Como todos los años, por Todos los Santos nuestros escenarios teatrales se llenan de la clásica obra teatral Don Juan Tenorio, típica representación española teatral desde hace tiempo.

La acción en el almacén de un teatro abandonado en una gran ciudad, destinado a su próxima demolición de acuerdo a una operación urbanística y a un proyecto de supermercado. En él, solía representarse cada noche de difuntos, Don Juan Tenorio, de José Zorrilla, año tras año como tradición en muchos teatros de España. La suerte hace que un vigilante de seguridad vaya a custodiar esa noche ese teatro abandonado y que, prácticamente, por obra de magia o por la inercia de las energías suspendidas, las voces de los personajes y su puesta en escena cobren vida una vez más.

Esta versión moderna del clásico se podrá ver en el Auditorio Municipal de Boadilla del Monte, el Teatro Auditorio Federico García Lorca de Getafe y el Auditorio Teresa Berganza de Villaviciosa de Odón.

Otra versión, más clásica, también podrá ser disfrutada en el Teatro Zorrilla, de Valladolid.

Drama romántico

Don Juan Tenorio es un drama romántico- religioso-fantástico en dos partes, publicado, en 1844, por José Zorrilla Zorrilla (1630). La obra es atribuida a Tirso de Molina y de ella es deudora. Asimismo, constituye una de las dos principales materializaciones literarias en lengua española del mito de Don Juan.​

El montaje del Teatro del Temple

El Don Juan Tenorio es una obra muy conocida, pero no tan representada como parece. Por eso, Teatro del Temple (con sede en Zaragoza y Madrid) ha cambiado su contexto para redefinir su mensaje. La adaptación de esta dinámica compañía pretende quitar prejuicios sobre la obra, rompiendo los moldes morales y estéticos. El personaje de Don Juan da indudablemente para muchas interpretaciones, pero no es nuestra intención reescribir el texto de Zorrilla, han declarado sus responsables.

Un Don Juan Tenorio moderno
Un Don Juan Tenorio moderno

La idea de este Don Juan Tenorio del Teatro del Temple es ubicarlo en nuestro país, a finales de la década de los años setenta, un marco histórico cercano donde se puede entender que alguien manifieste así su rebeldía frente a un mundo caduco y opresor. Ese marco temporal supone entre otras muchas cosas darle un enfoque más psicológico a los parlamentos de los personajes y hacer que el verso de Zorrilla no se traslade al espectador con el ritmo habitual sino atendiendo a la intencionalidad de la frase. Partimos de esa ubicación temporal para tratar de acercarlo a nuestra sensibilidad contemporánea, continúan.

En definitiva, los integrantes del Temple han afrontado Don Juan Tenorio con el objetivo de hacer del espectáculo algo vivo, vibrante, para que el público vuelva a apreciar sus cualidades literarias, pero viva sorprendido de otra forma la intensidad de sus peripecias…
Como vemos, don juanes los hay muchos y para todos los gustos…

Don Juan Tenorio, Teatro del Temple

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre