Y a 15 millones de personas en todo el mundo. Las competiciones reguladas y ligas de videojuegos son una industria en claro crecimiento, sin embargo, todavía podemos decir que es un sector inmaduro. Su evolución es imparable y ya se habla del sector de los deportes virtuales como una disciplina de futuro en los Juegos Olímpicos, y la Universidad Isabel I es la primera institución académica que apuesta por el desarrollo del sector.

Un sector en crecimiento exponencial

¿Participar en una liga reglada de videojuegos es hacer deporte? A esta pregunta, hay muchos agentes sociales que ya responde con un “sí”. Y es que, aunque no se trata de una fórmula tradicional de practicar deporte, si que tiene muchas similitudes, tanto a nivel organizativo como de seguidores, con los deportes de competición tradicionales.

Al igual que sucede con la alta competición deportiva, los e-Sport han generado una industria de competiciones completamente estructuradas en las que se ven implicados gamers (jugadores) y también equipos, ligas, publishers, organizadores, broadcasters, patrocinadores y espectadores. Un sector económico en evolución que, según Newzoo, la consultora de referencia en el sector, en el año 2017 ingresó 655 millones de dólares en todo el mundo. La cifra en España alcanzó los 14,5 millones de euros en 2016, según datos de Superdata.

Este volumen de ingresos está directamente relacionado con los espectadores de esta disciplina en auge, a los que denominan entusiastas, y que, en 2017, alcanzó la cifra de 143 millones en todo el mundo. Un número que aumenta cada año y que Newzoo estima llegará a los 250 millones en 2021. Solamente en nuestro país, la cifra actual es de 2,6 millones de entusiastas.

cyber sport
El número de espectadores crece de forma exponencial

Una industria que genera un empleo de calidad

La industria del videojuego destaca en la economía española por su importante aportación en la generación de empleo de calidad. Según el ‘Estudio de Impacto Económico de los Videojuegos’ presentado por la Asociación Española del Videojuego (AEVI), esta industria genera 8.790 puestos de empleo directos en España. De los cuales, 300 son específicamente del sector del e-Sport e incluyen 100 jugadores profesionales. Con estos números, la industria del videojuego impacta en la economía española con nada menos que 3.577 millones de euros.

Teniendo en cuenta este fuerte crecimiento, no es de extrañar que ya se hable de los e-Sports como deportes olímpicos. De hecho, ya se ha confirmado que estarán entre las disciplinas de competición de los Juegos de Asia, programados para 2022, y se espera que los Juegos Olímpicos de 2024, que tendrán lugar en Los Ángeles, incluiyan algún tipo de modalidad de estas competiciones virtuales. De momento, en países como Corea, China o Finlandia, los e-Sport ya tienen categoría de deporte olímpico de segundo nivel.

Como ya hemos indicado, un estudio interno de la AEVI cifra en 300 el número de personas que trabajan en el sector de los e-Sports actualmente en España, cifra que incluye a los 100 gamers profesionales. Y lejos de ser una cifra fija, el colectivo confía en que se producirá un crecimiento que aumentará esta cifra hasta los 1.000 trabajadores en el próximo año 2020.

Esto esta directamente relacionado con que nuestro país es cuna del proyecto de competiciones PlayStation League. Fue en España donde nació y se lanzó internacionalmente esta aspiración de PlayStation. Y su interés ha traspasado las pantallas para llegar a impregnar al deporte tradicional, donde empresas como Dorna, organizador del Mundial de MotoGP, ha creado su propia competición de videojuegos. También clubes como el Baskonia han incluido secciones en varios juegos.

Una apuesta universitaria

Si crece el número de participantes, tiene que crecer a su vez la especialización en el este sector. Y tras esta apuesta de futuro se encuentra la Universidad Isabel I, la primera institución académica online que apuesta por el potencial de los e-Sports como elemento propio y diferenciador.

Los elementos más potentes de su decisión de ser no solo la universidad del deporte tradicional, sino también del deporte virtual, se consolidaron a comienzos del año 2018, cuando la institución firmó una alianza con Positive SimRAcing (PSR) para entrar a formar parte de la disciplina de deporte virtual más avanzada tecnológicamente: la simulación automovilística. Desde entonces patrocina este equipo de la élite mundial que se sitúa en el puesto 16 del Campeonato de Fórmula 1 mundial, y que cuenta con tres pilotos, de sus 32, entre los mejores del mundo.

Pero el interés de la Universidad Isabel I por la competición virtual es mucho más ambiciosa que solo patrocinar un equipo de primera. Su apuesta es por convertirse en la entidad educativa de quienes creen que la industria del videojuego es su salida profesional. Para ello, ha desarrollado una mención especial dentro de su Grado en Ingeniería Informática. La Mención en Diseño y Creación de Videojuegos. Un itinerario formativo específico para desarrollar profesionales que conozcan profundamente el lenguaje y la tecnología empleados en el diseño, la creación y la producción de videojuegos.

e-sport
Una apuesta universitaria

Además, su apuesta va más allá de la parte técnica o artística de la profesión. La Universidad Isabel I ofrece además un Postgrado en Desarrollo de Negocio en Videojuegos. Una formación más orientada al negocio y a los KPI’s más importantes de esta industria, donde se capacita a sus estudiantes en áreas como las ventas y la distribución de videojuegos. Permitiendo así que los más de 400 estudios de desarrollo de videojuegos que hay en nuestro país, cuenten con profesionales enfocados al negocio y las finanzas de las grandes producciones que actualmente firman los diseñadores españoles de juegos virtuales.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre