corral cervantes

Las primeras actuaciones que ejecutó el Ministerio de Sanidad para paliar los efectos del COVID-19 consistieron en la adquisición de mascarillas de protección. Más de cuarenta y siete millones de españoles estaban amenazados ante la pandemia de la que se tenían los primeros casos y el ministro Salvador Illa anunció un plan de choque. Ese plan, ante la amenaza nacional, consistió en comprar mascarillas por cien mil euros. Un plan ridículo a la luz de lo que ya había ocurrido en Italia y en China.

La medida inicial que tomó el ministro fue dictar una Orden Comunicada, de 5 de marzo, centralizando la adquisición de suministros a través del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria. Al IGESAN se le asigna la condición de Órgano de Contratación. Este dato es muy importante ya que en esas mismas fechas se animaba a la población a salir a la calle a manifestarse o a asistir a eventos de todo tipo. Recordemos lo que declaraba ante los medios el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, al que ante determinada pregunta, en la rueda de prensa de ese día, respondía que era su hijo quien debía decidir si ir o no ir a la manifestación del 8M, lo que entra en clara contradicción con la Orden de alerta dictada por el Ministro.

Los tres primeros muertos

Ese día 5 de marzo son ya 3 las muertes que se han producido por COVID-19: un hombre en Valencia, que había fallecido el 13 de febrero. Se le diagnosticó en esta fecha tras autopsia. El segundo fue un varón del País Vasco y la tercera víctima una mujer de Madrid. Por otra parte, en esa fecha son 230 los casos conocidos de infectados, en España.

Dada la urgencia de la situación el IGESAN adjudicará 6 contratos, entre el 10 de marzo y el 17 de marzo, todos ellos declarados de emergencia, para que en el plazo de tres días suministren las mascarillas señaladas en el objeto de dichos contratos.

En los antecedentes administrativos de los acuerdos de adjudicación ya se reconoce la gravedad de la situación que se aproxima: “Desde que la Organización Mundial de la Salud declarara el pasado mes de enero que la situación en relación al COVID-19 suponía una emergencia de salud pública de importancia internacional” … “una vez han comenzado a aparecer los primeros casos de contagio en España, contagios que ya han afectado a profesionales sanitarios, se ha puesto de manifiesto la necesidad inaplazable de potenciar esta capacidad de respuesta, reforzando los medios disponibles” … “la situación creada ha hecho que a nivel mundial se incremente la demanda de material de protección para el abordaje del virus”…

Ni rastro de test ni de respiradores

Los contratos a que nos referimos los exponemos en la siguiente tabla, que resumimos señalando que el Ministerio de Sanidad se gastó como medida de choque alrededor de ciento dieciseis mil euros para adquirir menos de cuatrocientas mil mascarillas de protección para sus ciudadanos. Además se adquirieron más de seiscientas mil mascarillas quirúrgicas, de uso sanitario, que no protegen de la contaminación del exterior a quien las utiliza.

ADJUDICATARIAOBJETOIMPORTEFECHA
3M ESPAÑA SL34.760 MASCARILLAS DE PROTECCIÓN FFP285.860,6810-03-2020
DRÄGER SAFETY HISPANIA SA352 MASCARILLAS DIVERSOS MODELOS FFP2 260 MASCARILLAS DIVERSOS MODELOS FFP32.725,9110-03-2020
SUMINISTROS HOSPITALARIOS SA316.000 MASCARILLAS QUIRÚRGICAS8.523,2410-03-2020
JU VAZQUEZ SL50.000 MASCARILLAS QUIRÚRGICAS3.025,0011-03-2020
PROIN PINILLA SL2.640 MASCARILLAS DE PROTECCIÓN FFP28.305,4413-03-2020
SUMINISTROS HOSPITALARIOS SA300.000 MASCARILLAS QUIRÚRGICAS8.457,9017-03-2020
TOTAL389.400 MASCARILLAS DE PROTECCIÓN FFP2 260 MASCARILLAS FFP3 666.000 MASCARILLAS QUIRÚRGICAS116.898,17 

LA MEDIDA INICIAL DE CHOQUE DEL MINISTRO DE SANIDAD SALVADOR ILLA, CON OBJETO DE AYUDAR A PARAR LA PANDEMIA, CONSISTIÓ EN ADQUIRIR CERCA DE CUATROCIENTAS MIL MASCARILLAS PARA EL CONJUNTO DE LOS ESPAÑOLES. LE SUPUSO UN GASTO DE CIENTO DIECISEIS MIL EUROS

Las estadísticas del 18 de marzo, según señaló el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, se habían registrado hasta ese día un total de 13.716 casos conocidos de infectados por COVID-19 y 558 personas fallecidas (no se contaban los  fallecimientos en las residencias de ancianos).

La conclusión de este estudio es que el IGESAN se limitó, hasta el 18 de marzo, a comprar única y exclusivamente mascarillas. Ni rastro de contratos para adquirir el material más urgente: respiradores, soluiones higienizantes, batas desechables, y guantes esterilizados.

Javier Cordero

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre