Cincuenta años de hacer fotos, agitar el establishment y hacer peinetas a los ofendiditos no es una hazaña fácil. Gilbert & George están más arraigados en el Londres moderno que las bicicletas del Santander. Ver al dúo artístico caminando por el East End genera un zumbido vertiginoso similar al avistamiento del Yety. Han vivido en la zona desde 1968, en la misma casa georgiana del siglo XVIII.  Pasar unas horas con estos provocadores pintores es cualquier cosa menos gris. Es divertido, a menudo revelador, surrealista y en general  raro pero de una forma genial. «Es nuestro 50 aniversario de hacer fotos este año», dice George Passmore, a sus 79 años, el mayor de los dos. » En realidad, empezamos en el 68 con revistas, esculturas y esculturas vivientes. Pero para piezas como las que estamos haciendo ahora, hace 50 años«, aclara Gilbert Prousch, nativo del Tirol del Sur, de 77 años.

Un traje impecable

Están, por supuesto, vestidos con sus impecablemente cortados trajes a juego, del tipo que les  han llevado a varias listas de «mejor vestidos de más de 50 años« en la última década. La pareja abre esta semana una gran exposición en el White Cube  , primero online  luego en vivo, siempre que las normas del confinamiento se suavicen. Su arte es, como siempre, oportuno: la muestra se titula New Normal Pictures , una coincidencia, dicen, ya que se les ocurrió el nombre y el concepto antes de la pandemia.

Las 26 nuevas fotografías a gran escala muestran los viajes diarios a pie, a los que se refieren como su «Progreso del Peregrino» y que los dos artistas hacen desde su casa, justo al lado de Brick Lane y alrededor de las fascinantes callejuelas de Shoreditch. Papelinas de drogas están dispersas por todas partes, algunas con imágenes  de armas en referencia a Cachemira en el título Cashmere. Un colchón abandonado yace cojeando contra la pared, mientras que un refugio de autobuses vandalizado y una caja telefónica aportan un brutal realismo  a las pinturas.

Humor y surrealismo

Pero es la participación de los propios Gilbert y George, una imagen recurrente a lo largo de su catálogo de trabajo, lo que añade humor a las instantáneas. Son surrealistas e incómodas a la vez. «Queríamos averiguar lo que la gente quiere decir cuando usa una palabra extranjera pensando que es normal«, dice George en The Face, sobre el título de la exposición. «Como cuando la gente dice ‘existencial’. Genial, pero ¿qué es eso en inglés? » Así que pensamos que ‘normal’ podría ser existencialismo«, añade Gilbert.

Gilbert & George están más arraigados en el Londres moderno que las bicicletas del Santander. Ver al dúo artístico caminando por el East End genera un zumbido vertiginoso similar al avistamiento del Yety. Han vivido en la zona desde 1968, en la misma casa georgiana del siglo XVIII.  Pasar unas horas con estos provocadores pintores es cualquier cosa menos gris. Es divertido, a menudo revelador, surrealista y en general  raro pero de una forma genial. "Es nuestro 50 aniversario de hacer fotos este año", dice George Passmore, a sus 79 años, el mayor de los dos.

» La gente que cree en el existencialismo pensó que tenías que hacer cosas malas para demostrar que eras una fuerza positiva«, continúa George. «Pensaron que tenías que bajar al río en París y patear los vagabundos. Y te cambiaría, por supuesto, te sentirías miserable para siempre».

Molestar al público

Cabrear al público durante 50 años es un trabajo duro, pero es una habilidad que Gilbert & George han desarrollado, y perfeccionado. Se conocieron mientras estudiaban escultura en la Escuela de Arte de Saint Martins, en 1967. Lo suyo fue amor a primera vista, con un  George que era  una de las pocas personas que podía entender el fuerte acento del norte de Italia de Gilbert en ese momento. Después de graduarse, rápidamente forjaron un enfoque democrático del arte. La pareja optó por el eslogan «Arte para todos», una respuesta iniciada por su desprecio por la actitud «por los ricos, por los ricos« del mundo del arte, que era especialmente frecuente en la década de 1960.

Sin embargo, convertirse en nombres familiares no fue fácil. El arte para todos no significa necesariamente arte para todos. A través de sus obras gráficas y explícitas que examinan el sexo, las drogas, el sexo femenino y los idiotas, estos provocadores impuros han sacudido el Establishment, han hecho fans a la izquierda, enfurecido a la élite, se han mantenido impecablemente vestidos y se han convertido en nombres propios.

El chorongo como arte

Obras como The Dirty Words Pictures en 1977 tuvieron a sus «amigos sofisticados “volviendo la cara ante las palabras más sucias colgando de la pared de una galería”. En 1983, los chorongos de mierda humana flotante formaron la pintura Shitted, que fue seguida por un regreso fecal a mediados de los 90 con Spunk Blood Piss Shit Spit,una combinación de tabúes garantizados para sorprender al espectador

Gilbert & George están más arraigados en el Londres moderno que las bicicletas del Santander. Ver al dúo artístico caminando por el East End genera un zumbido vertiginoso similar al avistamiento del Yety. Han vivido en la zona desde 1968, en la misma casa georgiana del siglo XVIII.  Pasar unas horas con estos provocadores pintores es cualquier cosa menos gris. Es divertido, a menudo revelador, surrealista y en general  raro pero de una forma genial. "Es nuestro 50 aniversario de hacer fotos este año", dice George Passmore, a sus 79 años, el mayor de los dos.
Gilbert & George

La intención de Gilbert & George, por supuesto, era confrontar objetos humanos universalmente indescriptibles, para cuestionar lo incuestionable. » Representa un nuevo mundo de alguna manera. Cree en ello o no, tienes que lidiar con ello porque está ahí. Es un mundo nuevo», explica Gilbert, sobre su enfoque del arte impregnado de la siempre cambiante Gran Bretaña, presente también en sus últimas obras.

» Si hubiéramos hecho The Dirty Words Pictures en 1955, estaríamos en prisión», dice George. «Si hubiéramos hecho The Naked Shit Pictures en el 65, habríamos estado en prisión. Confiamos en la forma en que el mundo se está moviendo, y el hecho de que sea la gente la que lo hace. No vicarios estúpidos, y tampoco políticos”.

Un estado islámico en Gran Bretaña

Para estos compañeros de vida y de corazón, nada era sagrado. Su postura antirreligiosa los ha hecho reencarnar de forma blasfema la cruz cristiana como un tronco de caca (claramente, un tema recurrente). En 2015, para una retrospectiva de mamuts en la Mona de Tasmania, un cuadro de una mujer musulmana vestida con un niqab tradicional se colocó junto a carteles en los que se leía «el próximo Estado Islámico para Gran Bretaña».  Aquello enfureció a un periodista de The Guardian  a lo que George respondió con desdén: «Tus sentimientos se metieron en tu camino».

Su razón es que estos polémicos temas candentes son parte de la vida cotidiana, y que es su trabajo plantear preguntas. Situados en la zona escasamente poblada donde los anarquistas punk se encuentran con tories vestidos de tweed- algo que les enorgullece- es sorprendente, que Gilbert y George no quieran tener nada que ver con la política cuando se trata del arte que hacen. «Siempre decimos que el arte no debe tener nada que ver con la política», dice George. «No tiene por qué hacerlo«, añade Gilbert. «Es nuestro sentimiento, lo que sentimos. Nunca queremos ver el arte como artistas, todo es tan anticuado. Ya no significa nada

El arte y la policía

Aunque muchos espectadores, han leído su trabajo como una desfiguración de una sociedad moral, los dos no son anti-establishment en absoluto. Con un sentido del humor irónico y una perspectiva burlona  hacia el mundo exterior de su vivienda valorada en  varios millones de libras y cinco pisos, ciertamente saben qué teclas tocar. » Queremos salirnos con la nuestra«, afirma George. «No queremos ser los artistas que están tan orgullosos de que la policía haya entrado en el espectáculo».

Es, señala Gilbert, hablar un idioma que la mayoría de los espectadores pueden entender. «¿Qué puedes hacer, después de todo, con una pincelada? [Los artistas] lo hicieron durante cientos de miles de años, pero somos capaces de hablar de una manera moderna».

Y ahí está la etiqueta de  the «artists of the people» que se ha quedado a lo largo de su traviesa carrera: hacer arte para que la gente común entienda, incluso si algunos críticos y profesionales piensan que es mejor ir al baño, junto con la caca siempre presente. Podría decirse, también, que su trabajo ha capturado consistentemente al zeitgeist británico más que el de cualquier otro artista contemporáneo. A lo largo de cinco décadas Gilbert y George han reflexionado rigurosamente y desafiado los rostros cambiantes y las actitudes de sexualidad, género, raza, estereotipos y estilos, en resumen, todo lo que encuentran todos los días en su paseo nocturno. «No creemos demasiado en mirar las puestas de sol, dicen muy poco», dice Gilbert sobre su enfoque realista. «Te das cuenta de que la realidad está en las calles de Londres. Una vez al año subiremos la colina para ver la puesta de sol. Pero tienes que bajar a donde realmente está la vida«.

Repugnantes en el mejor sentido

Desafortunadamente para estos exploradores urbanos, sus rutinas diarias, como todas nuestras rutinas diarias, se detuvieron durante el año pasado. ¿Lo que más han echado de menos durante el confinamiento? :» Los camareros», responde Gilbert. » Nunca habíamos comido en la casa hasta el encierro», suspira George. «Vivimos para salir por la noche, ver y sentir el mundo, coquetear con los camareros y tener buena comida».

Antes de la pandemia, estos septuagenarios nunca habían comprado comida ni planificado menús y, en consecuencia, nunca habían tenido nada que lavar. Para Gilbert y George, tales tareas domésticas cuotidianas son las nuevas anormales. « Cuando era adolescente, leí en la revista de mi madre que un ama de casa pasa un promedio de 27 años en la cocina. ¡Qué pesadilla!», exclama George.

Es esa misma familiaridad la que ha tenido a Gilbert en George en una estancia casi permanente en el Reino Unido. Unas breves vacaciones a Italia en los años 60 se clasifican como una aberración única. Como dice Gilbert: «No necesitamos nada. No queremos nada. Somos felices« Gilbert y George: criaturas de hábito e interrupción. Aunque tal vez no les guste pensar en sí mismos como parte de ninguna revolución.

En una carrera que abarca todo tipo de sórdida excursión visual, han sumergido a los gallos, vagos, orina, coraje y toda la ciudad de Londres en paredes de galería blancas prístinas, sorprendentes, impactantes, provocantes y repugnantes en el camino. Gilbert y George son repugnantes en el mejor sentido.

Fanfan y Ludiana te mantienen al día de las novedades en entretenimiento, y te ofrecen servicios de comunicación y herramientas estratégicas para gestionarla. Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre