Disponibles desde el 28 de junio de 2018 en Nintendo Switch

Playdead es un pequeño estudio indie danés, que sorprendió a propios y extraños con una producción de bajo presupuesto que consiguió acaparar críticas muy positivas en su lanzamiento: Limbo. Su apariencia de juego en dos dimensiones, con un aspecto visual que solo mostraba imágenes en blanco y negro, escondía un planteamiento brillante, en el que los rompecabezas y las secciones de plataformas se llevaban todo el protagonismo.

Su siguiente trabajo, Inside, no es una secuela al uso, pero se le puede considerar un sucesor espiritual, ya que comparten muchos elementos característicos. Los dos títulos llevan algunos años en el mercado, pasando por casi todas las plataformas disponibles en la actualidad, pero ha sido este pasado verano cuando, por fin, los usuarios de Nintendo Switch han podido disfrutar con su propuesta en la consola híbrida de la compañía japonesa.

El mundo implacable y despiadado de ‘Limbo’ e ‘Inside’

Tanto en Limbo como en Inside, los aficionados controlan el destino de un niño indefenso, que se encuentra solo y perdido en un mundo desolador. Lo cierto es que apenas se dan pistas sobre estos personajes, ya que no hay ninguna información sobre su pasado o los motivos por los que se encuentran en ese lugar, pero no tardarán en darse cuenta que la muerte les acecha a cada paso que dan.

En ambos juegos, el planteamiento es el de un plataformas en dos dimensiones, con un alto componente de resolución de puzles. Los jóvenes protagonistas no portan ningún arma, ni tienen la suficiente fuerza bruta como para enfrentarse a los enemigos, así que la mecánica básica consiste en correr para ponerse a salvo, esconderse de la vista de sus perseguidores o disimular, cuando la situación lo requiera.

Muchos de los seres que pueblan los escenarios quieren capturarlos, devorarlos o liquidarlos, así que no les queda más remedio que ir con pies de plomo y usar su ingenio para poder salir adelante. Tampoco hay que olvidar el propio entorno, ya que guarda sorpresas desagradables, y no es extraño encontrar trampas o mecanismos ubicados en los lugares más insospechados.

Inside

Visualmente simple, pero efectivo

Uno de los principales atractivos de estas propuestas, reside en su apartado visual y la ambientación que transmiten. Los colores tienen tonos apagados, muy en consonancia con el aspecto minimalista que quieren mostrar sus creadores.

El sistema de luces y sombras ha recibido un tratamiento fantástico, logrando unos contrastes entre claridad y oscuridad bastante solventes. A destacar los niveles acuáticos incluidos en Inside, ya que han ganado peso respecto a Limbo y han sido implementados de forma magistral dentro del conjunto.

Un rasgo distintivo de estas obras, es que la música apenas tiene presencia. Aparece muy pocas veces para añadir tensión y angustia, pero de una forma casi imperceptible. Todo el protagonismo recae sobre los efectos de sonido, que acompañan de una forma coherente los acontecimientos que se presencian en pantalla.

Limbo

Lúgubre y tétrico

La atmósfera que envuelve a los aficionados es inquietante y estremecedora, creando una sensación opresiva que les acompañará durante toda la aventura. Hay multitud de detalles que invitan a la reflexión, con imágenes espeluznantes y macabras de gran impacto visual. Tanto Limbo como Inside quieren tocar la fibra sensible de la persona que lo está jugando, aunque sea mostrando una escena de cause rechazo o mostrando acontecimientos que le desconcierten.

Aunque los protagonistas solo se mueven en dos dimensiones, muchos de los acontecimientos suceden en segundo plano, dotando de profundidad a los escenarios. Este recurso también se usa para hacer avanzar la narrativa, que es completamente visual, sin líneas de texto ni diálogos que ayuden a entender lo que está pasando. En ocasiones, los usuarios serán testigos de hechos que van ocurriendo sin que puedan hacer nada, aunque otras veces sí que se les permitirá intervenir de alguna forma.

Inside

‘Limbo’ e ‘Inside’

Aunque ambos títulos tienen un planteamiento muy similar, se siente una evolución en la segunda entrega, ampliando algunos conceptos y potenciando otros, que hace que destace por encima de su antecesor.

El apartado que más brilla son los rompecabezas, con un genial e imaginativo diseño. La ambientación también destaca, por la sensación de angustia y desasosiego que puede llegar a provocar, permitiendo a los aficionados perderse en un mundo oscuro y misterioso.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre