martes, febrero 27, 2024

‘Arenas de Arabia’ de Thesiger, el mundo remoto antes del petróleo

Share

Arenas de Arabia. Wilfred Thesiger. Traducción de Gracia Rodríguez. Capitán Swing

De entre los libros de viajes, hay pocos con más leyenda que este Arenas de Arabia de Thesiger (1910-2003). Más que un viaje es una experiencia radical, porque Thesiger pasó cinco años vagando por lo que los saudíes llaman el «Ar Rub’ Al Khali» o cuarto vacío en su traducción literal (Teritorio vacío), una inmensidad de arena y fuego, una región en la que solo algunas tribus beduinas se atreven a desafiar el sol implacable, o el rigor religioso que amenazaba de muerte a todo infiel al islam que se atreviera a cruzar aquellas tierras. Thesiger lo hizo. Fue testigo de un mundo que ya no existe. Fue barrido por la riqueza del petróleo. Thesiger tuvo tiempo de verlo desaparecer y lamentó aquella pérdida. Su libro es un monumento a un mundo desaparecido, a «un pueblo en tiempos magnífico».

arabia

El mundo de los árabes sigue siendo, aún hoy, un mundo de cultura cerrada, cordial en su hospitalidad, pero tan ajeno a nuestros códigos que la perplejidad occidental se torna siempre en desconfianza una vez que se regresa a la vida europea. Esa es mi experiencia. He viajado a Arabia Saudí de forma regular desde 2012. Y suscribo la afirmación de Thesiger, que en la introducción a este libro que nunca pensó escribir, afirma que todos los que viajen a conocer Arabia, a «estudiar geología y arqueología, los pájaros, plantas y animales, incluso para estudiar a los propios árabes» volverán con resultados muy interesantes, «pero nunca llegarán a conocer el espíritu de la tierra ni la grandeza de los árabes».

Porque si alguien busca en las Arenas de Arabia la vida que Thesiger vivió nunca la va a encontrar. Hallará vestigios, rastros, pero aquellas tierras han sido marcadas por las heridas del petróleo y por la «desmoralización que ha causado entre los bedu» (los beduinos) que no concebían un mundo distinto al suyo. «No eran salvajes ignorantes sino todo lo contrario: encarnaban a los herederos directos de una civilización muy antigua, que encontraban en el marco de su sociedad la libertad personal y la disciplina que ansiaban». Gentes que no hacen la más mínima concesión a la debilidad.

Arabia
Un saudí habla por teléfono desde las ruinas restauradas de la ciudad de Diriyah, primera capital del reino. Foto: Alfredo Urdaci

Thesiger siente la atracción por el desierto, y capta la oportunidad de explorar el Territorio Vacío en una misión organizada en Sudán por el Centro para el Control de la Langosta en Oriente Medio. Thomas y Philby habían sido los primeros europeos en cruzar ese territorio, en viajes en camello, allá por 1930. Pero todavía quedaban vastas áreas por explorar entre Yemen y Omán. Thesiger comenzará su viaje quince años después.

Largas marchas en camello, costumbres, guerras y recuerdo de sangre y violencia entre tribus, hombres valientes que no tienen más rey que el Dios de los musulmanes, arrestos y prisión, cazadores con halcones amaestrados, desfilan por este relato de aventuras de un mundo remoto, perdido, arrasado hoy por la riqueza. Y siempre la perplejidad, la eterna pregunta de cómo es posible que tribus beduinas insistan en vivir en uno de los lugares más inhóspitos y duros del planeta. «Viven allí porque así lo han escogido» afirma Thesiger, en este, que es uno de los libros más bellos, interesantes y emocionantes de la literatura de viajes.

Alfredo Urdaci
Alfredo Urdaci
Nacido en Pamplona en 1959. Estudié Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra. Premio fin de Carrera 1983. Estudié Filosofía en la Complutense. He trabajado en Diario 16, Radio Nacional de España y TVE. He publicado algunos libros y me gusta escribir sobre los libros que he leído, la música que he escuchado, las cosas que veo, y los restaurantes que he descubierto. Sin más pretensión que compartir la vida buena.

Read more

Otras historias en FANFAN