Hay libros cuyo éxito se debe a una buena promoción. A veces, como en este caso, el libro es bueno, a pesar de que su publicidad diga algo muy distante de la realidad que se encontrará el lector. El lector termina por agradecer el libro, a pesar de la publicidad, engañosa. Temas de hoy es un sello maestro en la creación de polémicas con las que respalda sus títulos. Lo hicieron, hace algunos años, con aquel libro de Santi Santamaría donde se le veían por las costuras los resentimientos que había almacenado contra Ferrán Adriá, peor cocinero que Santi (en el sentido clásico de caldos, fondos y técnicas), pero mucho mejor publicista de sus esferificaciones, condensaciones y otras magias de efectismo llamativo en la cocina del final del siglo XXI

Ahora vuelven a las andadas con este Manual de Negociación del Kremlin, un libro desde cuya portada nos guiña el ojo Vladimir Putin, como si esta fuera una versión del Príncipe escrita en los pasillos del Kremlin, junto a las chimeneas en las que, lo mismo se quema un manuscrito que los restos de un vulgar opositor asesinado a tiros en alguno de los puentes de Moscú. ¡Saca el hijo de Putin que llevas dentro! dice una chapita dorada en la esquina izquierda del tomo, invitando al comprador a reconciliarse con lo peor de si mismo.

El libro lo firma un tal Igor Ryzov, del que nunca habíamos oído hablar. La editorial, consciente de la ínfima fama del autor, pone su nombre en el lado izquierdo, y en vertical. Lo de menos es el autor. Es más, en la edición de Temas de Hoy es como si el autor fuera el mismo Putin, como si el libro fuera un destilado de todas las sevicias de este ruso que creció en el KGB, practicó en la Alemania del Este, antes de hacerse con los mandos de una Rusia decadente, para encarnar la vuelta al imperio, pasando por Ucrania.

Tres competencias

Dicho todo esto, no se desanime: le espera un libro más que interesante, y más que útil si es que usted se dedica al noble arte de la negociación. Tiene que tener en cuenta que según este manual, debe dominar tres competencias:

1.-La de defender sus derechos

2.-La de dominar las propias emociones

3.-La de dominar las emociones del contrario.

Y cinco postulados

Es llamativo que un libro que en teoría nos habla de la escuela de negociación del Kremlin cita más a autores americanos que rusos, pero esta es una de las perplejidades que asaltan al lector. Le consolará conocer los cinco postulados fundamentales de la escuela de negociación del Kremlin, a saber:

1.-Callar y escuchar atentamente al oponente.

2.-Hacer preguntas.

3.-Establecer una escala de valores. Depreciar al oponente.

4.-Poner una alfombra roja. (Después de depreciar hay que mostrar un camino hacia la vida)

5.-Dejar al oponente en una zona de incertidumbre.

Sentadas estas bases, el libro discurre por los secretos de la negociación, como una de las bellas artes: la clasificación de los oponentes, y las técnicas más eficaces para valorar y definir las estrategias para sacar el máximo partido de las negociaciones.

Pero tengan en cuenta una cosa, para evitar sustos y frustraciones: la negociación que plantea el libro es propia de príncipes florentinos, educados y cabales, fríos y eficaces. No hace falta que saque usted el hijo de Putin que lleva dentro. Lo puede tener enjaulado, sin necesidad de mostrar al contrario que en caso de duda usted está dispuesto a invadir Crimea, derribar un par de aviones de líneas comerciales y cortar el gas de los polacos.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre