El último árbol del paraíso – Emma Lira – Editorial Espasa – 19.90 €

Un año después de publicar Ponte en mi piel, Emma Lira vuelve al panorama literario con El último árbol del paraíso. Una ficción bellísima, con algunos tintes poéticos, que deleita al lector y a sus sentidos desde el principio. Las aventuras, los viajes, la naturaleza, algunas islas exóticas y una leyenda local se convierten en los grandes protagonistas.

¿Cuál es el argumento?

El último árbol del paraíso, de Emma Lira . Image vía @Planetadelibros

Es 1756. Gabriel de Velasco es el benjamín de tres hermanos y vive con sus padres y hermano mayor en Hornachos, Extremadura. Apenas es un niño y, como tal, tiene muchos sueños. Entre ellos, conocer el mar y viajar por el mundo como los grandes conquistadores. Siente esa necesidad de conocer nuevos lugares, culturas… y a su amigo no se lo oculta. Sin embargo, la vida tiene otros planes para él. Bueno, más bien y en ese preciso momento, es su padre quien los tiene, pues cree que es algo enclenque y que, como su hijo mayor heredará sus pocas tierras, tal y como se estila en ese momento, y el segundo, Alvar, referente del pequeño, es marino, le toca ingresar en el Colegio de los Jesuitas, a sus apenas 11 años.

Un mundo de posibilidades

Lo que al principio parece un lugar poco acogedor y extraño al que tiene la sensación de no pertenecer, poco a poco, se torna en algo diferente. Ve que se le abre un mundo diferente y cautivador y, tras seguir explotando ese don innato que parece tener hacia las plantas, hierbas y especias, empieza a trabajarlas y a estudiarlas más a fondo dejándose embaucar por sus aromas, formas, colores y propiedades. Tanto es así que, sin apenas darse cuenta y siguiendo esa magia que desprenden, le harán tomar determinadas decisiones que quizás harán que cambie su vida. O no. ¿Quién sabe?

Ternate, la bellísima y paradisíaca tierra del clavo

A muchos miles de kilómetros de Extremadura, concretamente en Ternate, en las exóticas Islas Molucas Septentrionales, se encuentra Cinta.

Una muchachita que se encuentra entre dos mundos muy diferentes y sin saber a cuál pertenece. Huérfana de madre y padre desconocido, es criada por sus tíos. Cuenta con la complicidad de su tía y de su prima, pero no tanto con la de su tío, un ser despreciable, egoísta y manipulador donde los haya que solo piensa en amasar y aumentar su fortuna sin importar lo que tenga que hacer para conseguirlo.

Finalmente, por diversas cuestiones y a una edad temprana, se marcha a Filipinas para iniciar el noviciado en un convento. Sin embargo, una vez allí y por avatares de la vida, comenzará a conocer gente y a relacionarse con determinadas personas que acabarán marcándole de una u otra forma, consiguiendo que su futuro dé un giro de 180 grados.

La cuestión es: ¿Ese giro será hacia bien? ¿Hacia mal? Pues la respuesta solo está en tus manos.

Sobre la autora: Emma Lira

Emma Lira, autora de El último árbol del paraíso – image vía @Planetadelibros

Emma Lira nació en Madrid, en 1971. Estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera en Diario 16, ejerciendo posteriormente como redactora jefa en diferentes publicaciones. Escritora, amante de la arqueología y viajera empedernida, es una narradora consumada, capaz de crear ambientes y, sobre todo, personajes inolvidables. En el año 2013 fue finalista del Premio Fernando Lara con Tras el agua grande y posteriormente ha publicado Búscame donde nacen los dragos (2013). Lo que esconden las olas (2015), Espejismo, viaje al Oriente desaparecido (2018) y Ponte en mi piel (2019).

Opinión personal sobre El último árbol del paraíso

El gran Van Gogh decía que «si realmente amas la naturaleza, encontrarás la belleza en todas partes«. Y es que cualquier rincón está lleno de magia. Como decía una de mis abuelas, «la magia está en todas partes, solo que hay que saber verla«. Y ese concepto es precisamente el que se recoge de manera magistral en esta ficción que Emma Lira ha ideado, imaginado y escrito. La magia que derrocha la naturaleza se siente en cada una de los 19 capítulos que componen El último árbol del paraíso. Y no solo en la historia que Gabriel y Cinta protagonizan en sí, que también, sino en esa delicadeza y belleza, rozando lo poético, con la que se describen las escenas, en la forma de narrar, de empatizar con el lector y lograr que deleitemos esos aromas, sabores y vivamos de cerca todos esas aventuras y momentos. Buenos y malos. Fáciles y difíciles. De cambios y transformaciones. Búsquedas y encuentros. De luchas y coincidencias. Resumiendo, la magia de la vida en todo su esplendor.

