El estudio sueco Image & Form da una nueva vuelta de tuerca a la saga ‘SteamWorld’, uniendo las cartas coleccionables con un ambicioso RPG

Los juegos de cartas coleccionables, género al que pertenece SteamWorld Quest, llevan mucho tiempo entre nosotros, adoptando numerosas formas como un medio de entretenimiento y competición. Desde las cartas físicas, que sirven para recrear combates estratégicos entre jugadores sobre un tablero, hasta el formato digital, donde los enfrentamientos amplían sus posibilidades gracias a un mayor número de variables computables.

SteamWorld Quest

La saga SteamWorld ha estado muy presente en las plataformas de Nintendo. Desde 2011 en Nintendo DSi, concretamente, con SteamWorld Tower Defense, pasando por todas las plataformas venideras con SteamWorld Dig, SteamWorld Heist, SteamWorld Dig 2, y ahora este SteamWorld Quest, y con la excepción de la única secuela numerada, en todas las entregas han intentado hacer algo completamente nuevo, tanto con las mecánicas de juego como con la ambientación.

Tras pasar por la supervivencia, los plataformas de exploración y la estrategia, es el turno de afrontar un juego de rol con combates por turnos al estilo más tradicional, que le da una vuelta de tuerca gracias al uso de las cartas coleccionables.

SteamWorld Quest

La magia de ‘SteamWorld Quest’

Según Robert Olsén, diseñador jefe de SteamWorld Quest, “en Image & Form no tenemos límites a la hora de lo que queremos crear; no hay un género en concreto que queramos hacer después, sino que planteamos en equipo todo lo que nos gustaría, y tras eso nos centramos en una idea para crear el siguiente título. Siempre he sido muy fan de los juegos de cartas coleccionables, así que tenía claro que quería añadir esta mecánica en algún título, y el resto del equipo vio que podríamos dar el salto al género RPG”.

SteamWorld Quest

A la hora de crear una mezcla tan curiosa dentro del universo steampunk de SteamWorld, el equipo afrontó varias dificultades. Una de las más importantes, afirma Esteban Soto, diseñador de niveles del juego, era “encontrar el equilibrio perfecto entre combates, exploración e historia y unirlo todo a las cartas coleccionables. Probar cada carta y encontrar el equilibrio entre todas lleva mucho trabajo, y también hay que tener en cuenta en qué momento recibe el jugador cada carta”.

“A veces, las utilizamos para dar pistas de las mejores estrategias a seguir en los combates que están por venir. También conseguimos integrarlas en la historia, ya que cuando un personaje pasa por un momento clave en su historia, recibe una carta especial que funciona para definir más el carácter del personaje, a la vez que el jugador rememora ese momento”.

Un equipo pequeño, pero de mucho talento

El estudio Image & Form, ubicado en Gotemburgo, Suecia, cuenta con no más de una veintena de miembros, y además de utilizar su talento para explorar las posibilidades que pueden llegar a surgir de un videojuego, también tienen una misión en cierto modo didáctica.

Según afirman, muy en línea con la filosofía de desarrollo de Nintendo, intentan que sus juegos sean aptos para todo tipo de jugadores, y con SteamWorld Quest buscan quitar el estigma de que tanto los juegos de cartas como los juegos de rol pueden ser inaccesibles para muchos por su complejidad.

Unir las cartas con una aventura épica para un solo jugador requería que el combate fuese por turnos y con un límite de cartas en la mano, para que los jugadores tengan todo el tiempo del mundo para pensar sus acciones y no se pierdan entre demasiadas opciones.

‘SteamWorld Quest’

A través de la historia y la exploración del mundo de fantasía del juego, se consigue dar una aproximación diferente a las cartas, facilitando la aparente complejidad del sistema de combate y enganchando a los aficionados a la construcción de la baraja apropiada de cartas.

SteamWorld Quest: Hand of Gilgamech es un RPG de cartas ambientado en un mundo de fantasía medieval steampunk dibujado a mano, accesible para todo tipo de jugadores, y según sus creadores, “ideal para Nintendo Switch ya que en cualquier momento puedes sacar un rato para mejorar tu mazo, conseguir nuevas cartas, combatir o avanzar en la historia. Creemos que es una propuesta muy diferente a todo lo que hay en el catálogo de la consola”.

SteamWorld Quest ya está disponible para descargar a través de la Nintendo eShop por 24,99 €.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre