Lo dice Ramón Sampedro en la película ‘Mar adentro’ (Alejandro Amenábar 2004): «Yo creo que allí no hay nada», le explica a su amiga Ramona cuando ésta le dice que le quiere y que le va a ayudar a morir. Es tanto el amor de ella que ya no puede ver más como su amado está encerrado en su propio cuerpo de por vida. Y es que vida, para Ramón Sampedro, es morir, y zambullirse bien adentro del mar, un mar que le dio todo y que también se lo quitó.

Mar adentro. Ramona
Ramona Maneiro, Foto: El Correo Gallego

Un camino lleno de dificultades hacia la propia muerte

La película, ganadora del Oscar, puede verse hoy, por ejemplo, en Movistar+. Y su visionado nos mete de lleno en la actualidad, ya que se acaba de aprobar la ley de la eutanasia en el Congreso hace un par de días, con bastante polémica, (como siempre la ha tenido este tema). Y es que Ramón Sampedro fue uno de los primeros impulsores de la eutanasia, a través de su lucha legal y finalmente con su muerte, planeada de forma que no hubiera culpables, con diversas manos participantes de un modo tal que a nadie se pudiera incriminar. Siete años después, cuando el delito ya había prescrito, fue la propia Ramona la que admitió haberle dado el veneno y también realizar la grabación de la muerte.

Ramón Sampedro: «Derecho a morir»

Intentando justificar la disposición sobre la propia vida

De alguna forma, Ramón estuvo siempre obligado a justificar ante la opinión pública por qué quería morir. Imagino que esto estuvo motivado, entre otras razones, por la oposición de su familia, por el hecho de que era un delito en esos momentos, y también, y esto es mi opinión, porque una gran parte de la sociedad veía con malos ojos la eutanasia y el hecho de que uno mismo pudiera disponer de su vida. Porque parece que esto es algo que sólo le corresponde a Dios, un ente que, seamos claros, no está demostrado que exista (por mucho que nos empeñemos en creer en él) y, ni mucho menos, que nos diga que no podemos acabar con nuestra vida.

Creo que en este tema hay un doble rasero. Me explico. Cuando uno está bien de salud no piensa en la muerte, pero, si a uno le dicen que se va a morir, por ejemplo, o tiene unos dolores insoportables que le impiden una vida digna, una vida con calidad, entonces la cosa cambia. Vemos «mal» que uno que está muy enfermo se quiera morir, pero lo vemos «mejor» si somos nosotros los que estamos enfermos y ya no tenemos solución. Eso pienso.

Diseño Web

Me quiero, luego acabo con mi vida

Ramón Sampedro lo tenía muy claro. No es que él no se quisiera, se quería mucho y quería mucho a los que le rodeaban. No quería ser una carga para nadie. Ramona al final, como se ve en ‘Mar adentro’ también llega a la misma conclusión: te quiero, luego acabo con tu vida, renunciando a tenerte conmigo el resto de una vida, en la que tú no ibas a estar feliz y contento, sino al revés: eternamente condenado a aguantar una cabeza pegada a un cuerpo sin vida, un cuerpo ya muerto.

‘Mar adentro’, película exitosa sobre un tema controvertido

Mar adentro fue bien tratada por la crítica y el público y ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, aunque, dice Wikipedia, que «hubo algunas críticas negativas, como la de Antonio Gasset, responsable del programa Días de cine de TVE, que la tachaba de «mediocre y empalagosa».​ Esta crítica no fue la única en contra. Algunas personas con tetraplejía expresaron su disconformidad con la película y la actitud vital de Sampedro»

A pesar de eso, la película que ha obtenido mayor número de premios Goya es Mar adentro (de Alejandro Amenábar, 2004), con 14 estatuillas (de 15 candidaturas)

Mar adentro, mejor película en Goyas 2005

¿Cómo se regula ahora la eutanasia?

Citando a niusdiario, «La ley del PSOE puede convertirse en una de las menos restrictivas del mundo. El objetivo fundamental es que la eutanasia sea «un nuevo derecho individual» y deje de ser un delito. Se establecen una serie de requisitos y de garantías para que todo el proceso de «la prestación de ayuda para morir», así establece el texto, tenga cobertura legal y gratuita. Esa prestación está incluida en el Sistema Nacional de Salud.

Ahora bien, hay unos requisitos claros, como :

  • Sufrir una enfermedad grave e incurable o padecer una enfermedad grave, crónica e invalidante certificada por un médico responsable.
  • Presentar un consentimiento informado.

Es la «eutanasia«, como vemos después de esta evolución legal y social, dónde puede apreciarse una máxima del Derecho, un principio que debe inspirar las leyes: no sólo los jueces deben adaptar la ley existente al momento social, sino que también el legislador debe ir elaborando leyes, más acordes con los tiempos que corren.

Si quieres estar al día de la actualidad de FanFan y enterarte antes que nadie de todo lo que publicamos, síguenos en nuestras redes sociales: FacebookTwitterInstagram, Ivoox, Spotify y YouTube.

Dejar respuesta

¡Deja un comentario!
Nombre