Y así, con estas palabras, quizás algo filosóficas incluso, comienzo la reseña de esta lectura que me ha cautivado. Y es que, como apuntaba en la entradilla, las aventuras, los viajes, unas islas paradisíacas y exóticas como las de las Molucas o una leyenda local se unen a Cinta y Gabriel para convertirse en protagonistas de esta novela.

Características de la pluma de la autora

Con capítulos quizá algo extensos (de los únicos y pequeños «peros» que le pongo) y predominando la narración, la autora hace gala de su amplia experiencia relatando historias que enganchan. Con un ritmo pausado y controlando a la perfección los tiempos, Emma Lira consigue que, poco a poco, la historia vaya dejándonos ese poso tan bonito y necesario de toda buena lectura, e invitándonos constantemente a la reflexión.

¿Cómo son los personajes?

La verdad es que tengo que reconocer que están bien construidos y creados. Son auténticos y se empatiza, tal y como he adelantado anteriormente, muy bien con ellos. Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, mejor con unos que con otros, pero como en la vida misma.

Y la verdad es que los hay para todos los gustos: desde indecisos y que acatan las órdenes que se les dan para luego ir progresando y creciendo hasta encontrar su propio «yo», hasta otros que son egoístas, que solo piensan en su dinero, en su posición y en cómo seguir amasando su fortuna sin que les importen en absoluto las consecuencias de sus acciones. Pero, estimado lector, también hay lugar para otros fuertes, luchadores, con grandes convicciones y que, en no pocas ocasiones, consiguen que caviles sobre determinadas actitudes, pensamientos o formas de ver la vida.

Sin embargo, los protagonistas absolutos son Cinta y Gabriel. Tienen una evolución espectacular. Al principio, cada uno por su lado, te despierta cariño y ternura, los ves un tanto solos, desamparados y perdidos, que necesitan de tu protección. Pero luego, conforme vas adentrándote en la historia y va transcurriendo el tiempo, como ocurre en la vida real, van madurando, sacando conclusiones de las experiencias vividas, poniendo en práctica aquello que van viendo y aprendiendo para acabar siendo ellos mismos. Con sus aciertos y errores, pero ellos mismos.

Ambientación y escenarios

¿Qué decirte, estimado lector? La ambientación y escenarios, simple y llanamente, son extraordinarios Al menos a mí me lo parecen. Te sientes transportado a esa época pasada y se percibe a la perfección cómo era la sociedad. Las luchas de clases, el colonialismo y «el todo vale por Don dinero«, sin importar nada más. El imperialismo, la explotación de las personas así como la de la naturaleza. El choque de culturas….

Pero además de en el tiempo, también te sientes transportado hasta esas paradisíacas y exóticas tierras de ensueño donde la naturaleza se envuelve con la magia de su historia y te embriaga por completo. Sientes cómo paseas, e incluso te pierdes, entre esos árboles de clavo y nuez moscada, pero también cómo puedes acabar herido, en determinado momento, con la maleza que reina en los bosques. Y es que así es la naturaleza, ¡bella, pura y salvaje!

Conclusiones finales

Imagino que por todo lo que ya he ido desvelando habrás adivinado que me ha encantado, ¿verdad? Pues bien, estimado lector, te confesaré que no solo me ha encantado sino que me ha requete-encantado, si me permites la expresión. Y es que es de esas novelas que son capaces de lograr que desconectes de todo, te metas de lleno en ellas y te dejes llevar. De esas que vas saboreando despacio, muy despacio, y acaban dejándote un sabor difícil de olvidar.

Si te apetece cambiar de aires y viajar a unas islas exóticas, deleitarte con la magia que desprende de la naturaleza, comprobar la bondad, la inteligencia e incluso la maldad de las personas, sentir nuevas sensaciones que no reconoces o llegar a tocar el último árbol del paraíso, no dudes más y decídete a darle una oportunidad. ¡Te cautivará!

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagramIvooxSpotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre