Pensar en que los niños de nuestro país deberán permanecer en casa al menos 15 días, pone los pelos de  punta a la mayoría de padres, que no saben qué hacer con ellos tanto tiempo en casa.

Una de las cosas que más preocupan a los padres durante estas jornadas de contención de la epidemia de coranavirus es qué hacer con los más pequeños tanto tiempo en casa. Los centros educativos están cerrados en toda España y pronto pasará lo mismo con espacios culturales, deportivos, bibliotecas…

La idea de que los niños pasen días sin salir a la calle se convierte en un rompecabezas para padres que no saben cómo ocupar todas esas horas.

Fanfan, dentro de su serie de artículos con ideas para pasar la cuarentena, también ha pensado en los pequeños de la casa. Y para que estos días los pasen de la mejor forma posible, aquí os indicamos una serie de actividades que hacer con niños dentro de casa:

ESTUDIAR EN CASA

Más que una alternativa de actividad, estudiar en casa debe ser una obligación. El cierre de los centros educativos no puede significar un parón en la educación de nuestro hijos. Por ello, es importante que dedicamos algunas hora al día a repasar parte del temario que están tratando en su centro escolar. Ha realizar actividades relacionadas con las materias en curso. En definitiva, a continuar con su hábito de estudio para que el día que vuelvan a su centro educativo, no se convierta en una situación traumática.

LECTURAS EN ALTO

Esta actividad se puede desarrollar de dos formas diferentes en función de la edad del niño o adolescente.

En el caso de los más pequeños, podemos ser los padres los que es leamos a nuestros hijos libros en alto. Si se nos da bien la dramatización, incluso podemos utilizar diferentes voces o elementos de atrezzo para dar más realismo a la lectura y que los niños se enganchen a la narración.

Lectura a niños

Si elegimos libros clásicos de aventuras, conseguimos además el objetivo de acercar a los más pequeños a la literatura universal de todos los tiempos. Libros como Tom Sawyer, La isla del tesoro, La llamada de lo salvaje, La historia interminable, Tarzán de los monos, 20.000 leguas de viaje submarino, Un saco de canicas… son algunas de las obras que introducirán a los niños en la literatura real, despertarán su afición por la lectura y nos proporcionarán horas de entretenimiento dentro de casa.

Para los más mayores, podemos invertir los papeles. Que sean ellos los que lean en alto algunos de sus libros favoritos. De este modo, no solo les incentivamos a continuar con su hábito lector, además trabajamos la velocidad lectora, la pronunciación y la lectura compresiva.

CREAR UN GUIÑOL CASERO

Las manualidades siempre son una buena opción para entretener a los niños. Si además, esta actividad implica crear algo que podemos utilizar el resto de los días de nuestra cuarentena y mejorar su capacidad creativa, es una combinación ganadora.

Crear un guiñol casero es muy sencillo. Solo necesitamos una caja de cartón grande, papel o pinturas para decorar la caja como si fuera un escenario y unos guantes viejos o calcetines para crear los personajes.

Si para fabricar nuestros muñecos de guiñol utilizamos calcetines viejos, bastará con añadirles objetos que todos tenemos en casa para transformarlos en criaturas de guiñol. Unos botones pueden convertirse en ojos, un trozo de lana en el pelo y podemos añadirles lengua, dientes o lo que se nos ocurra con un trozo de fieltro y unos rotuladores.

Si escogemos la opción de los guantes para fabricar nuestros muñecos, nuestro guiñol será de formato más pequeño y bastará utilizar los dedos de unos guantes de lana y añadirles elementos para dar forma a los ojos, la boca, las manos…

Una vez fabricado el escenario y creados los muñecos, es hora de escribir una historia. Los más pequeños se convertirán así en sus escritores favoritos e inventarán las aventuras de sus propios personajes.

También hay espacio para la improvisación en nuestro escenario de guiñol. ¿Quién creará la historia más emocionante?

VISITAS VIRTUALES A MUSEOS

En la Comunidad de Madrid, los principales museos ya han cerrado sus puertas por la crisis sanitaria que estamos atravesando. Sin embargo, que no podamos asistir de manera presencial, no significa que no podamos conocer las principales obras de las colecciones de nuestras pinacotecas.

A partir de esta crisis, nuestros museos han creado una oportunidad. Haciendo uso de sus páginas web y sus redes sociales, instituciones como el Museo Nacional de Prado se cuelan en las casas de los ciudadanos para enseñarnos sus tesoros.

El Prado ya ha puesto en marcha un iniciativa que consiste en explicar cada día una de sus obras más emblemáticas. A través de su cuenta de Instagram, su director Miguel Falomir ha explicado ya El lavatorio, de Tintoretto. Y su jefe de conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte, Alejandro Vergara, realizó un paseo virtual por la colección de pintura holandesa del Prado.

Cuadro 'El lavatorio' de Tintoretto, que se puede visitar en el Museo Nacional del Prado
Cuadro ‘El lavatorio’ de Tintoretto, que se puede visitar en el Museo Nacional del Prado

El Museo Reina Sofía también apuesta por hacer llegar a todos los ciudadanos sus magníficas exposiciones a través de material digital para todos los públicos. Vídeos de exposiciones, conferencias variadas o un catálogo de gran calidad son algunos de los materiales que podemos consultar desde casa y compartir con los más pequeños para acercarlos al arte disponible en nuestros museos.

Una vez hechas las visitas, podéis jugar a crear vuestra propia versión de una de las obras que más les hayan gustado. Dales una cartulina y un juego de ceras de colores o rotuladores y que dejen volar su imaginación. ¿Serás capaz de adivinar cuál es la obra de referencia en la que se han inspirado?

EXPERIMENTOS CIENTÍFICOS EN CASA

La ciencia nos ofrece numerosas posibilidades para entretener a los más pequeños a la vez que aprenden. Y los objetos más cotidianos y presentes en todas las casas son susceptibles de convertirse en una actividad divertida que los mantenga entretenidos. Aquí os damos algunas ideas:

– Escribir con tinta invisible

¿A qué niño no le gustaría escribir mensajes secretos? Es muy fácil con algo tan sencillo como zumo de limón y una vela.

Tan solo necesitaremos exprimir un limón y que nuestro hijo escriba en un papel ayudado por una pincel o una bastoncillo de algodón. Podrá crear su mensaje secreto así de sencillo. Y una vez se haya secado, bastará con acercar una vela por debajo del papel, manteniendo distancia para que no se queme el papel, para que aparezca el mensaje.

–  Aerodeslizador casero

Hacer un aerodeslizador en casa es un experimento muy sencillo. Solo necesitamos un globo, un CD, un tapón de plástico de una botella y pegamento.

Pegamos el tapón de plástico en CD justo alrededor del agujero central. Hay que segurarse de que no queden huecos entre el borde del tapón y el CD.

Una vez seco el pegamento, introducimos la boquilla del globo desinflado en el tapón. Podemos asegurarlo con cinta adhesiva para que no se escape.

Ahora, procedemos a llenar el globo a través del agujero del CD y la boquilla de plástico. Una vez lleno el globo, mantenemos presionada la boquilla para que no se escape el aire. Lo acercamos al suelo y soltamos la boquilla para que salga el aire y se deslice nuestro CD por toda la casa. Podéis hacer una carrera de aerodeslizadores y que gane el más rápido.

BÚSQUEDA DEL TESORO

A los niños les gustan los juegos que implican encontrar pistas, resolver acertijos y pasar pruebas. Por eso, la búsqueda del tesoro es un entretenimiento que siempre les resulta muy atractivo. Es muy fácil de organizar, y los pequeños puedes entretenerse durante horas.

Consejos para crear vuestra propia búsqueda del tesoro en casa.

1.- Inventa una historia que sirva de hilo conductor para el desarrollo del juego.

2.- Crea diferentes pruebas y acertijos que tengan que resolver y les mantengan enganchados al juego.

3.- Explícales muy bien qué tienen qué hacer, en qué consiste cada prueba y cuál es el tesoro que deben encontrar.

4.- Escoge un tesoro atractivo para que se impliquen más.

Una vez organizado, ¡que dé comienzo el juego!

COCINA CON ELLOS

Aunque muchas veces no nos hayamos dado cuenta, dentro de nuestros hijos hay cocineros en ciernes. Y a muchos de ellos, implicarse en la cocina es una actividad que le gusta mucho.

Cocinar cada día para la comida, la cena y los snacks diarios lleva mucho tiempo. Minutos que podemos compartir con ellos y que aprendan a hacer sus recetas favoritas.

No hace falta que intentes convertir a tu hijo en Masterchef el primer día. Es mejor comenzar con plato sencillos que seguro que le encanta, como unos espaguetis con tomate y salchichas; un arroz a la cubana; o unas verduras en tempura.

Aprenderán sobre alimentación, utensilios de cocina y les encantará comerse los platos que ellos mismos han cocinado.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram y YouTube.

1 Comentario

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre