Especialista en potenciar la generación de ideas y el desarrollo de la creatividad y director de la Escuela de negocios de La Salle (Madrid), Jesús Alcoba ha publicado recientemente Inspiración (Alianza Editorial), un libro que divulga los estudios científicos que existen sobre este fenómeno. «La inspiración es uno de esos fenómenos incomprensiblemente soslayados en el ámbito empresarial cuando, realmente, posee claros beneficios en varios sentidos. En primer lugar, produce bienestar e incrementa la productividad, aspectos ambos esenciales e irrenunciables en cualquier organización. En segundo lugar, según los estudios, la inspiración es una cualidad hoy buscada en quienes deben liderar, y de ahí que hablemos de liderazgo inspirador. Por ese motivo es un concepto de plena actualidad y, desde luego, de plena aplicación en la arena empresarial contemporánea», comenta Alcoba en una entrevista realizada por M.D. Desde su punto de vista, “inspiración y creatividad son dos fenómenos complementarios”, aunque diferentes entre sí.

“Por un lado, la inspiración es un estado, mientras que la creatividad es una habilidad. Por otro, mientras que la inspiración es básicamente incontrolable, la creatividad se puede provocar y aprender”, asegura.Y pone como ejemplo las palabras de Percy Bysshe Shelley, escritor inglés y marido de la reconocida Mary Shelley, autora de Frankenstein. «Decía que en cuanto la composición comienza, la inspiración desaparece. El problema que tenemos con la creatividad es que ha pasado a ser un concepto tan amplio que dificulta hablar de manera precisa de todos estos fenómenos. De hecho, yo suelo decir que ya no es un concepto, sino que se ha convertido en un hiperconcepto cuyo valor explicativo es ciertamente limitado”, reflexiona.

La aparición de ‘facilitadores’ como el laboratorio de ideación disruptiva Synapse acerca la meta

En cualquier caso, Alcoba explica que ambas forman parte del ciclo completo de la innovación, que “tiene que ver con transformar una idea en un producto, servicio o experiencia de valor y, a continuación, con lograr que ese valor finalmente produzca un resultado positivo en forma de negocio. En este esquema, la inspiración es el estado responsable de la génesis de la idea. La creatividad es el trabajo ulterior que desemboca en el producto, servicio o experiencia”.Pero ¿cómo puede llegar esa inspiración? El director de La Salle no cree que sea algo innato, sino que puede alcanzarse a través de los “facilitadores”, con los que trabaja en su laboratorio de ideación disruptiva: Synapse. “Nos hemos dado cuenta de que en muchos momentos necesitamos buenas ideas. Para crear productos, para elaborar mensajes, para generar proyectos y también para diseñar servicios o experiencias. Y no es fácil alumbrarlas. Por eso hemos creado este taller práctico de una mañana, en el que los participantes pueden generar las ideas que necesitan para alimentar sus retos”, afirma.El objetivo a lograr es que el alumno sea consciente de sus propios procesos de creación. “Nuestra manera de trabajar crea un contexto de trabajo creativo, atento ydedicado en el que los estímulos y tareas que hemos diseñado impulsan la capacidadde ideación de los participantes. No hay teoría. Es 100% dinámico y práctico”, comenta.

En ese sentido, en opinión de Alcoba hay algunas claves que es interesante destacar.“La primera de ellas es lo que podríamos denominar pensamiento interseccional. Llamamos intersección al cruce entre disciplinas, es decir, a lo que ocurre cuando la cocina se encuentra con la química o a lo que pasa cuando el diseño industrial se cruza con la biología. Es ahí donde surge la inspiración y donde se desencadena la innovación. Por otro lado, cada vez le doy más valor a eso que llamamos la mente errante, que es ese proceso de soñar despiertos que experimentamos en la ducha, o cuando salimos a correr, o cuando estamos realizando cualquier otra tarea que no nos requiera mucha atención. Es en esos momentos cuando nos surgen ideas. Por tanto, hay que intentar provocarlos”, recomienda. Respecto a la medición de la inspiración, asegura que aún queda mucho por hacer. “Conocemos algunos procesos neurales que están relacionados con ella, pero es un fenómeno sumamente complejo. Por otro lado, su carácter de estado súbito y subjetivo dificulta en gran medida su análisis”. No obstante, el autor de Inspiración afirma que tampoco es imprescindible medirlo todo. “Hay muchas otras cosas en la vida que no medimos, y que sin embargo nos llenan, como el amor”, concluye.

La obra de este experto, ‘Inspiración’, analiza de forma exhaustivo un proceso que afecta a la vida, la empresa, el trabajo…

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre