El pasado lunes falleció a los 80 años el director Joel Schumacher tras no superar el cáncer que le diagnosticaron un año antes. Atrás deja un elenco de películas variopintas entre el thriller y la acción que se ven eclipsadas por el desatino que supusieron sus dos películas de Batman

Hacía tiempo que no se oía nada de Joel Schumacher. Su última película fue Bajo Amenaza de 2011 que retoma su vertiente de thriller psicológico donde los protagonistas Nicolas Cage y Nicole Kidman son tomados como rehenes en su propia casa. Después de ello fue dirigir dos episodios de House of Cards en 2013.  Después de eso todos le hacíamos en un confortable retiro del cine. Hasta esta trágica noticia en la que el director ha perdido la mayor de las batallas contra el cáncer, falleciendo el pasado 22 de junio en Nueva york.

Desde FanFan le rendimos este sentido homenaje a un director encasillado de las películas comerciales de los años 80 y 90. Fue castigado exagerada e injustamente por los tropiezos que supusieron sus dos películas de Batman. Y finalmente quedó olvidado como un gran creador de thrillers psicológicos y de suspense.

Joel Schumacher. Un genio del thriller psicológico

Línea mortal

Sus inicios se remontan a los años 80 donde comienza tocando géneros tan variados como la comedia (Los locos del taxi (1983), St. Elmo, punto de encuentro (1985)) o la película de terror Jóvenes Ocultos (1987) con la temática vampírica como trasfondo.

Sin embargo, el género donde mejor se ha movido fue el del thriller psicológico que ya empezó a tantear con películas como Línea Mortal (1990) o Un Día de Furia (1993) película donde Michael Douglas descarga toda su ira contra la sociedad. Otro de sus títulos más recordados es la adaptación del best-seller de John Grisham, El Cliente (1994). Uno de los mejores trabajos de Susan Sarandon encarnando a una abogada de un niño que necesita protección de la mafia y del propio sistema judicial. Tanto es el éxito que el propio Grisham le solicitó para dirigir la adaptación de otro de sus libros: Tiempo De Matar (1996).

Batman Forever
Batman Forever de Joel Schumacher

Batman supuso el inicio del declive en su carrera

Por estas fechas Schumacher ya tenia un renombre dentro del género de los thrillers por lo que Warner le contrató para sustituir a Tim Burton en la franquicia de Batman. Se tenía la premisa desde la productora de hacer los filmes con un tono más familiar. De esta modo podrían vender merchandising para los más pequeños. Así, en 1995 se estrenaría Batman Forever con Val Kilmer, Tommy Lee Jones, Nicole Kidman y Jim Carrey en los papeles principales. Los cambios fueron sustanciales con claras referencias al aspecto cómico y ligero de la serie de los ´60 del Batman de Adam West. Se recupera la figura de Robin y se aporta una historia más colorista e incluso histriónica aporte que da Jim Carrey. La película recibió tibias criticas, pero fue un éxito en taquilla. Tanto es así que se plantearon sendas películas más.

Batman & Robin la gran incomprendida

En 1997 vendría Batman & Robin con George Clooney, Chris O`Donnell, Uma Thurman, Alicia Silverstone y Arnold Schwarzenegger en los papeles principales. La película fue un fracaso tanto en crítica como en taquilla. Hasta los actores reniegan de ella. George Clooney afirmó que se arrepentía de su implicación en la película y Chris O’Donnell afirmaba que se sentía como si estuvieran filmando un videoclip. Sin embargo, yo voy a romper una lanza a favor de esta película, para mí, mejor que Batman Forever y vilipendiada en demasía.

Batman & Robin de Joel Schumacher
Batman & Robin

Hay un trasfondo más allá de lo que todo el mundo la crítica como el ser una película deslavazada o con detalles como los Bat-pezones, la Bat-tarjeta de crédito o las pantuflas de oso polar de Mr. Freeze. Estos no dejan de ser recursos cómicos sin más (el Batman de Adam West tiene momentos más vergonzantes). Este trasfondo se ve, por ejemplo, en la evolución de los personajes como la relación entre Batman y Robin. También en la humanidad de Mr. Freeze que, en su antecesora, el Dos Caras de Tommy Lee Jones queda reducido a ser el Coyote detrás del Correcaminos. Los decorados son más Gothamitas y no tan neoyorquinos como en Batman Forever… Como dato curioso, decir que no solo yo reivindico esta película, el propio Bob Kane, antes de morir, afirmó que la imagen que tenia de su Batman era la que aportaba George Clooney.  

Batman Unchained: la película de Batman pudo haber redimido el enfoque del director

Sendas películas, a pesar de que si la historia está mejor o peor llevada o es más o menos delirante, hay que reconocer que distraen. Y esto es lo más que se le puede pedir a una película de estas características. Sin embargo, la debacle fue tal que el proyecto de Batman Unchained que se esperaba para 1999 fue cancelado. El propio Schumacher llegó a suplicar a Warner que le permitiera hacer esta película argumentando que sería más seria y oscura. En ella Batman se enfrentaría a sus mayores pesadillas producidas por el gas del miedo del villano Espantapájaros.

«Joel quería atar todas las películas. Las películas de Tim Burton y sus películas, que se están acumulando hasta este momento» dijo el guionista Protosevich al respecto. Pero no pudo ser. Una lástima porque podría haber quedado cerrada esta etapa del murciélago con un mejor sabor de boca en los fans que el que ha dejado Batman & Robin.

Siglo XXI supuso el olvido de hollywood para con este cineasta

A pesar de este revés, Joel Schumacher supo levantarse y hacer películas dentro de su género estrella como Asesinato en 8mm (1999) con Nicolas Cage investigando el sórdido mundo de las películas snuff. Ya en el siglo XXI destacan sendas colaboraciones con Colin Farrell como son la película bélica Tigerland (2000) o la claustrofóbica Última Llamada (2002) donde Farrell es el desafortunado blanco de un francotirador que si no cumple sus exigencias que da a través de una cabina telefónica, tendría que afrontar terribles consecuencias.

El Fantasma de la ópera, de Joel Schumacher
El Fantasma de la ópera

En 2004 pudo, por fin, llevar a cabo un proyecto altamente perseguido como es la adaptación de El Fantasma de la ópera que le acarreó tres nominaciones a los Oscar y otras tantas a los Globos de Oro. Por último, reseñar la inquietante película El Número 23 donde vuelve a contar con Jim Carrey para introducirle en un mundo obsesivo y perturbador donde todo gira alrededor del número que da nombre al film. A ella le seguirían ya pocos más estrenos como el de Blood Creek (2009) con Henry Cavill y Michael Fassbender, Twelve (2010) y la ya mencionada última película Bajo Amenaza (2011)

Un director notable en la década de los 80 y 90 por su buen hacer dentro del género del thriller psicológico. Los tropiezos de sus dos películas de Batman le han pasado factura hasta el punto de que su carrera haya quedado totalmente olvidada. Este es otro caso que muestra un Hollywood desagradecido con este neoyorquino cuyo fallecimiento, por desgracia, ha pasado muy desapercibido.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre