Nuestro país cuenta con algunas ciudades que merecen mucho la pena ser visitadas en esta época del año

Octubre es una de las mejores épocas para viajar, ya que es un mes perfecto para hacer algún plan con amigos o en familia, en ciudades que ofrezcan actividades que permitan desconectar y decir adiós a la depresión posvacacional. En muchos lugares todavía se puede disfrutar de buen clima, comienzan las carteleras de importantes eventos culturales, los lugares están menos congestionados y, muy especialmente, los precios bajan considerablemente. Esto los convierte en destinos ideales para viajar en octubre.

Reservar un vuelo este mes puede suponer un ahorro de hasta 25 %, mientras que los paquetes «vuelo + hotel» se pueden conseguir hasta un 27 % más barato, según datos de la agencia de viajes online Rumbo.es. Si tenemos en cuenta todos estos datos, solo queda preguntarse una cosa: ¿A qué ciudades merece la pena viajar en octubre? La decisión no es nada fácil, por eso hemos elaborado una selección con los destinos más interesantes para recibir el otoño.

Lugares a los que viajar en octubre

  • Granada: una ciudad con un encanto especial
Viajar en octubre
La Alhambra de Granada

Este mes es la época ideal para disfrutar de la ciudad nazarí. Ya se ha superado el calor abrasador del verano y todavía faltan algunas semanas para que llegue el intenso frío del invierno, así que el clima es de días cálidos y noches frescas, con alguna lluvia que deja en las zonas verdes colores que realzan sus atractivos históricos y turísticos, como la majestuosa Alhambra. Otra razón más: los bares —con sus famosísimas tapas— comienzan a llenarse de vida aprovechando las últimas terrazas del año.

Los amantes del séptimo arte tienen una cita ineludible en el Granada Noir 2019, un festival dedicado al cine negro, en el que además se podrá disfrutar de literatura, exposiciones, conciertos y charlas sobre este apasionante género. Y muy importante en una visita Granada: nunca olvidarse de los tan conocidos encuentros flamencos en lugares icónicos como el Albayzin ¡Cita obligatoria!

  • Pamplona: la ciudad que brilla en otoño
Viajar en octubre
Pamplona

Muchos quizás no lo saben, pero una de las ciudades que más resplandece en esta época del año es Pamplona. El follaje crea un adorno que hace que adquiera un color digno de ser fotografiado. Sus bares y restaurantes —con una de las gastronomías más emblemáticas de España— se mantienen repletos, en especial los días de lluvia, ya que son un punto de encuentro para disfrutar de la ciudad con los amigos. Pero vivir la naturaleza es la excusa de mayor peso para viajar en octubre a Pamplona.

Muy cerca se encuentra la Selva de Irati. Explorarla y perderse entre sus ríos y árboles en esta época se traduce en una velada mística. Otra excursión obligatoria es el Nacedero del Urederra, en el Parque Natural de Urbasa, un paraje natural de cascadas color turquesa, que en octubre resplandece rodeada de las hojas caídas de los árboles. Hacer senderismo descubriendo sus aguas es una de las experiencias más enriquecedoras que puede haber.

  • Valencia: la «segunda primavera» del año
Viajar en octubre
Valencia

Esta ciudad rebosa de vida una vez que llega el otoño. De hecho, es conocida por su cálido y, a veces, variable clima. Todavía en octubre existe la posibilidad de seguir disfrutando de la playa algunos días, y las calles siguen repletas de terrazas. Los teatros suben el telón, el Palau de la Música inicia su nueva temporada, se inauguran nuevas exposiciones y los parques se llenan de música.

En los días de lluvia se pueden visitar las Reales Atarazanas del Grao de Valencia, una joya gótica declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional, que albergaba una fábrica de barcos. A pocos pasos, hay restaurantes para degustar un suculento arroz ¿Tiene Valencia la mejor paella? Eso lo decidirás tú.

  • Reikiavik: el primer encuentro con la nieve
Reikiavik
Reikiavik

En otoño la «tierra de hielo» sigue dando tregua con respecto al clima. Es más, hay quienes consideran que es el momento ideal para visitarla porque, si hay suerte, puedes tener el privilegio de ver los primeros copos de nieve del año que, mezclados con los árboles y el musgo, producen una explosión de colores fascinante.

Todo esto sin temperaturas en estado de congelación. Reikiavik es el punto de partida ideal para llegar a parques naturales —como el Thingvellir—, lagos, volcanes y a las Cataratas de Lava Hraunfossar, las únicas que nacen de un campo de lava. Curioso, ¿verdad?

  • Dublín: la capital de los festivales de otoño
Dublín
Dublín

Esta ciudad promete marcha todo el año, pero en otoño los festivales tienen un especial protagonismo. Hay para todos los gustos y todos los caprichos. Uno de los más importantes es el Open House Dublin —del 11 al 13 de octubre—, cuando emblemáticos edificios de la ciudad abren sus puertas al público para conocer su historia y todo lo que esconden estas joyas.

La Semana de la Música de Irlanda —del 1 al 5— es otro de los acontecimientos que nadie quiere perderse, al ser una oportunidad magnífica de conocer a las bandas emergentes. Y para cerrar el mes, y comenzar Halloween a tope, está el Bram Stoker Festival —del 25 al 28—, un homenaje gótico al autor de Drácula. Música, charlas, literatura, cine y hasta un poco de magia, pero el colofón es el Macnas Parade, un desfile del terror único. Vamos, uno de los eventos más frikis del mundo.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre