Una familia normal, de Alejandra Parejo, es una novela que refleja verdad en cada página, una historia sin florituras, muy íntima y personal. Se trata de un viaje interior, en el que vamos descubriendo lo más profundo de la protagonista. Como lectores, nos adentramos en un relato que nos anima a hacer ese mismo viaje, a analizar nuestro propio mundo, en un ejercicio de un descubrimiento propio.

El punto de partida

La narración de Una familia normal comienza con Olivia. A sus 31 años se queda embarazada. Todo parece indicar que se encuentra en un momento bueno, en lo personal y en lo profesional. Ella tiene a Mario, su novio desde hace años, y un trabajo como fotógrafa  que le apasiona. Sin embargo, a pesar de estar en ese punto en el que se supone que es el adecuado, a Olivia le parece todo lo contrario porque ¿realmente es lo que quiere? ¿Qué es ser una buena madre? ¿Tendría que renunciar a su trabajo?

A partir de este momento de inflexión en el que se pregunta quién es ella y lo que quiere en la vida, se nos muestra la otra cara de la moneda. Para mostrar ese lado oculto, Alejandra Parejo recurre al pasado. De esta forma vamos conociendo a Olivia a través de un tiempo que está en la memoria, para así comprender su presente y su futuro.

Alejandra Parejo, autora de Una familia normal
Alejandra Parejo, autora de Una familia normal

Regreso al pasado

2018 y 1998 son los escenarios en los que conoceremos a Olivia, así como su relación con los diversos personajes a lo largo de la trama. En 1998 Oli nos narra que sus padres se han separado y que por ello ve poco a su padre. A eso hay que añadir el hecho de que su madre tiene una nueva relación, por lo que su actitud cambia radicalmente, especialmente en la implicación con sus hijas. Y es que Olivia pasa de ser la hermana mayor de Lu a ser su “madre”.

La relación entre Oli con su hermana y madre tiene altibajos, pero si hay algo que nunca cambia es el amor que se profesan entre las tres, aunque sea a su manera. Un poco más complejo es el trato con su padre y con Roberto (su padrastro), además de con su abuela y es que los roles en esa familia son demasiado fuertes.

Silueta de una familia "normal"
Silueta de una familia «normal»

La familia que uno escoge

La relación de Oli con Mario en estos momentos no es la mejor, pero ella cuenta con un apoyo incondicional el de Carlota (su suegra) y es que para ella Oli es como una hija, por lo que el vínculo que tienen entre ellas es difícil de romper. Nuestra protagonista también tiene siempre cerca a Amanda, Alicia o Diego cada uno de ellos representa un tiempo y momento en la vida de Oli por lo que sus acciones marcan también el rumbo de vida de ella.

Más allá de todo

El amor, los celos, la codicia, la felicidad o la pérdida son algunos de los sentimientos que te despiertan esta bella novela, porque al igual como he expresado en la introducción Una familia normal  es muy compleja. El personaje de Olivia es sencillamente extraordinario porque reflexionas con ella y a partir de ella, no sabes nunca que le deparará.

Lo que si sabes es que ella es una mujer fuerte, valiente y protectora y que a medida que el libro avanza descubre el verdadero significado de la palabra familia, una palabra muy convencional  pero con un gran trasfondo.

Portada del libro Una familia normal
Portada del libro Una familia normal

¿La recomiendo?

La respuesta es sí. Creo que es un relato que nos anima a actuar según nuestras convicciones, nuestros sentimientos más profundos, y no en función de lo que nuestro entorno nos imponga. Como lectora, doy las gracias a la autora por este viaje interior, tan reflexivo.

También podéis disfrutar de una preciosa entrevista que ha concedido Alejandra Parejo a la web, de esta forma podéis conocer más sobre ella y su obra.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre