Según datos del portal Weekendesk.es, las escapadas a la montaña o relacionadas con la naturaleza han aumentado un 27 % en reservas con respecto al año pasado

Una de las cosas que más están empezando a preocupar a la hora de planificar las vacaciones, es buscar destinos en los que no tengamos que hacer interminables colas para ver un monumento, o pegarnos madrugones para encontrar un hueco para la sombrilla. En los últimos años, se ha empezado a denominar como turismo de calidad a las escapadas que nos proporcionen unos días de relax dedicados a nosotros mismos. Por eso, cambiar la playa por la montaña o las grandes ciudades por destinos rurales, en los que huir de las masificaciones, es una tendencia que cada vez está más presente en nuestros viajes.

De acuerdo al análisis realizado por el portal sobre tendencias este verano, los turistas se centran un 69 % más que en 2018 en vacaciones con actividades en enclaves naturales. El 87 % de las personas que disfrutan de este tipo de turismo lo hacen en pareja, y su estancia media ha aumentado de 1,78 a 1,81 días. Las actividades de aventura y deportivas, como el rafting, las rutas en bicicleta y el trekking, también cotizan al alza.

Rurales

Huesca: destino protagonista para huir de las aglomeraciones

El ranking de Weekendesk.es sitúa a Huesca como uno de los lugares más buscados dentro de las características de bienestar y naturaleza, con atracciones como el Parque Nacional de Ordesa y Monteperdido, o tres de los pueblos declarados como los más bonitos de España: Ansó, Alquézar y Aínsa. Cantabria también se coloca entre los protagonistas, con los Picos de Europa y sus pequeños pueblos rurales, como Comillas o Santillana del Mar. El top 3 de destinos menos masificados lo completan Teruel, repleto de arte mudéjar y actividades en la montaña.

Los pueblos con menos de 3.400 habitantes han duplicado sus reservas

Otro dato que demuestra que la tendencia de escapar de las aglomeraciones en verano es cada vez más común, es que los pueblos con pocos habitantes han duplicado sus reservas con respecto al año pasado. Este es el caso de Ariño y Jaraba, ambos situados en Aragón, cuyos balnearios son el atractivo principal para recibir cada año a más turistas en busca de bienestar y relax.

Lo mismo ha sucedido en La Hermida (Cantabria), un pueblo de menos de 100 habitantes que, gracias a su increíble emplazamiento en el mismísimo desfiladero de La Herminda y a su balneario, ha experimentado un crecimiento del 72 % en facturación del portal en comparación con 2018. Las actividades de senderismo, montaña y aquellas relacionadas con el bienestar son el reclamo turístico de la localidad.

Destinos turísticos rurales

Continuando en el Norte, Covandonga, en Asturias, con menos de 58 habitantes, está recibiendo este año más turistas que la temporada de verano anterior. El santuario de la virgen de Covadonga y sus increíbles lagos hacen que tanto amantes de la naturaleza, como personas que buscan desconectar y alejarse de las playas masificadas, encuentren ahí el paraíso. En País Vasco, el pueblo de Areazta, con menos de 1.220 habitantes, también ha duplicado sus visitas. La gastronomía de la zona, unida al Balneario Areatza, hacen que sea un lugar de relax idóneo para una escapada de fin de semana.

«En España hay 5.002 municipios con menos de 1.000 habitantes, lo que significa más de 5.000 oportunidades para viajar y conocer nuevos destinos. Gracias al turismo, estamos viendo cómo muchas de estas zonas despobladas se están recuperando y disfrutando de una segunda vida. Elegir destinos rurales es una tendencia al alza en los últimos años, gracias a la necesidad de promocionar un turismo más sostenible. Los hoteles y las actividades de estas zonas están siendo referentes en temas como el respeto al medio ambiente, el fomento de la cocina kilómetro 0 y la conservación de tradiciones«, ha afirmado Brigitte Hidalgo, directora adjunta de Weekendesk.

Rurales

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

2 Comentarios

  1. Me han encantado todas vuestras propuestas. En la España rural también encontramos la mayoría de los destinos de balnearios y termalismo, que son una alternativa estupenda para desconectar en medio de la naturaleza. Yo casi todos los años voy una semana a Retortillo, donde no llega ni la cobertura telefónica.

    • Mi lugar favorito para desconectar es la Alpujarra de Granada. Sus pueblos son preciosos y se come de lujo. Además, se respira una tranquilidad que difícilmente se encuentra en las grandes ciudades.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre