¿Aún quedan hippies?

Estamos de cincuentenarios. Mientras conmemoramos el 50 aniversario de la llegada del hombre a la luna, se aproxima el 50 aniversario de Woodstock. Hablamos del «mayor evento civil de toda la historia», festival y mito al mismo tiempo.

50 aniversario de Woodstock, cartel de 1969

Recordemos qué fue el festival de Woodstock. Dos veinteañeros (Michael Lang y Artie Kornfeld) quieren montar un estudio de grabación y para ello necesitan dinero. Piensan que un festival musical puede ser el proyecto que les ayude a lograrlo. Dos veinteañeros adinerados (Joel Rosenman y John P. Roberts) deciden financiarlo. Finalmente para sonorizarlo cuentan con otro veinteañero, Allan Markoff. El sistema de sonido ha de ser diseñado a medida.

Manejan datos ambiguos sobre los asistentes que prevén. A Markoff le hablan de 50.000 pero que quizá sean 100.000. A las autoridades a las que piden permiso les hablan de 50.000. Pero acabarán vendiendo 186.000 entradas.

Los artistas estaban dudosos viendo las dificultades, pero cuando la CCR se unió al proyecto el resto tuvo menos dificultades para firmar. Los Who pidieron el dinero de inmediato porque estaban sin blanca. Y el representante de Hendrix pedía 150.000 dolares (diez veces el tope que se había puesto la organización) que se lograron reducir hasta los 32.000. De nuevo los organizadores fueron «creativos» con la verdad y dijeron que iba a dar dos conciertos.

El festival no tuvo lugar en Woodstock, NY, y tampoco consiguió los permisos en Wallkill en dónde la organización había alquilado unos terrenos. Pero estas prohibiciones y oposición de la administración ayudaron a la publicidad e imagen del festival. Elliot Tiber tenían un permiso para montar un festival en Bethel y llamó a Lang. Cuando a Lang no le convenció el espacio ofrecido Tiber le presentó a Max Yasgur, un granjero con visión para los negocios.

Sin tiempo para acabar las barreras, el público acudió masivamente y simplemente se coló en el concierto. Los datos son diversos según las fuentes pues la gente iba y venía a lo largo de esos tres días, pero parece que en torno a 500.000 personas acudieron al festival. aunque algunos indican que quizá fue un número significativamente superior. Parece cierto que en torno a 250.000 no pudieran acudir atascados en las estrechas carreteras.

El festival acabó siendo un desastre económico aunque quedara para la posteridad de la mitología cultural. Pero los organizadores tuvieron la inteligencia de manejar los derechos de la música (que en ediciones y reediciones les ha reportado ingresos recurrentes) y de filmar un documental que sería un bombazo. En aquellas épocas los documentales de rock se veían como algo minoritario. Michael Wadleigh tuvo que poner dinero de su bolsillo para pagar a Kodak. Pero Kornfeld consiguió sacar 100.000 dólares a Warner Brothers.

La música

Las ausencias.

Siendo un concierto en que se echaba toda la carne en el asador, se echaron en falta algunos nombres importantes que no estuvieron presentes, alguno por mala comunicación, otros por compromisos previos, razones legales o incluso por una cuestión de imagen, no querían ser parte de «un Monterrey de segunda».

Entre otros faltaron The Doors (por los problemas legales de Jim Morrison), The Byrds, Jethro Tull, Led Zeppelin, Joni Mitchell, The Rolling Stones, Tomy James and The Shondells (su secretaria les dijo que un granjero quería que tocaran en su grana de cerdos), King Crimson o The Beatles. Al parecer quería que estuviera la Plastic Ono Band como condición para la participación de The Beatles y los organizadores no quisieron. Por otro lado al parecer John Lennon quería acudir por su cuenta pero su activo anti-belicismo le impidió conseguir el visado para cruzar de Canadá a EE.UU. Tampoco tocaron los Iron Butterfly, en este caso por un problema logístico, al no conseguir helicóptero, pues por carretera era imposible llegar. Y el Jeff Beck Group, con Rod Stewart y Ronnie Wood, estaba comprometido pero se disolvió días antes del concierto.

Los que tocaron

Pero a pesar de estas ausencias el elenco de músicos fue impresionante. Estuvieron presentes, en orden de aparición, Richie Havens, Sweetwater, Bert Sommer, Tim Hardin, Ravi Shankar, Melanie, Arlo Guthrie, Joan Baez, Quill, Country Joe McDonald, que tocó sin su banda The Fish, Santana, John Sebastian, Keef Hartley Band, Incredible String Band, Canned Heat, Mountain, Grateful Dead, Creedence Clearwater Revival, Janis Joplin, Sly & The Family Stone, The Who, Jefferson Airplane, Joe Cocker, de nuevo Country Joe pero esta vez con su banda the Fish, Ten Years After, The Band, Johnny Winter, Blood, Sweat & Tears, Crosby, Stills, Nash & Young, Paul Butterfield Blues Band, Sha-Na-Na y Jimi Hendrix.

3 detalles

Richie Havens tuvo que tocar por tres horas, porque los demás artistas no habían llegado. Finalmente aterrizó un helicóptero militar, que traía los refuerzos musicales. No deja de seruna curiosa ironía para un festival impregnado por el anti-belicismo.

John Sebastian no estaba en cartel, pero andaba por el backstage y la organización necesitaba a alguien en el escenario. Así salió a tocar colocado de marihuana y LSD y gritando al público lo geniales que eran.

Jimi Hendrix había insistido en ser el último en tocar. Así tocó el lunes por la mañana, ya fuera del plan previsto por el programa, pues los retrasos fueron la constante del festival. Para ese momento muchos asistentes se habían ido, aunque como entraba y salía gente no se sabe cuánta gente quedaba, quizá 80.000 personas. Con una duración de dos horas fue el concierto más largo que llegara a hacer.

El impacto

El festival dejó un terreno arrasado, suciedad, carreteras colapsadas… y un enorme impacto en la sociedad. El festival supuso un espaldarazo a la cultura de la marihuana. Si los datos son correctos más de 450.000 personas de todo EE.UU la consumieron y tomó un impulso que ha sido progresivamente más imparable.

También fue el cénit del movimiento hippy, que pareció decaer después de este evento monumental. Pero no fue exactamente eso lo que sucedió. El hippismo pasó a formar parte de la cultura popular, así que dejó de ser un movimiento. La propia popularidad de Woodstock ayudó a esto al impregnar todos los medios de comunicación y la imaginación de los jóvenes. Los valores del movimiento hippy se difundieron entre la sociedad estadounidense de los años 70. El ecologismo, el pacifismo, el amor libre… tuvieron un importante soporte durante aquella década.

El presente

Fast forward 5 décadas y veamos qué tenemos. El festival ha sido retratado en dos películas. La primera es el documental de 1970 Woodstock, 3 días de paz y música, dirigido por Michael Wadleigh, con más de tres horas de duración en alguna de sus versiones, y ganador del Oscar al mejor documental. La segunda es Bienvenidos a Woodstock, dirigida por Ang Lee y con la colaboración musical de Danny Elfman.

Triple LP

Por la parte de las ediciones musicales también ha habido movimiento. Este año para el RSD hemos tenido una reedición en tres vinilos de la música de Woodstock, en mono y con la particularidad de contener temas que no se publicaron o versiones originales porque en su momento se decidió utilizar material posterior al festival. Vinyl me, please ha lanzado una caja de 10 LPs (¡10!) recopilando material de ediciones previas. Rhino, entre otros formatos, ha lanzado una edición en 5 LPs.

Y finalmente, Craft Recordings ha lanzado la parte del concierto de Creedence Clearwater Revival. Esto último tiene un motivo. Con los muchos retrasos la CCR, grupo de moda en aquel momento, salió muy tarde al escenario. Iba a tocar el sábado en pleno apogeo y acabó tocando en domingo. Así que la banda optó por no participar en el documental ni tampoco en la edición en disco del concierto.

50 aniversario de Woodstock, 10 vinilos de Vinyl Me, Please

Festival del 50 aniversario

Y ahora, el plato fuerte, festival de conmemoración. Ha habido festival en 1979, 1989, 1994, 1999 y un pequeño recordatorio en 2009. Todos han sufrido, cosa de familia, problemas de organización, permisos… Para 2019 se habían programado no uno sino dos. Por un lado, el no-oficial, organizado en el lugar original por el Bethel Woods Center for The Arts. Por otro, un festival organizado por Michael Lang, aquel veinteañero que quería montar un estudio.

Bethel Woods

El festival de Bethel Woods, menos ambicioso que el organizado por Lang, se estructura en torno a tres conciertos el 16, 17 y 18 de agosto. Colaboran artistas previstos para actuar en el «oficial».

El 16 de agosto tocan Ringo and his All Star Band. labanda cuenta con miembros de Toto, Journey, Men at Work y Average White Band. También tocan Edgar Winter y Blood, Sweat & Tears. El 17 de agosto tocan Carlos Santana y The Doobie Brothers. Finalmente el 18 actuarían John Fogerty (ex-CCR) y la Tedeschi Trucks Band con Grace Potter.

Woodstock 50

Organizado por Michael Lang, con el apoyo de diversos inversores. Fiel al espíritu de Woodstock ha estado plagado de problemas financieros, organizativos y de permisos. Hasta el punto de no haber llegado a tener entradas a la venta. En este momento es dudoso que se celebre por varias razones.

Dentsu Aegis, una agencia publicitaria y gran inversora en el proyecto, se desligó de éste anunciando al mismo tiempo su cancelación. La razón para este abandono, que la organización hablaba de 150.000 asistentes, luego reducidos a 100.000 y luego a 75.000 para dejar espacio a las tiendas de campaña. Aunque un juez ha declarado ilegal esta cancelación y hay diversos inversores que se han incorporado, tenemos el segundo problema.

Podría quedarse sin artistas, ya que el cambio de lugar y la pérdidas de inversores podría anular los contratos con los músicos. Estos han empezado a desligarse el proyecto. Los Black Keys lo dejaron en abril, siendo los últimos abandonos los de Jay Z y John Fogerty. Y aún nos quedaría el mayor escollo.

Finalmente, y muy importante, aún no tiene lugar para realizarse, habiendo sido rechazados los permisos en diversas localizaciones. Esto no es 1969 y los departamentos de salud se toman muy en serio los sanitarios, el acceso a servicios médicos, las evacuaciones…

Revisemos de todos modos el cartel previsto, por si una vez más Lang consiguiera llevar a cabo el festival usando su ingenio, su buena suerte y su capacidad para manejar los datos de modo «creativo».

50 aniversario de Woodstock, cartel del evento

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre