiempo y sin que le importen los convencionalismos que se estilan. A otros más rudos que, tras pasar un auténtico calvario cuando penas eran unos niños, tuvieron que emigrar para seguir adelante, aprender y seguir aprendiendo, conforme a la marcha y trabajar como mulos, día y noche, para volver a sus raíces con gran amplitud de miras y fortuna. A otros que desde su cuna no han sabido hacer otra cosa que vivir de las rentas, creyéndose los amos y señores, y de estar por encima del bien y del mal.

Como te decía, estimado lector, para todos los gustos. Pero lo más interesante, al menos para mí, es cómo se ahonda en la profundidad de cada uno de ellos a través de sus actos, de sus formas de ver la vida o de sus pensamientos. Y cómo María Montesinos consigue que reflexiones en tantas y tantas cosas. En la igualdad, la justicia, el tráfico de influencias, las vueltas que puede dar la vida, la incomprensión, la comodidad de no cuestionar nada y seguir los convencionalismos… Y sobre todo, en todo lo que hicieron nuestras antepasadas, en todo lo que les debemos, para que hoy nosotras podamos disfrutar de derechos que en aquella época eran impensables. O mejor dicho, que unas cuantas pensaban y trabajaban por conseguirlas, pero que llevarlas a la práctica era casi misión imposible.

Mujeres que luchan por lo que creen

Impecables, sobre todo, los personajes de Micaela y Héctor. Ella me ha recordado, salvando las distancias, por supuesto, porque no son comparables las sociedad sueca y la española, ni las fechas, a Agneta, la protagonista de La herencia de Agneta, de Corina Bomann. Y es que las dos coinciden en ser mujeres fuertes, adelantadas a su tiempo, pertenecientes a la clase alta pero de las que no dudan en remangarse para luchar con uñas y dientes por sus derechos, las libertades y por combatir los modismos sociales que se estilaban.

Mis conclusiones sobre Un destino propio

Cuando una historia consigue deleitarte con su estilo, ritmo, ambientación y personajes y, además, logra que reflexiones sobre tantas realidades que después de tanto tiempo aún hoy, y en cierta manera, siguen existiendo significa solo una cosa: que se trata de una auténtica joya de la novela histórica. A la altura de otras como El destino de los héroes, y que, si me permites decirlo, parecen haberse puesto de acuerdo en parte del título y en el momento de la publicación. Dos verdaderas joyas que de verdad merecen la pena.

Imagino, estimado lector, que tras leer esta reseña habrás deducido que he disfrutado de la lectura. Y así es. He disfrutado y me ha encantado. Y no puedo hacer otra cosa que recomendarte su lectura.

Si te apetece viajar en el tiempo y remontarte a finales del siglo XIX. Quieres conocer de primera mano la sociedad de aquella época. Si deseas sentir que tienes que luchar, contra viento y marea, por defender aquello en lo que crees. Enamorarte y olvidarte del amor, durante un tiempo, para perseguir tus sueños y ver cómo se desenvuelve la vida, no dudes y busca y lee Un destino propio. ¡Te encantará!

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre