Una historia familiar como parábola de Europa es lo que plantea Un atardecer en la Toscana, esta película polaca, centrada en Italia, de Jacek Borcuch.

¿Europa de libertad o Europa encerrada en sus propios miedos?

Los peces que los pescadores experimentados llevan a la playa tienen su consumidor final: nada más y nada menos que la ganadora del Premio Nobel, María Linde. Así comienza ‘Un atardecer en la Toscana’, que tiene el título original de “Dolce fine Giornata” (Dulce fin de la Jornada).

Krystyna Janda

Si atiendo a este título, quizá pueda interpretar el final de la historia. Es un dulce final, con lo cual hay que entender que el abierto The End no es ni tan definitivo (puede tratarse de una broma pesada del jefe de la policía local hacia la momentáneamente detenida) ni tan cruel.

Pero todo puede ser resumido de otra manera, la contraria: la Europa liberal, o mejor dicho, la idea de Europa de libertad y tolerancia con los inmigrantes y con el mundo oriental en general, queda encerrada en una celda.

El tema de ‘Un atardecer en la Toscana’

Se trata de una película del polaco Jacek Borcuch, que la centra en Italia en los paisajes de llanuras verdes de La Toscana. Cuenta la historia de una ganadora del Premio Nobel de Literatura, la poetisa María Linde (Krystyna Janda). 

María y su hija en Un atardecer en La Toscana

Es una mujer rondando los 60 que está viviendo con su marido, su hija y sus dos nietos en una villa en La Toscana y que ha recibido el Premio Nobel. Un acontecimiento dramático, una bomba en una plaza de Roma, la lleva a dar un discurso local, que la hace viral por su mensaje. 

El mensaje es que ese hecho terrorista ha sido un acto bello, lo cual la lleva a la actualidad, haciéndose viral en las redes, porque además en ese discurso dice que renuncia al Premio Nobel.

Su relación secreta con un egipcio


Se puede suponer que su relación amorosa secreta con un joven egipcio Nazeer (Lorenzo de Moor), propietario de un café local, puede ser el motivo por el que Linde no censura ni tiene miedo del ataque terrorista. Es más, ella detesta la histeria colectiva que se crea con un atentado sangriento en la vieja Europa, ya que su ideario es la integración de los inmigrantes y de todos en un mundo mejor, en el que el amor sea el origen de todo.

Los ataques xenófobos contra el local de su amante son el resultado de su discurso, además del enfado del comisario Lodovici (Vincent Riotta), que en un final simbólico termina con la libertad de la poetisa.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre