El próximo 11 de julio sale a la luz la segunda edición de ¿El final de la crisis? (Editorial Punto Rojo), de Álvaro Lodares, que firmó libros tan interesantes como Cartas de un culpable liberal, Escritos liberales, Desde la libertad, Contra el intervencionismo, Pobreza y mercado y De la nueva política. Ha sido colaborador en radio y televisión. Así como columnista en varios medios de prensa. Las ventas de coches caen, la incertidumbre política en España es enorme… El panorama no es muy halagüeño.

crisis

¿Por qué este libro ahora? Véndamelo en pocas palabras. Dicen que se acerca una crisis, pero de momento no hay nada.  

Me parece que es un libro muy oportuno, ya que solemos escuchar casi siempre aquello de que los economistas no avisamos de las crisis. Que solo hablamos cuando ya las tenemos encima o han pasado. Este libro es un aviso de los nubarrones que yo veo claramente en el horizonte y que si no solucionamos nos pondrán a no mucho tardar en una nueva crisis.  

El autor de ‘¿El final de la crisis?’ nos advierte de las señales preocupantes que hay en la economía española

¿Vamos camino de una recesión, desaceleración…?

Yo creo que la gente no se termina de enterar.  Estamos empezando a ver los primeros síntomas de la misma. El crecimiento económico ya es menor. Si nos empeñamos en seguir aumentando el gasto público y por tanto nuestro endeudamiento pensando que eso no tiene consecuencias, en 2020-21 podemos estar en una nueva recesión.  

¿La crisis es inevitable?  

Las economías sufren ciclos de auge y recesión. Pero es verdad que si haces bien los deberes, puedes pasar por una crisis de una forma menos traumática que si los haces mal. Por ejemplo, nosotros cuando pasamos por una crisis, tenemos un mercado laboral que crea más parados que ningún otro de nuestro entorno. Veamos que han hecho otros países no tan diferentes al nuestro en su mercado laboral que nosotros no hemos hecho. Y como este ejemplo, otros tantos en los que la economía española necesita un profundo reformismo.  

El PSOE ya le ha dicho a Bruselas que habrá una importante subida de impuestos el año que viene… ¿Vamos bien? ¿Así no habrá otro ZP?  

Es evidente que lo habrá, pero ese no es el camino. Una política económica no puede consistir en medidas aisladas de voy a subir todos los impuestos o voy a bajar todos los impuestos (como decían otros). Una política económica tiene que suponer un paquete serio de medidas. Que juegue con impuestos (unos tendrán que subir y otros que bajar), que actúe sobre el gasto, sobre la burocracia. Y eso nos lo va a decir Bruselas: ¿Qué van a hacer ustedes en el gasto para reducir deuda? Veremos.  

¿Quién le inspira más confianza, Zapatero en 2008 o Sánchez en 2019?  

Ninguno de los dos. Zapatero negó una crisis cuando todo el mundo sabía que ya estaba aquí y con ciertas medidas la prolongó. Es verdad que después perdió unas elecciones cuando hizo lo que tenía que hacer, es decir, no ser él. Echarse atrás en todas las políticas de talonario y aumentos de gasto que él mismo había provocado antes. Sánchez se parece bastante al Zapatero irresponsable. De hecho tiene una ministra de economía que bien podríamos comparar con el ministro Solbes del tiempo de Zapatero. Y aquella experiencia no acabó bien.  

El analista financiero colabora con periódicos, radios y televisiones

¿Café para todos?  

Me parece que España debe ir a un camino de federalismo competitivo en el cual las Comunidades Autónomas sean responsables de los gastos y de los ingresos y compitan entre ellas. Creo que es el sistema que más se parece a lo que es España y que incluso ayudaría a paliar y a hacer más conllevable nuestros temas territoriales.   

¿Quién paga la factura?  

Al final siempre la pagamos los contribuyentes. De eso no cabe la menor duda.   

Parece que la UE está deseando que Sánchez y Rivera firmen la pipa de la paz.  Dentro de las posibilidades de gobierno que existen, sería la menos mala.

No creo que se de, ya que en las actuales circunstancias parece que sobre todo a Ciudadanos no le conviene mucho. Pero supondría poder moderar al PSOE en ciertas políticas.  

Dicen que la Historia se repite. Supongo que las crisis económicas también, ¿no?  

Sí, las economías tienen ciclos. Pero como digo hay países que transitan por las crisis de forma menos traumática que otros. Sigue siendo cierto aquello de que los países más libres, son los países más prósperos. Incluso cuando pasan por una crisis, los países que son mas libres en sus políticas, suelen pasar algo mejor por esas crisis.  

De todos modos, no parece que haya una burbuja inmobiliaria. ¿No? 

 No la hay. Hay diferencias respecto a la que tuvimos. Si nos fijamos en la burbuja de los años 2000, se basó en la entrada en la vida adulta de generaciones de más de 600.000 personas. Ahora son de algo más de 400.000. Teníamos en aquellos años una entrada de 700.000 individuos/año que venían del extranjero a trabajar y otros 100.000 que venían a disfrutar por ejemplo de sus jubilaciones. Estos flujos han disminuido drásticamente. Por tanto, la demanda no va a crecer de esa manera desorbitada. Si hay desajustes entre oferta y demanda (ya que la demanda es relativamente constante pero  la oferta no lo es) lo que tendremos es subidas de precios en la venta, pero esas subidas de precios inducirán a la construcción en zonas urbanas periféricas.   

¿Es buen momento para comprar piso? ¿Y para vender?  

Creo que puede ser momento, antes de una nueva crisis.   

Las cifras del paro marean un poco.

No estamos bien, pero parece que la cosa va mejor.  La última reforma laboral hecha por un gobierno del PP, siendo incompleta iba por el buen camino y creo que mejoramos con ella. Si se da marcha atrás cometeremos un error. Volver a introducir aún más rigidez en nuestro mercado laboral sería un suicidio.   

Lo que quiera añadir.  

Me preocupan los fenómenos populistas, extremistas, de carácter autárquico e intervencionistas en lo económico y en lo moral que se están dando en Europa y también en España. Las políticas autárquicas (como el America First, el Brexit, los españoles primero, Bolsonaro, ¡nada menos que un partido neonazi en Alemania!…), proteccionistas e intervencionistas, nunca acaban bien. Miremos a los años 30 y no se nos ocurra imitarlos.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre