corral cervantes

La única mujerMarie Benedict – Editorial Planeta – 19.90 €

La autora de A la sombra de Einstein, Marie Benedict, vuelve al panorama literario con una nueva novela histórica titulada La única mujer, y editada por la Editorial Planeta. En esta ocasión nos hace viajar en tiempo, hasta 1933, y en lugar, Viena primero y Estados Unidos después, para relatarnos la historia de una mujer extraordinaria y adelantada su tiempo. Y es que Hedy Lamarr no solo fue una exitosa actriz de Hollywood sino que fue mucho más.

¿Cuál es el argumento?

Viena, 1933. Los días de la joven y bella Hedy Kiesler pasan entre ensayos, funciones de teatro y la tranquilidad que reina en casa de sus padres. Tras dejar atrás la película Éxtasis, que tantos quebraderos de cabeza trajo a sus padres así como a otra mucha gente, por algunas escenas que sobrepasaban ciertos límites, se está dedicando por completo al teatro. Una vez se encuentra encima del escenario puede hacer lo que tanto le gusta: adoptar las personalidades de otras personas, vivir y brillar como si fuera cada una de ellas, actuar según el papel que le corresponda y hacer disfrutar a todos los que hasta allí se acercan. En una palabra, interpretar. Y, por supuesto, dar lo mejor de sí.

La única mujer, ficción histórica de Marie Benedict – image @Planetadelibros

Un noche, justo al acabar su actuación, algo le saca de uno de sus momentos mágicos, pues cuando se encuentra en el escenario, varios acomodadores aparecen en escena y le entregan ramos de flores, uno a uno, y depositando el resto a sus pies, para sorpresa y perplejidad de los demás actores de reparto. Se enfada y se preocupa y se dirige hacia su camerino con una extraña sensación y pensando en que necesita saber quién se esconde detrás de ese cumplido.

Conoce a Friedrich Mandl

No tarda demasiado en darse cuenta quién es la persona que le ha enviado esas flores: Friedrich Mandl. Según le cuenta su ayudante de camerino, se trata de un señor que no tiene buena reputación con las mujeres, llegando incluso una de ellas a intentar suicidarse. Esas pequeñas pinceladas la ponen en alerta, pero decide no hacer demasiado caso.

Sin embargo, Friedrich Mandl no tardará en volver a dar señales de vida. Se nota que está encaprichado e interesado en ella. Una invitación a un té o café, otra a cenar, a dar un paseo… y así van sucediendo los días hasta que al poco tiempo, Friedrich decide pedirle la mano a su padre. Y éste no puede hacer otra cosa que concedérsela porque podría ser la tabla de salvación tanto para ella como para su familia.  Son judíos y cree que así podrán protegerse de los nazis.

Se convertirá en un opresivo matrimonio en el que dejará de lado su verdadera pasión para convertirse en la mujer y florero del traficante de armas de Hitler y Mussolini. Se siente ignorada y subestimada por todos a su alrededor. Sin embargo, escucha los planes secretos del Tercer Reich cuando acompaña a su esposo a fiestas y cenas de negocios, y empezará a entender y comprender muchas cosas. Más de las que nadie podría imaginar.

Decide que debe huir e irse a Hollywood

Las cosas no van bien. Se siente ninguneada por todos, y en especial por su marido. Se cree su amo y señor, que está por encima del bien y del mal y que ella tiene que someterse a él y a sus deseos, cualesquiera que sean. A la mínima que Hedy muestra su disconformidad o da su opinión, Friedrich puede reírse  de ella o tomar represalias, en función del día que tenga. Cada vez se siente más pequeña, menospreciada e incluso maltratada. Sí, no es la primera vez que él, queriendo mostrar su poder o su valentía, acaba tratándola realmente mal y tomándola por la fuerza tantas veces como se le antoje.

Siente que tiene que cambiar de vida. Que esa no es la que quiere  vivir. Y decide ponerse manos a la obra en idear un plan. Un plan que le permita escapar y dejarlo todo atrás. Sin embargo, en un primer momento no sale tan bien como imagina. Las cosas se tuercen y su marido acaba encontrándola. Esta acción hace que el traficante vuelva a mostrar su lado más oscuro y toma algunas medidas drásticas para que no vuelva a suceder.

Pero Hedy no se amedrenta y vuelve a las andadas. Pone en marcha un nuevo plan y acaba saliéndole bien. Embarca y pone rumbo a Hollywood.

Nueva vida convirtiéndose en icono del cine y sus inicios como científica

Y una vez en Estados Unidos, Hedy cambia su nombre para tener un nombre artístico que enganche y tenga cierta fuerza, convirtiéndose así en Hedy Lamarr. Allí es donde su carrera profesional como actriz vuelve a arrancar y llega a ser un auténtico icono del cine. Sin embargo, nadie sabe gran cosa de su pasado, de su matrimonio o de sus raíces. Y mucho menos de todo lo que aprendió y comprendió en su vida pasada. Tiene una idea que puede beneficiar a los que luchan contra los nazis y busca a alguien que pueda apoyarla para ponerla en marcha.

Marie Benedict, autora de La única mujer
Image vía Authormariebenedict.com

Sobre a autora: Marie Benedict

Marie Benedict ha sido durante décadas abogada litigante en dos de los principales bufetes de abogados de Estados Unidos. Se graduó magna cum laude en Historia e Historia del Arte en el Boston College y en Derecho en la Universidad de Boston. Mientras ejercía como abogada, Marie imaginó cómo sería desenterrar las vidas silenciadas de mujeres de la historia y acabó embarcándose en una nueva serie narrativa de novelas históricas. La primera de ellas es A la sombra de Einstein (Planeta, 2019), sobre la vida de Mileva Maric, la primera esposa de Albert Einstein, a la que siguen Carnegie’s Maid y La única mujer. Bajo el seudónimo de Heather Terrell, Marie ha publicado otras tres novelas históricas: The Chrysalis, The Map Thief y Brigid of Kildare.

Opinión personal sobre La única mujer

El novelista francés Gilbert Cesbron decía que «la personalidad se parece a un perfume de calidad: quien lo usa es la única persona que no lo huele«. Y, por otro lado, hay una frase de Patrick Suskind que dice que «el perfume vive en el tiempo«. Sí, probablemente, te estés preguntando qué tendrán que ver estas frases de perfumes con esta nueva novela de Marie Benedict. Pero te diré que tienen cierta relación. Y es que, la personalidad de la protagonista de esta ficción histórica, se parece a un perfume de calidad, pues no hay más que leer La única mujer para darse cuenta de ello.

Una mente brillante y con ideas propias desde que apenas era una niña (para la incomprensión de su madre). De las que va brillando cada vez más conforme van pasando los años. De esas personas excepcionales que aprenden con rapidez y que, frente a las adversidades, crecen y florecen aprovechando los problemas para convertirlos en oportunidades, y cuyas ideas viven y perduran en el tiempo. Y prueba de ello, su capacidad de concebir la teoría del espectro ensanchado, precursor del actual wifi o el GPS, entre otros.

Y así, con estas pequeñas pinceladas, es como empiezo esta opinión personal acerca de La única mujer. Una biografía novelada, si me permites la expresión, bastante bien escrita y que nos descubre un poco más a la persona que se escondía detrás de Hedy Lamarr, el icono de cine de Hollywood que tanto que hablar dio y que muchos veneraron.

Características de la pluma de Marie Benedict

Con una prosa sencilla y agradable, sin grandes florituras y amena, está escrita en primera persona y se compone de dos partes diferenciadas. La primera de ellas se encuadra en la Viena de la primera mitad de la década de los años 30. En ella se relata su pasión por el mundo de la interpretación en el teatro, la relación con su familia, así como cuando conoce al traficante de armas de Hitler y Mussolini, Friedrich Mandl, se casa y los primeros años como esposa de éste. La segunda, sin embargo, arranca en Londres, Inglaterra, a bordo del SSN Normandie, para acabar en Estados Unidos y relatándonos su vida en el continente americano.

Con un perfecto equilibrio entre ficción y autobiografía, Marie Benedict ha sabido crear una ficción que cautiva desde el principio y que mantiene pegado al lector a lo largo de lass 365 páginas que la componen. Con ella, además de relatarnos parte de la historia de esta bellísima, admirada, talentosa y brillante mujer, nos introduce de manera magistral en la época histórica en la que se ubica haciéndonos sentir cada momento, situación y circunstancia. Desde cómo se siente la población en general y los judíos en particular (no nos olvidemos que ella también lo es), a los planes de Mandl para ir aumentando su fortuna, a sus relaciones con los diferentes políticos, a la asistencia a diferentes cenas de gala donde se decidían muchas cosas, e incluso, la propia Guerra Mundial, podría decirse, desde dentro.

Sin duda, aspectos que denotan el gran trabajo de documentación e investigación que ha habido detrás de la escritura de la única mujer.

Ambientación y escenarios

Como he avanzado anteriormente, la ambientación y los escenarios son buenos, en mi humilde opinión, en especial el contexto histórico. Pero tampoco debemos olvidarnos de algunos complicados momentos que vive la protagonista: esos escenarios en los que es víctima de un marido que hace lo que quiere con ella; las situaciones en las que le hace sentirse como un florero, sin voz ni voto; los abusos que sufre o el encierro en una verdadera jaula de oro (su propia casa o, mejor dicho, mansión) que no le permite otra cosa que alguna esporádica salida a casa de sus padres; la constante vigilancia a la que se ve sometida mientras permanece en Austria…

Pero también muchos otros escenarios y momentos diferentes a las anteriores cuando huye a Estados Unidos y comienza una nueva vida. Sus triunfos y premios en el cine, así como el lugar donde empiezan a gestarse sus proyectos científicos, sus ideas….

¿Qué decir en cuanto a los personajes?

No hay mucho que decir más allá de que están bien perfilados y caracterizados. En mi humilde opinión, cada uno de ellos resulta bastante real y te transmite diferentes sensaciones, como debe ser.

Sin embargo, me gustaría remarcar algo que me ha llamado la atención. Es cierto que se trata de una novela fascinante y que la historia está bien relatada, y en muchas ocasiones de forma muy pormenorizada, pero, aquí viene mi pequeño y habitual “pero”, me ha dado la sensación que no se ha ahondado demasiado en su faceta científica. Me hubiera gustado que se profundizara más en ella, en cómo sintetizaba sus ideas, en los bocetos que dibujaba, en cómo analizaba las cosas, en las notas que iba escribiendo con todo el conocimiento adquirido mientras asistía a esas cenas, más detalles con sus conclusiones…

Mis conclusiones finales sobre La única mujer

Como ya habrás intuido, esta nueva ficción de Marie Benedict me ha gustado mucho. Es de esas que, además de engancharte desde el principio, te muestran a una protagonista increíblemente interesante, no solo por su talento para el séptimo arte y su belleza, que también, sino por presentarnos a una mujer fuerte, luchadora y con gran entereza, con una mente muy lúcida y muy adelantada a su tiempo, y unas convicciones tan férreas que no hacen otra cosa que despertar admiración y curiosidad, a partes iguales.

Si te apetece conocer un poco más de cerca a la protagonista de Sansón y Dalila, Cargamento blanco o Ambición de mujer, no dudes más y dale una oportunidad a La mujer única. ¡Te encantará!

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre