¿ A quién no le gusta pilotar un avión? A mi, lo reconozco, me fascina. He sido siempre una amante de los simuladores: el sueldo de Fanfan no me da ni para unas prácticas con avioneta. Por tanto, vivo pendiente de los progresos del simulador de Windows, y de otros que circulan por ahí. Te lo creas o no, Windows no es la franquicia de más larga duración de Microsoft. No lo Office ni cualquiera de sus otros productos. La marca más antigua, la decana, es  su simulador de vuelo Microsoft Flight Simulator, un juego cuyos orígenes se remontan a 1979, aunque en los últimos años ha tenido un periodo de decadencia, que ahora Microsoft está decidida a remontar. El Simulator levanta el vuelo. Abróchate el cinturón porque ahora vamos a poder volar dentro de tormentas reales, y desde el aeropuerto del mundo que nos apetezca. Mi sueño, por ejemplo, es volar entre las colinas de Tegucigalpa, y aterrizar en un aeropuerto por el que cruza una carretera, muy transitada.

Microsoft Flight Simulator X se lanzó hace más de una década, en 2006. Fue el mismo año  del lanzamiento de Gears of War y The Elder Scrolls 4: Oblivion, ambos títulos lanzados al comienzo de la última generación de consolas. Pero, Microsoft sorprendió a todos en el E3 de este año al anunciar una nueva versión del clásico, simplemente titulado Microsoft Flight Simulator. El producto final se lanzará en 2020 para PC con Windows y Xbox One.

La demostración práctica de la versión inicial del juego demuestra que es de una potencia y una precisión que llaman la atención incluso a pilotos experimentados en el vuelo de avionetas. Pero Microsoft Flight Simulator está lejos de ser perfecto. Su nuevo sistema para crear activos en el juego, utilizando datos extraídos de Bing Maps y los servicios en la nube Azure de Microsoft, representan un desafío tecnológico único. Es un proyecto notablemente ambicioso, y el equipo que lo respalda todavía tiene un largo camino por recorrer

Simulador de vuelo de Microsoft
Simulador de vuelo de Microsoft

Cuando Microsoft Flight Simulator se lance en algún momento de 2020, dará a sus usuarios acceso a todo el planeta. Lo único que tenemos que hacer es girar el globo en un mapa mundial de estilo X-COM, amplíe el aeropuerto en el que le gustaría comenzar y ya está listo para partir.

Lo que nos brinda el nuevo simulador es toda la superficie de tierra y agua de nuestro planeta, y los más de 2 millones de ciudades y más de 40.000 aeropuertos. Para lograr esto, los desarrolladores de Asobo Studio están aprovechando directamente el conjunto de datos de Bing Maps de Microsoft. Flight Simulator se basará en dos de los tres petabytes de información geográfica disponibles del servicio. Eso incluye imágenes de satelites y datos de fotogrametría 3D, con algunas resoluciones de solo tres centímetros.

Los resultados son asombrosos.

La ciudad virtual de Nueva York parece casi indistinguible del lugar real. Volar al Aeropuerto O’Hare de Chicago, pasar el horizonte y hacer el gran giro a la izquierda en la aproximación final es una maniobra que cualquiera que haya volado a esa ciudad ha experimentado. Se ve increíble, especialmente de noche con miles de luces, cada una con una temperatura de color diferente y precisa, parpadeando a continuación. Pero ese tipo de activos de alta calidad tiene un coste. Para almacenar toda esa información harían falta miles de discos, por tanto los desarrolladores están pensando en trabajar con el mismo sistema que las plataformas.

«no estamos creando un producto, sino una plataforma»

Microsoft
Simulador de vuelo de Microsoft
Simulador de vuelo de Microsoft

La instrumentación en el juego para un DR400,  es la de un avión monomotor de fabricación francesa en el que Asobo Studio solía entrenar a su personal. Alrededor del 60 por ciento de su equipo de más de 100 personas obtuvo su licencia de piloto en el curso de la fabricación de Microsoft Flight Simulator.

Los desarrolladores dicen que están trabajando en una forma de precargar ciertas áreas del mundo con anticipación, para mejorar la experiencia para aquellos con conexiones más lentas y permitir el juego fuera de línea. Pero ni Asobo ni Microsoft han dado más pistas. Para la mayoría de los usuarios, tener una conexión a Internet más rápida hará que el terreno se vea mucho mejor, especialmente cuando se trata de resoluciones 4K.

Trabajar con fabricantes para que lo virtual sea real.

Pero Microsoft y Asobo no se limitan a crear un terreno bonito. También están trabajando con fabricantes de aviones, incluidos Cessna y Robin Aircraft, para hacer que los aviones virtuales de Microsoft Flight Simulator sean lo más auténticos posible. Cada avión tendrá instrumentación completamente interactiva y sofisticados modelos de vuelo. Todo gracias a la cooperación sin precedentes de los fabricantes de aviones. Eso incluye tener acceso a los archivos de dibujo asistido por computadora (CAD) utilizados para fabricar los aviones y obtener tiempo de vuelo virtual con pilotos de prueba experimentados.

La magia de los detalles ambientales.

Simulador de vuelo de Microsoft
Simulador de vuelo de Microsoft

Microsoft Flight Simulator presenta un clima vivo, extraído directamente de Bing. Eso significa que los pilotos de todos los niveles de habilidad podrán volar en el mismo tipo de condiciones climáticas del mundo real. No estoy diciendo que las nubes individuales se estén mapeando desde las transmisiones de video en vivo, pero el juego usa cosas como la velocidad y dirección del viento en vivo, la humedad, la precipitación y otros factores para alimentar los datos en una simulación que gira constantemente en tiempo real. Los resultados son extremadamente realistas. Y eso incluye volar en condiciones extremas, por ejemplo a través de huracanes en el Golfo de México.

De esta manera, Microsoft Flight Simulator intenta simular mucho más que vuelo. Fenómenos como los arcos iris, por ejemplo, no son solo pegatinas. Son algo que los pilotos pueden perseguir, poniéndose en la posición correcta junto a una tormenta. El motor del juego es capaz de simular múltiples capas de nubes volumétricas al mismo tiempo. Las sombras se representan a través de cada una de ellas, pero también lo son las condiciones del aire y el viento. La turbulencia no es algo generado aleatoriamente, es el resultado de las corrientes sobre las montañas y sobre las áreas boscosas en el suelo.

La magia del detalle.

Ese tipo de atención al detalle abre la experiencia de simulación de vuelo a formas completamente nuevas, creando el mismo tipo de paisaje aéreo que hace que pilotear un avión del mundo real sea todo un desafío. El equipo de creadores ha alimentado sus herramientas con datos del mundo real, lo que permite que el software analice los datos en tiempo real y cree escenarios de una precisión impresionante. La implicación obvia es que a medida que los datos de Bing Maps mejoren, también lo hará el Microsoft Flight Simulator. El objetivo es no solo revitalizar la marca después de 40 años de vida sino aumentar su audiencia hasta niveles desconocidos. No estamos creando un producto‘, dicen en Microsoft, ‘estamos creando una plataforma‘.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre